Recoger setas en los bosques de Finlandia

No todo finlandés que se adentra en los fantásticos bosques de Finlandia lo hace para recoger bayas y frutos del bosque, aunque sean muchísimos los que sí lo hacen. No, también van porque pueden, porque es el derecho de todo hombre. Y también lo hacen para recoger setas: uno de los grandes placeres para disfrutar en los bosques finlandeses.

Recoger setas en Finlandia
Unos rebozuelos en el bosque. Fuente (CC: by-sa)

La estación para recoger setas en los bosques finlandeses

De Junio a Septiembre – o hasta que empiecen las nieves – puede uno encontrar multitud de setas en los bosques.

Evidentemente no todas las setas salen al mismo tiempo. Aquí te dejamos una útil infografía sobre en qué meses encontrar cada una de las variedades comestibles.

Setas comestibles de Finlandia
Cubos y cubos de bayas y setas de los bosques de Finlandia. Foto de Javier Mansilla.

Tipos de setas en los bosques de Finlandia

Las setas más famosas de Finlandia son los rebozuelos («chanterelle», en inglés y «kantarelli» en finés). Son setas de un fantástico color amarillo y con una buena consistencia al morderse. El tener que limnpiarlas a conciencia (siempre hay tierra escondida por todos sus pliegues) vale la pena por su sabor. Tienen además bastante vitamina D, una vitamina que falta en Finlandia por la falta de sol en invierno. ¡Normal que sesan las favoritas de los finlandeses!

Pero hay que tener en cuenta que no todas las setas que se encuentran en los bosques finlandeses son comestibles. Antes de ir es recomendable mirar una guía para reconoceras, o como mínimo llevar diferentes cubos o bolsas para separar las especies y luego mirar en casa. En la web de Artiset Aromit hay una lista de las venenosas y de las comestibles.

Rebozuelos en un bosque finlandés
«Kantarelli» creciendo en el parque nacional de Nuuksio. Fuente (CC: by-sa)

¿Nuestro consejo? No coger una seta que no puedas identificar más allá de toda duda. Y si puedes ve con un finlandés que tenga en su haber muchos años de ir a recoger setas: no solo sabrá dónde hay que ir para tener buenas posibilidades de encontrarlas, sino que también sabrá identificar las comestibles.

¿Dónde encontrar las setas?

Si hay un bosque hay setas.

Incluso en las ciudades y en los patios de los edificios pueden verse setas por todas partes cuando la estación es la correcta. Por ejemplo esta seta tan fotogénica la encontré en el patio de nuestro edificio de Erasmus en Joensuu.

Los mejores lugares, claro, se dan en medio de la naturaleza, aunque hay que tener en cuenta algunas restricciones. Parques Nacionales y otras áreas protegidas tienen prohibida la recolección de setas en sus límites, así que es bueno saber antes de partir a recoger estos frutos de la tierra dónde vamos a ir.

Seta venenosa
Esta es una seta no comestible.

Igualmente no es recomendable recoger setas cerca de carreteras muy transitadas o de zonas industriales por la polución.

¿Algún sitio cerca de Helsinki?

Si, como muchos, vas a visitar solo la capital de Finlandia éstos sitios serán buenos para recoger setas. Ten en cuenta, claro, que al estar tan cerca de la ciudad va a haber competencia para encontrarlas.

  • Centro natural de Haltia y alrededores en Espoo (calle Nuuksiontie)
  • Área recreativa de Luukki en Espoo (calle Vihdintie)
Seta en un bosque
Setas en el bosque.

Preparación para recoger setas en Finlandia

Aquí te dejo unas cuantas reglas a tener en cuenta si vas a lanzarte a la aventura.

  • Ten en cuenta la previsión del tiempo antes de salir y vístete acorde. Unas buenas botas o botas de agua mantendrán tus pies secos.
  • Lleva agua, tu kuksa, algo de comer y un mapa.
  • Llévate un antimosquitos. Los mosquitos finlandeses no son para tomárselos a broma.
  • Lo mismo podemos decir sobre las garrapatas en Finlandia. Mira el mapa de las zonas donde viven.
  • Las cestas de mimbre dejan respirar a las setas mejor que cubos o bolsas de plástico.

Y hasta aquí el post. ¿Te gustaría ir a recoger setas en Finlandia? ¿Cuál es tu favorita? Yo soy muy de shitake y gírgola (seta ostra).



Mi aventura en Finlandia (III) – la vuelta y el futuro

En este post te traemos la tercera y última parte de la aventura en Finlandia de César. Si te perdiste los primeros capítulos aquí puedes leer el primero y aquí el segundo. En el último capítulo se le empezaba a acabar el dinero tras no conseguir trabajo y para colmo se puso malo.

