Categoria: Hecho en Finlandia

Cosas hechas en Finlandia. Las cosas más finlandesas del mundo están aquí.


Kuksa: la taza de madera tradicional de Finlandia. Así es

Finlandia es un país que tiene gran apego a la naturaleza. Por eso no nos sorprende este artículo que suele estar en la mochila de todos los que salen a pasear por el bosque. Y es la Kuksa, la tradicional taza de madera finlandesa.

¿Qué es la Kuksa?

La tradicional Kuksa (en idioma lapón o sami «Guksi» y en sueco, el otro idioma de Finlandia «Kåsa«) es un cuenco o taza de madera de abedul tallada a mano por el pueblo sami.

Tiene forma redonda y un asa también tallada para poder cogerla o atarla a la mochila. Esta taza es un buen compañero del senderista finlandés, junto con el cuchillo finlandés Puukko.

Para hacer una Kuksa se necesita una lupia – o lobanillo – de abedul (ese árbol cuyas ramas se usan para azotarse en la sauna finlandesa).

Kuksa, taza de madera de Finlandia
Una kuksa con detalle de cuerno de reno en el asa. Fuente CC: (by-sa)

La lupia es un nudo o deformación con forma redonda que se forma a veces en el tronco o las ramas de un árbol. Estas deformaciones son usadas por los talladores madereros por dar lugar a patrones y grano de la madera muy bonitos y especiales.

Las tazas tradicionales están hechas por los Sami y se pueden reconocer por la etiqueta «Duodji» – la palabra Sami para «artesanal».

Por supuesto se pueden adquirir también, debido a su popularidad, de otros tipos de árboles más baratos y sin ser artesanales Sami.

tienda de Souvenirs en Finlandia
Una tienda de souvenirs con varias Kuksa listas para comprar. Fuente (CC: by-sa)

Las características de una taza de madera Kuksa

Normalmente una de estas tazas tan finlandesas pesa entre 150 y 200 gramos, y mide unos 15cm si contamos el asa (9 cm de diámetro si no).

Al ser tan grande suelen llevarse en la parte exterior de la mochila con un arnés o cordón.

La cantidad de líquido que una de estas tazas puede contener es de unos 20 cl, menos de lo que contiene, por ejemplo, una lata de refresco.

Si la comparamos con tazas de otros materiales como aluminio, acero inoxidable o titanio, estos materiales son mucho más ligeros y las tazas pueden contener más líquido utilizando a la vez menos espacio dentro de una mochila. En el apartado limpieza – más adelante hablaremos de ello – también ganan estos materiales.

Kuksa con arnés
Véase el arnés para llevar la taza fuera de la mochila. Fuente (CC: by)

Entonces, ¿hay alguna ventaja? Sí, hay dos muy claras.

Al ser la madera, el cual no es un material que conduzca bien la temperatura, al usarla el líquido conservará su temperatura mucho más tiempo que utilizando tazas de senderismo de otros materiales.

Al ser Finlandia un país con temperaturas tan extremas es de agradecer un material que conservará el café finlandés a una temperatura alta más tiempo.

La segunda ventaja es sentimental. Por un lado la taza es artesanal, lo que hace que no haya dos tazas realmente iguales. La segunda, al no lavarse la taza con jabón, hace que lo que cada persona bebe en ella impregne la madera, añadiendo con el tiempo notas únicas a lo que bebe su dueño o dueña en dicha taza.

Dos senderistas que van con sus Kuksa y beban el mismo agua tendrán dos experiencias totalmente distintas.

Además siempre queda estupenda en las fotos. Véase por ejemplo la que pusimos en nuestro instagram.

Aunque, claro, no hace falta usarla para beber. Para comer es también posible.

Taza de madera Finlandesa
Quesos, nueces… la esta taza finlandesa de madera puede contener lo que quieras. Fuente (CC: by-sa)

Mantenimiento

¿Realmente la taza no se lava? Correcto.

Para mantener la taza – que bien mantenida puede durar toda una vida – lo recomendable es lavarla con agua solamente y secarla inmediatamente con un trapo.

El jabón inerferiría con la madera y dejaría su propio sabor – algo que la mayoría de nosotros preferiríamos no tener en nuestras tazas.

Las Kuksa se venden normalmente tras ser hervidas en sal, para que las fibras cojan humedad y no haya grietas una vez se pongan en uso. De ahí en adelante, a tratarla con cuidado y como se indica en el párrafo anterior.

Bebiendo de una Kuksa. Fuente (CC: by-sa)

¡Quiero comprar una!

El mejor sitio para comprar una de estas tazas muy finlandesas – con perdón de las tazas Arabia de los Moomin – es efectivamente en Laponia y hechas por los sami.

Además de promocionar la economía local se ayuda a que los artesanos defiendan sus labores ancestrales. En Rovaniemi, la capital de Laponia, se pueden encontrar muchas de estas tazas.

Pero no es el único lugar. En las tiendas de souvenirs por todo el país no es raro encontrar estas tazas. Igualmente, la tienda del Aeropuerto de Helsinki – Vantaa, el lugar por donde entran – y salen – la mayoría de los turistas, también se pueden encontrar.

