Finlandia, entre los países con más violencia de género

Hace un tiempo, una lectora del blog que era escritora me preguntaba por la violencia de género en Finlandia por email. Yo, extrañado de que en un país tan aparentemente civilizado (sí, todos conocemos sus cosas malas, como por ejemplo el alcoholismo o el número de suicidios) pasase, le respondí que de ese tema no tenía noticias y hasta donde yo sabía eso no ocurría. Claro que como no leía la prensa ni entendía la televisión poco podía decir.

Violencia de género
Violencia de género. Fuente

A este respecto, la semana pasada salió un artículo del país en el que se hablaba de este tema y cuyo título es más o menos el de esta entrada.

Según el director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, José Sanmartín, España está en los países de la cola en cuanto al asesinato de mujeres, mientras que los países del norte (entre los que se incluye Finlandia) están a la cabeza. Sanmartín dice que aquí abajo somos más sexistas que en el norte (¿?), pero que sin embargo es su abuso de sustancias alcohólicas (textualmente “tóxicas”) lo que hace que la violencia de género y el número de muertes se disparen en los países nórdicos.

En España, comenta también el artículo, los casos de asesinatos de mujeres por parte de sus parejas está descendiendo. En el resto de países de Europa destaca que “entre el 40 y 50% de las mujeres de países como Finlandia, Suecia y Alemania había sido víctima de la violencia de género por parte de algún hombre”

“En los países nórdicos existe una mejor educación desde el punto de vista sexual, ya que son menos sexistas, pero detrás de las elevadas cifras de maltrato hacia la mujer podría estar un consumo excesivo de ciertas sustancias tóxicas como el alcohol “que desinhibe y hace que no haya frenos morales”.” Lo de los frenos morales ya me lleva a un terreno difícil de medir. ¿Quién no ha puesto al alcohol como excusa para hacer algo pero sabe que el alcohol es lo de menos? Pues todos, coñe. Y es precisamente por eso que esa generalización no me parece la más acertada. El ritmo de vida en esos otros países, sin embargo, lleva a cerrar todo a las 6 de la tarde y de ofrecer pocas ofertas de ocio (y cuando lo hay, como comentábamos hace un par de días, es caro) con lo que hay poco esparcimiento y quizá demasiada presión social. Los finlandeses son, además, un tanto asociales. Lo que hace que en las relaciones interpersonales la cosa pueda desmoronarse rápidamente. Esa educación que no se aprende en el colegio (y aprovecho para citar la cita de Oscar Wilde que puse en mi proyecto “La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar“).

Gráfico sobre la violencia contra las mujeres

Finalmente el artículo (nada del otro mundo y ni siquiera da un enlace al estudio para poder echarle un vistazo sin que lo interprete el señor Sanmartín, aunque lo he encontrado aquí y, por si lo vuelven a descolgar, aquí también) dice que “El director del Centro Reina Sofía ha rechazado la idea de que la violencia de género contra la mujer se dé en mayor medida en los niveles socioeconómicos más bajos y en la población inmigrante, ya que la mayoría de mujeres extranjeras que mueren asesinadas es de la Unión Europea.” Lo que sumado a que los países nórdicos copan las listas de “países más felices” y otras comparaciones que hemos hecho entre España y Finlandia, podría confirmar mi opinión sobre esos datos y sobre las estadísticas de la violencia de género.

Y vosotros… ¿qué opinais sobre la violencia de género en Finlandia? Actualizado 2016: Si quieres ver los últimos datos, que siguen siendo los mismos que los puestos en este post, pero incluyendo también otros tipos de violencia, lo dejé en el post del Síndrome de Helsinki.

En este comentario he dejado otro gráfico que ilustra este ominoso tema.