Finlandia talo
Aventuras finlandesas.

Él nos lo sigue contando desde aquí.


Fui a médicos y me mandaron medicinas que costaban un riñón y que no estaban financiadas con la tarjeta de salud europea. Y como sería la cosa – os ahorro detalles escabrosos – que acabé ingresado en un hospital en el que me tenían aislado. Menos mal que un dia pude agarrar un teléfono y llamar a mi madre y a la embajada de España para decirles que por favor me echaran un cable. Desgraciadamente lo único que recibí son buenas palabras pero por el hospital no se pasó nadie.

Con el tiempo acabé poniéndome en condiciones de realizar un viaje y por suerte pude pasar el último dia del contrato de alquiler por la villa donde me había alojado. Pude recoger mis cosas antes de que las echaran a la basura. Os puedo decir que durante el viaje a España, que duró varios días ya que fui por tierra (había entrado en erupción un conocido volcán islandés y no se podía volar), me sentí el hombre más dichoso y libre del mundo por poder volver a mi tierra.

Hospital de Pikonlinna
Hospital de Pikonlinna, en Finlandia. Fuente (CC: by)

Reflexiones tras la vuelta a España

En fin, vaya currículum. Seguro que alguno pregunta: “Tio, ¿y después de eso has vuelto a Finlandia?”.

Pues te diré que sí, pero desde que aquello del hospital ocurrió, han pasado varios años en los que me he preparado bastante bien para la nueva intentona. Todo empezó un dia que fui al cine en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y nos pusieron “El hombre sin pasado” de Aki Kaurismaki. Me hizo pensar: “ostrás, ¡los finlandeses son seres humanos! ¡Quien lo diría!” y me dejó alucinando por la belleza de las palabras, tanto de las que entendía como las que no.

Estudiando finés en España

Pasó un año y seguíamos en crisis. No había curro, así que me apunté a la escuela de idiomas y pedí a los profesores de finés que me hicieran la prueba de nivel. Parece ser que recordaba lo bastante como para entrar en segundo curso y el profe Jukka confiaba en que se fueran llenando las lagunas.

Una escuela de idiomas. Fuente (CC: by-sa)

Las clases eran buenas, estructuradas. Había abundancia de materiales y claras explicaciones en español de las reglas gramaticales del finés, así que fui haciendo progresos y saqué segundo.

Luego volví a dejar el finés para ponerme con el alemán, que como es sabido, es una lengua para gente sencilla y sin ambición. Sin embargo, acabé volviendo al suomi porque ya me había convertido en un idiomaníaco redomado que tenía media docena de C1 y el finés era como la espinita clavada. La profesora que tuve en tercero y cuarto es Pirjo Raskaila y es un ángel de mujer: amable, paciente y comprometida. En las clases hacíamos multitud ejercicios de gramática con explicaciones abundantes y detalladas hasta la eminencia. Todo ello salpicado con comentarios amistosos entre compañeros sobre las particularidades de Finlandia, lo locos que están y las cosas molonas que hacen.

En la EOI de Jesús Maestro desde luego se adquiere una buena base de gramática. También bastantes nociones culturales sobre el país al que sueñas con ir, pero el vocabulario es un poco difícil de adquirir porque te dan demasiado y se trabaja traduciendo textos de forma que se desarrollan más las competencias de comprensión que las de producción. Si por fin luego tienes la oportunidad de venir a Finlandia y poner en práctica lo aprendido, es entonces cuando empiezas a soltarte.

Libro para aprender finés. Fuente (CC: by-.sa)

Estas últimas tres semanas he participado en la escuela de verano de lengua finlandesa de la universidad de Jyväskylä. Me ha dejado alucinado tanto por los medios materiales, como por el intenso programa de tiempo libre y la estupenda preparación que las profesoras, que además son encantadoras, hacen de las lecciones. Me pusieron en el cuarto curso de cinco – después de haber hecho hasta cuarto de la EOI y haber sacado el certificado de B1 – y cuando vi que se me hacía demasiado fácil, pedí cambio al quinto y no hubo ningún problema.

En estas tres semanas he terminado de ver lo que me quedaba de la gramática del finés, verbos causativos, expresiones idiomáticas y “lausenvastiket”, que son sustituciones de oraciones relativas mediante participios e infinitivos. El idioma finés tiene para dar y tomar, frases que equivalen a nuestras construcciones de gerundio, o construcciones finales que equivaldrían a perífrasis de infinitivo españolas del tipo “para comer” o “me voy a estudiar”, etc. Vamos, si te gustan los idiomas y más los complicados, disfrutas como un enano.