Si de momento por culpa del Coronavirus no puedes ir a Finlandia siempre puedes comprar alguna en Amazon o Etsy.

Estupenda para amigos a los que le guste el senderismo y el trecking… o para uno mismo. Seguramente añadamos la Kuksa al siguiente post sobre regalos de Navidad muy finlandeses. Porque lo es.

Y tú ¿conocías la Kuksa? ¿Te gustaría tener una? Dinos en los comentarios.



La UNESCO declara la sauna como patrimonio de la Humanidad

Desde este blog nos hemos interesado en las contribuciones finlandesas a la lista de patrimonios de la humanidad. Tenemos unos cuantos posts en los que hablamos de ellos en este enlace. Pues bien, hoy te traemos una nueva adición a esta augusta lista: la UNESCO ha decidido declarar la Sauna como Patrimonio de la Humanidad.

Y nosotros, que somos muy fans de la susodicha, no podemos estar más de acuerdo.

Sauna finlandesa
Una sauna en un hotel finlandés. Fuente (CC: by-sa)

La Sauna y Finlandia

La sauna es como una religión para los finlandeses.

Tiene su propio ritual: llegar a casa, encenderla (o bien el hornillo eléctrico o la madera, dependiendo de el tipo de sauna), ir a por el agua y dejarla dentro de la cabina, el ir a buscar las varas de abedul y meterlas también.

Una vez la sauna está caliente uno se desnuda (sin pudor) y se da una ducha. Lo siguiente es meterse dentro y estar todo el rato que se quiera, tirando agua a las piedras para que se evapore (mejor aún si hay espíritu de la Sauna), y salir después relajado y limpio.

Ramas de abedul en la sauna
Unas ramas de abedul en la sauna. «Vihta» en finés. Fuente (CC: by-sa)

Si uno llegó a casa tras estar mucho tiempo a la intemperie en medio del helado invierno finlandés, esto es aún mejor. Lo digo por experiencia.

Y así llevan haciéndolo los finlandeses tras genereaciones. Tanto que hay 3,3 millones de saunas en un país con 5,5 millones de habitantes. Y la UNESCO se ha dado cuenta de todo ésto.

La declaración de la Sauna como Patrimonio de la Humanidad


Esta es la página de la web de la UNESCO donde lo confirman: Finlandia añade un Patrimonio de la Humanidad más a su lista, en concreto a «List of the Intangible Cultural Heritage of Humanity» o, en español, la Lista de Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.

Algunas cosas que destaca el texto del reconocimiento, es que darse una sauna «involucra mucho más que lavarse a uno mismo. En una Sauna la gente purifica sus cuperpos y mentes y abraza un estado de paz interior»

Gente dentro de una sauna
En la sauna con amigos. Fuente (CC: by-sa)


¿Y qué es un Patrimonio Cultural Intangible según la UNESCO? Son las artes escénicas, el conocimiento o habilidades con una localización muy específica o las tradiciones orales. Otros ejemplos de estos Patrimonios, aparte de la Sauna, sería el estilo de hacer pizzas Napolitano o el Capoeira brasileño.

Un par de cosas más

Si vas de vacaciones a Finlandia lo más probable es que estés en algún alojamiento con sauna. Ésta es la etiqueta para darse una sauna, si no la conocías todavía.

Si tu alojamiento no tiene una, siempre puedes ir a una de las saunas públicas de esta lista.

Y tú, ¿qué opinas del reconocimiento de la Sauna como Patrimonio de la humanidad de Finlandia? ¿Qué más cosas finlandesas añadirías tú a esta lista?



La coqueta Cafetería Moomin de Helsinki: así es

Aquí somos muy fans de los Moomin. Esos entrañables personajes de cuento finlandeses (entrañables pero que no le tienen miedo a hablar de temas difíciles como el fumar, la sexualidad, la muerte y el alcohol). Si a ti también te gustan – por haber conocido a sus personajes a través de los libros o su serie de televisión – tenemos una buena noticia para ti: en Helsinki hay una Cafetería Moomin.

Un café con Latte Art
Un café con Moomin Late Art. Fuente (CC: by-sa)

El Café Moomin

Aunque Moomin World, el parque de atracciones de estos personajes (también llamados «Mumi» en finés, y de la misma manera en otros idiomas también se encuentra como «Mumins») está en la ciudad finlandesa de Naantali, la cafetería de los Moomin ha abierto sus puertas en Helsinki.

En realidad no solo hay un Moomin Cafe Helsinki (o Moomin Kafe en finés), sino dos en la capital de Finlandia. Sus direcciones son: Liisankatu 21 y Fabianinkatu 29. Uno de los cuales está cerca del la Catedral Blanca de Helsinki. Puedes ver su Facebook aquí para su horas de apertura.

El café de Moomin
Rico rico. Fuente (CC: by-sa)

¿Y por qué en Helsinki? Un par de cosas se nos ocurren rápidamente: es la ciudad más poblada y que más turistas recibe de Finlandia, y también es el lugar donde vivía su autora: la suecoparlante Tove Jansson. Igualmente, los finlandeses son los mayores consumidores de café del mundo, así que con todos estos ingredientes parece que hay combinación ganadora.

