La violación sale casi gratis en Finlandia.

Hace unos días salieron un par de noticias en el Helsingin Sanomat y en el Yle news que hablaban sobre violaciones en Finlandia. Tras considerar muchos títulos para este post, me quedo con una variación menos impactante de la que ya dio Phil en su día sobre el tema: la laxitud de la ley en Finlandia sobre el delito de violación.

Una mujer caminando sola
Fuente (CC: by)

Ya sabemos que Finlandia está con los países de cabeza en cuanto a violencia de género (me sigue sorprendiendo que la gente continúe diciendo que España está a la cabeza de la violencia de género, cuando en realidad está a la cola) y que allí no se libra nadie ya que las mujeres son también agresoras de género. También otras cosas malas como el alcoholismo y la tasa de suicidios. Esto para mi es nuevo.

Empezando con el link de Finland for Thought, y siguiendo hasta el primer link del post:

En un estidio se examinaron todos los casos de crímenes sexuales que llegaron a los juzgados finlandeses en 2008, y descubrió que fiscales y jueces han considerado actos que incluyen daños a la víctima, o en los que una mujer ha sido forzada, o incluso en los cuales la víctima ha sido secuestrada durante varios días, como “contacto sexual con coherción”, una categoría de asalto sexual considerada menos seria que la violación. La más de la mitad de los condenados por violación no pisan la cárcel.

La reciente violación de un policía a una chica de 16 años ha encendido el debate de cómo se penalizan los crímenes sexuales en Finlandia. La sentencia al policía que abordó y emborrachó a la chica borracha y la violó dos veces se ha suspendido. Sorprendentemente, los juzgados también dieron hace poco a una sentencia de varios años por contrabando de cigarrillos.

Allan Rosas, un juez finlandés en la Corte Europea de Justicia dice que las decisiones de los juzgados finlandeses en cuanto a la violación son muy leves comparadas con otros países de la UE: “Creo que es pueril creer que el nivel de castigo no tiene un impacto en el comportamiento humano. Los crímenes violentos aún resultan en condenas suspendidas en Finlandia. Esto puede ser una señal para algunos de que el crimen no garantiza demasiado castigo”

El fiscal del caso de violación por parte de un policía, apelará la sentencia por la que se suspendió la condena de dos años a este. En Noviembre de 2006, el policía usó su placa para abordar a la chica, a la que llevó a su apartamento, dió alcohol, violó dos veces y tomó fotos explícitas de ella.
Lo sorprendente del caso es que se debata de cara al juicio el hecho de que el policía abusó de su estatus. El fiscal prepara la apelación pidiendo justicia al hecho de que el policía abusó de su autoridad, o que violó sus funciones como oficial (no por la violación de la chica).

La respuesta del gobierno finlandés a estos casos es considerar el endurecimiento de las penas para los que abusen de menores, así como no permitir que se aplique la suspensión de la sentencia en estos casos.

Un caso jodido sin duda, sobre todo la reacción del fiscal que no apela por la violación o por la edad de la chica (no estoy seguro de cual es la edad para considerar a alguien menor en Finlandia en cuanto al sexo), sino porque era policía. Con cualquier otro, el fiscal no hubiera hecho nada. El gobierno se limita a escurrir el bulto y concentrarse en la edad (que es parte del problema) pero no en el delito. Según parece, violar sale casi gratis en Finlandia.