Avión de Finnair que te lleva a Finlandia. Fuente (CC: by-nd)

Siguientes ideas para volver a Finlandia

Ahora el reto que tengo en Finlandia es buscarme trabajo. Pese a que no paro de escuchar que el mercado está “very hot” y que hacen falta informáticos a punta de pala para satisfacer las necesidades de la industria IT finlandesa, creo que en realidad no es tan fácil porque a pesar de mis títulos (soy ingeniero de software por una universidad buena) y de tener años de experiencia, no me llaman. A lo mejor el truco es irse a Helsinki y dejarse caer por eventos de emprendedores, porque seguro que hay algún emprendedor que necesite un picatecla cualificado y al que no le importe que no sepas finés del todo o que solo hayas trabajado en el sur de Europa.

¡Prepárate Finlandia, que a la tercera, va la vencida! 🙂


Y hasta aquí la experiencia de César. ¿Qué parte de las tres te ha gustado más? ¿En qué te has sentido (y no) identificado?



Españoles en la liga finlandesa de fútbol

No sorprenderé a nadie al decir que la liga finlandesa no es una de las ligas top de Europa. Sí que ha salido algún jugador top del gélido norte, como por ejemplo Jari Litmanen, el cual incluso jugó en el Fútbol Club Barcelona.

Pero hoy te hablamos de jugadores que han hecho el camino contrario al de Litmanen: han ido de España a Finlandia. Y para eso contamos con la ayuda de Juho Juvonen, finlandés que hizo el camino contrario al mío y se hizo un Erasmus en España. Desde entonces lleva un blog que ya os presentamos en el blog.

Primera división de Finlandia
Un partido de la primera división finlandesa. Fuente (CC: by)

Le cedo la palabra aquí para que nos cuente más sobre españoles en equipos finlandeses, a los cuales también entrevista en su canal de Youtube, que os recomiendo por si queréis saber más.


Me di cuenta que este año en la liga finlandesa de futbol (Veikkausliiga) juegan muchos jugadores españoles y decidí hacer entrevistas a ellos y escribir este articulo para dar a conocer mejor a los jugadores hispanohablantes – no solo españoles – de la liga finlandesa de fútbol.

En total hay 12 jugadores españoles en la Veikkausliiga, incluyendo a jugadores con doble nacionalidad. Hay incluso jugadores que vienen de grandes canteras como la del Real Madrid y Barcelona. Ademas, actualmente hay dos entrenadores españoles: José Riveiro es el entrenador de FC Inter Turku y Joaquin Gómez es el entrenador de IFK Helsinki. Tambien various equipos tienen españoles en su cuerpo técnico.

En España la liga Finlandesa tiene fama de ser en el mismo nivel que La Tercera de España pero varios jugadores españoles que han jugado en Finlandia confirman que el nivel es más comparable al Segunda B. Esto se puede confirmar en que equipos Finlandeses han tambien triunfado a nivel Europeo: en la temporada 2014 – 15 el HJK (Helsingin Jalkapalloklubi) jugó en la fase de grupos en la Europa League y en la temporada 1998 – 99 en fase de grupos en Champions league.

HJK Helsinki jugando al fútbol
Un partido de la liga finlandesa. Fuente (CC: by)

La liga de Finlandia ofrece oportunidad a jugadores españoles jugar partidos europeos y en la primera división si no lo han podido lograr en España. En un primer momento vi que los primeros jugadores españoles en Veikkausliiga fueron el portero Antonio Doblas en HJK y delantero Pablo Couñago en Honka 2014, pero tras una investigación en mayor profundidad pude ver que en realidad los primeros españoles que jugaron en la Veikkausliiga fueron Ricardo Fargas Roger jugó en Jazz en 1998 y Iban Lopez Parra en TamU en 2000. 

El portero Antonio Reguero, el cual ganó el año pasado el doblete con HJK y que cambió de equipo este año a FC Lahti, nos comenta que la liga es igualada y espera que su equipo puede pelear de los puestos de consiguir plaza en competeción europea. «Hay un equipo con mucha calidad, hay jugadores interesantes, hay un buen grupo de atmósfera en el vestuario», dice Reguero. Asier Arranz, del KTP, comenta que mover el comienzo de la liga por 2 semanas por la situación de Covid viene bien a su equipo. «El KTP no ha sacado buenos resultados en la copa y amistosos de pretemporada, pero eso viene como un buen apprendizaje para mejorar a los partidos futuros de la liga» dice Arranz.

Los dos favoritos de ganar el titulo este año son HJK de Helsinki y el KuPS de Kuopio. Los dos equipos que se espera que desciendan son los recién ascendidos AC Oulu y KTP.

