Vivir en Finlandia es…

Releyendo lo que decía Marcos A. en aquel post en el que se debatía si quizá soy demasiado positivo hablando de Finlandia, me doy cuenta de que es fundamental “el plan” en el que se va.

Inicialmente, y como rescatamos el tema hace poco, esto iba a ser un comentario más en el hilo de respuestas, pero después de pensármelo un poco decidí hacer un post dedicado a ello. Vamos allá pues.

Yo, como bien digo y está claramente señalado, fui de Erasmus a Finlandia. ¿Qué implica esto? Fácil: perteneces a una comunidad nada más llegar. Conoces a un montón de gente que inicialmente (como tú) no conoce a nadie y está deseosa de conocer a todo el mundo. Todo el mundo llega con su mejor talante y las fiestas y el conocer gente se suceden. Y desde luego no conoces a ningún finlandés: no hay que lidiar con su dura coraza, no hay que imbuirse en la manera de ser finlandesa ni nada por el estilo. Es una pequeña burbuja de gente dentro de otro país. Quizá incluso si se cambiase el país las diferencias (aparte de las climatológicas y que las tiendas cerrasen más tarde) serían mínimas.

Vivir en Finlandia
Vivir en Finlandia es diferente si se va de Erasmus o a vivir. Muy diferente.

Caso aparte serían los erasmus que llegan después de la hornada de gente que viene y que tienen que juntarse más o menos a grupos ya hechos, pero aun así, los Erasmus suelen ayudarse entre ellos.

Hasta aquí mi experiencia. Todo lo que yo que pasa. Hay tantos motivos para ir a Finlandia como personas, y hay otra manera de ser extranjero en Finlandia: el ir trabajar. ¿Qué cambia esta vez? La comunidad Erasmus no existe. Ese apoyo mutuo no existe. Ese conjunto de gente que viene de serie con los mismos problemas y preocupaciones no está. Ahí tiene que usar cada uno lo que lleva dentro para adaptarse lo mejor que puede a la vida en Finlandia. Y si sólo conoces a finlandeses del trabajo, la cosa puede ser algo peor (eso sí, depende de cada uno y de la suerte. Pero eso debería saberse antes de ir para allá: las cosas pueden salir bien, pero también mal). Con esto me refiero a que puede ser difícil hacer amigos entre los finlandeses, y conocer a otros extranjeros en tu misma situación también puede ser relativamente difícil según la ciudad en la que vivas. Y eso haría decaer el ánimo de cualquiera.

Por eso, y terminando, quiero volver a resaltar que lo que escribo yo aquí es simplemente cómo veo yo las cosas. Y las veo como las veo porque fui en el plan que fui. Y porque me pasaron las cosas que me pasaron y conocí a un montón de gente que realmente valía la pena. ¿Hay otras experiencias? Sí, pero como no las tengo yo no las encontraréis en este blog. ¿Hay cosas malas en Finlandia? A pares, y algunas de ellas las encontrais en este blog. Las que yo he visto.

Si quieres vivir en Finlandia

Si Finlandia está en tu futuro, hay varios artículos algo más actuales que este que quiero recomendarte: como la serie de cómo encontrar trabajo en Finlandia, el de ayuda para trabajar en Finlandia para españoles y extranjeros, el de cuáles son vuelos más baratos a Finlandia y finalmente la guía para trasladarse a Finlandia que está de momento en desarrollo.

Y como no hay post sin foto, una foto con historia: esta fue la noche en la que aprendí a posar gracias a Marta. Noche en el Teatteriklubi en el que creo que echaron a alguien por meter nuestro propio alcohol al garito. Somos como niños…

Aprendiendo a posar