Beca Erasmus Vs Beca Leonardo (I)

Últimamente no solo menciono Finlandia en mis posts, sino que trato de enriquecerlos un poco más mencionando las diferencias no solo con España, sino también con otro país norteño (que no nórdico) como es Alemania.

Como los países en los que he vivido son dos (¡de momento!), y he ido con dos becas completamente diferentes, se me ocurrió hacer este post en el que comentaba los pros y contras de ambas (sobre qué anduve haciendo en cada sitio hay más referencias en la sección “sobre nosotros“). Veamos pues.

¿Erasmus o Leonardo?

Esta es fácil: Erasmus. Ya hablé un poco de lo que significa ir a vivir en Finlandia de Erasmus y también se habló de lo diferente que es ir a trabajar.

La beca Erasmus tiene varios factores que la hacen única. Para empezar, lleva 20 años de experiencia a sus espaldas y eso hace que esté consolidada para muchas ciudades y países. Esto hace que se encuentren Erasmus de distintos países en un mismo lugar, y que entre ellos haya una especie de comunidad de gente con los mismos problemas y con las mismas preocupaciones.

En el caso de la Leonardo, depende de su organización. Con la UAH las becas tienen una parte de formación en la lengua que se va a usar más tarde en el país de acogida. El que estuvo conmigo en Finlandia de la UAH estuvo de Leonardo en Praga y conoció a gente de otros paises en el curso de lengua checha. Nosotros, en cambio, no conocimos a nadie más que nuestro reducido grupo de 5, y aunque siempre estuvimos muy cohesionados, se echaba en falta la comunidad erasmus.

¿Ciudades pequeñas o ciudades grandes?

Esta está muy relacionada con la anterior. He conocido a Erasmus en Madrid y la cosa está bien, pero se forman grupos aislados, mientras que la comunidad Erasmus de una ciudad pequeña esta más cohesionada: acaban todos en las mismas fiestas y van todos a los mismos garitos al salir. Bien es cierto que en las ciudades pequeñas se nota más la inmigración y esto puede ser un problema, pero a mí me parece que hay más ventajas siendo Erasmus en una ciudad pequeña. Joensuu, para ponerlo en perspectiva, tenía casi 60.000 habitantes.

En el plan de relacionarte con gente del país y aprender el idioma, es mejor ir a una ciudad grande, donde te mezclarás más por ejemplo con los de tu clase que con otros erasmus, y eso ayuda a sumergirse en el idioma y en la comunidad.

Yo fui de Erasmus a una ciudad pequeña y de Leonardo a una grande, aunque he conocido Erasmus de ciudades grandes. Sólo me falta saber cómo sería una Leonardo en una ciudad pequeña, pero creo que recomiendo ir a una ciudad Erasmus pequeña.

Retrato de Erasmo de Rotterdam
Retrato de Erasmo de Rotterdam, que dijo que “para el hombre dichoso, todos los paises son su patria”. Fuente

¿Alemania o Finlandia?

No he hestado ni mucho menos en los dos países extensivamente. En Finlandia predominan las ciudades nuevas, sin gran historia a sus espaldas: todo es nuevo, y en sus calles domina una cierta impersonalidad. No hay ciudades grandes tal y como se conocen por aquí. Por otro lado, tienen muchos espacios naturales y está muy integrada en la naturaleza. Al ser el país de los mil lagos, por todas partes hay costa (aunque sean interiores), y su clima es todo un cambio, para lo bueno y para lo malo.

Alemania tiene un clima más benévolo (en términos generales: no he vivido el invierno alemán) y tiene ciudades de verdad. He de reconocer que la naturaleza me gusta, pero me gustan más las opciones que da vivir en una gran ciudad, y para ello Berlín se ha llevado la palma. No obstante, se dice que Berlín parece que no perteneciera a Alemania, por ser una ciudad menos “cuadriculada” que las demás. Aparte de ello, tiene la historia más intensa e interesante del siglo XX. En ambos países se hace bastante uso de la bicicleta como medio de transporte.

¿Con qué me quedo? Son diferentes, pero si he de tomar la decisión de dónde vivir por un tiempo, me volvería a Berlín.

¿Alemán o Finés?

El finés forma parte de las lenguas fino-húngaras que nada tiene que ver con las lenguas romances que serían más fáciles de aprender para un español. El finlandés cuesta horrores: tiene 13 declinaciones, una gramática difícil y pocas cosas en común con lenguas germánicas o romances. Los verbos tienen todos terminaciones distintas y, en cuanto a pronunciación, esta es muy sencilla y sólo hay que quedarse un poco con las vocales.

Por el contrario, el alemán tiene muchas cosas parecidas al inglés (segunda lengua de más de medio mundo) y muchas palabras y frases se entienden simplemente sabiendo inglés y una base de alemán. Tiene cuatro declinaciones (algo inédito en las lenguas romances y a lo que no me acostumbraré pase lo que pase), una gramática no demasiado complicada y una pronunciación no demasiado difícil después de quedarse con unas pequeñas nociones.

Yo me quedo con el alemán, que a parte de eso es un idioma hablado por 80 millones de personas, y es un mercado interesante: el motor de europa y una economía que vuelve a crecer.

Estatua del más grande inventor de todos los tiempos: Leonardo Da Vinci
Leonardo Da Vinci, un genio. Fuente

Esto es todo para la primera parte. Para la segunda parte, aparte de otros aspectos que tengo en mente comparar entre las dos becas, podéis vosotros también hacer sugerencias de lo que os gustaría saber o alguna pregunta que querríais que estuviera en la segunda parte (y si hay suficientes preguntas, quizá en la tercera).

Para ello, están como siempre los comentarios a vuestra disposición.

Actualizado: Segunda parte de Beca Erasmus Vs Beca Leonardo