¿Qué se puede tomar uno en el café Moomin?

En la cafetería Moomin de Helsinki es casi tan importante lo que se puede uno tomar allí, que el qué está a su alrededor. Uno está rodeado de Moomins de peluche y tanto sus libros como de los platos y tazas de Arabia con estos personajes.

Coge uno de los peluches de Moomin cuando te sientes en soledad o con amigos, y siéntalo a tu lado mientras te tomas un café, té o chocolate (las clásicas bebidas de toda cafetería) y algo de comer como tortitas, tartas grofes, galletas de Moomin…

Un plato de tortitas
Tortitas en la cafetería. Fuente (CC: by-nd)

Pero no solo los adultos pueden pasárselo bien en este café, claro. Los Moomin son unos personajes también queridos por los niños y éstos también pueden disfrutar el café. Hay una esquina de juegos en la cafetería para dejarlos con los peluches o los libros de estos personajes de cuento finlandeses (donde puedes también tú coger uno y ojearlo mientras te tomas el café).

Café Moomin Helsinki
La cafetería Moomin. Fuente (CC: by)

Y si te ha gustado y te quieres llevar algún Moomin a casa, también puedes: hay una tienda dentro de la tienda la cual te puede proveer de los cuentos, los peluches o las tazas para que te las lleves contigo.

Y tú ¿cuándo conociste a los Moomin? ¿Te gustaría visitar una de las cafeterías Moomin?



¿Puede la sauna ayudar contra el Coronavirus?

Finlandia es sauna y sauna es Finlandia. Es la única palabra finlandesa que ha sido incorporada en otros idiomas (no iba a ser, claro, la palabra más larga del mundo, que también es finlandesa).

Los efectos positivos de la sauna finlandesa (la de 90 y pico grados, que no otras de menor temperatura o los baños turcos) son bien conocidos: ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Pero: ¿puede ayudar contra el Coronavirus?

¿Indicado? ¿Contraindicado?

Sauna y Finlandia

Los beneficios para la salud de darse saunas regulares son bien conocidos. Relajación y eliminación de toxinas del cuerpo mediante el sudor. Igualmente, su uso regular refuerza el sistema inmune. Es también una especie de «fiebre natural controlada«, ya que la fiebre es un mecanismo del cuerpo para hacerse más hostil a los virus y bacterias dañinas.

Igualmente, hay tres tipos de sauna (la tradicional de leña, la de humo y la eléctica), pero el efecto final de todas ellas es el mismo, y al final elegir entre un tipo tiene más que ver con conveniencia que con otra cosa.

Ramas de abedul en una sauna
Vasta (o Vihta) para azotarse en la sauna. Fuente (CC: by-sa)

Muchos finlandeses tienen la sauna en casa, en una habitación en el baño, pero muchos también van a saunas públicas por todo el país.

Yo sigo tomándome mi sauna/dos saunas semanales y no me las perdería.

¿Funciona la sauna contra el coronavirus?

Vaya por delante que lo primero es la prevención. Tomar saunas regulares ayudará a tener el sistema inmune más fuerte, pero también se recomienda limitar el contacto con la gente cuando se pueda, y lavarse las manos a menudo.

Por ahí se mencionan 20 segundos, lo que se tarda en cantar el «cumpleaños feliz» en la cabeza . Como me parece poco sofisticado, yo recomiendo hacerlo con el estribillo de «Never Gonna Give You Up» de Rick Astley. Incluso en voz alta, que demonios.

Pero vamos al lío: el nuevo Coronavirus es sensible a las altas temperaturas y la humedad, y la sauna de eso tiene bastante.

El coronavirus se transmite por gotitas de saliva al toser y estornudar. No solo por estar al lado de alguien, sino que si dichas gotitas caen en una superficie, el virus puede vivir allí durante varios días. Si se tocan dichas superficies y luego uno se lleva las manos a la cara (nariz, boca, ojos…) hay posibilidad de contagio.

Una de las recomendaciones de salud de la sauna siempre ha sido no ir cuando uno ya está pasando por una enfermedad, y tengo que estar de acuerdo con dicha recomendación. Repetimos: una sauna no curará a alguien que ya tiene el Coronavirus. El aire que llega a los pulmones – donde reside el Corona – está ya bastante enfriado y no ayudará. Michael Osterholm, experto en enfermedades contagiosas y epidemiología, nos cuenta más en esta entrevista con el gran Joe Rogan. Habla del tema en sobre el minuto 21.

Sauna en Helsinki
Una sauna pública en Helsinki. Fuente (CC: by-sa)

Sin embargo, esta puede ser beneficiosa si uno aún no tiene la enfermedad, ya que estaría ayudando al cuerpo al crear una fiebre controlada. Pero, repetimos: no vayas si crees que puedes estar infectado, por seguridad.

Y a ti, ¿te ayuda darte saunas a estar menos malo durante el año?