Los de amarillo son los del KuPS de Kuopio. Fuente (CC: by-sa)


Os invito a conocer jugadores hispanohablantes de Veikkausliiga en mi canal de Youtube donde cuentan detalles su de carrera, anecdotas interesantes y más. Y aquí una muestra.

Aquí os dejo la lista de los jugadores españoles en sus equipos respectivos y sin ningún órden en particular.

AC Oulu: Ruxi y Diz

FC Haka: De Lucas

Honka: Dongou

Inter: Pastoriza y Sanz

FC Lahti: Reguero y Hervás

HIFK: Sáez y Entrena

KTP: Arranz y Álvarez

Y hasta aquí el post de Juho, al que os animo a que sigáis en su aventura de Youtube si os gusta la primera división finlandesa. Por supuesto, si tú tienes algo que contar de Finlandia y te quieres a animar a hacer un post con nosotros, escríbenos también y lo armamos.

¿Sabías que había tantos jugadores españoles en la liga finlandesa? ¿Te animarías a jugar allí? Dínoslo en los comentarios.



Kuksa: la taza tradicional de madera de Finlandia

Finlandia es un país que tiene gran apego a la naturaleza. Su gran extensión unida a su baja densidad de población hace que el campo abierto sea omnipresente en todo el país y que sus ciudades también tengan grandes extensiones de verde dentro de las mismas. Por eso no nos sorprende este elemento que suele estar en la mochila de todos los que salen a pasear por el bosque. Y es la Kuksa, la tradicional taza de madera finlandesa.

Kuksa, taza de madera de Finlandia
Una kuksa con detalle de cuerno de reno en el asa. Fuente CC: (by-sa)

¿Qué es la Kuksa?

La tradicional Kuksa (en idioma lapón o sami «Guksi» y en sueco, el otro idioma de Finlandia «Kåsa«) es un cuenco o taza de madera de abedul tallada a mano por el pueblo sami. Tiene forma redonda y un asa también tallada para poder cogerla o atarla a la mochila. Esta taza es un buen compañero del senderista finlandés, junto con el cuchillo finlandés Puukko.

Para hacer una Kuksa se necesita una lupia? o lobanillo de abedul (ese árbol cuyas ramas se usan para azotarse en la sauna finlandesa). La lupia es un nudo o deformación con forma redonda que se forma a veces en el tronco o las ramas de un árbol. Estas deformaciones son usadas por los talladores madereros por dar lugar a patrones y grano de la madera muy bonitos y especiales.

Las tazas tradicionales están hechas por los Sami y se pueden reconocer por la etiqueta «Duodji» – la palabra Sami para «artesanal». Por supuesto se pueden adquirir también, debido a su popularidad, de otros tipos de árboles más baratos y sin ser artesanales Sami.

tienda de Souvenirs en Finlandia
Una tienda de souvenirs con varias Kuksa listas para comprar. Fuente (CC: by-sa)

Las características de una taza de madera Kuksa

Normalmente una de estas tazas tan finlandesas pesa entre 150 y 200 gramos, y mide unos 15cm si contamos el asa (9 cm de diámetro si no). Al ser su tamaño tan grande suelen llevarse en la parte exterior de la mochila con un arnés o cordón. La cantidad de líquido que una de estas tazas puede contener es de unos 20 cl, menos de lo que contiene, por ejemplo, una lata de refresco.

Si la comparamos con tazas de otros materiales como aluminio, acero inoxidable o titanio, estos materiales son mucho más ligeros y las tazas pueden contener más líquido utilizando a la vez menos espacio dentro de una mochila. En el apartado limpieza – más adelante hablaremos de ello – también ganan estos materiales.

Kuksa con arnés
Véase el arnés para llevar la taza fuera de la mochila. Fuente (CC: by)

Entonces, ¿hay alguna ventaja? Sí, hay dos muy claras. Al ser la madera, el cual no es un material que conduzca bien la temperatura, al usarla el líquido conservará su temperatura mucho más tiempo que utilizando tazas de senderismo de otros materiales. Al ser Finlandia un país con temperaturas tan extremas es de agradecer un material que conservará el café finlandés a una temperatura alta más tiempo.

La segunda ventaja es sentimental. Por un lado la taza es artesanal, lo que hace que no haya dos tazas realmente iguales. La segunda, al no lavarse la taza con jabón, hace que lo que cada persona bebe en ella impregne la madera, añadiendo con el tiempo notas únicas a lo que bebe su dueño o dueña en dicha taza. Dos senderistas que van con sus Kuksa y beban el mismo agua tendrán dos experiencias totalmente distintas.

Además siempre queda estupenda en las fotos. Véase por ejemplo la que pusimos en nuestro instagram.

Aunque, claro, no hace falta usarla para beber. Para comer es también posible.

Taza de madera Finlandesa
Quesos, nueces… la esta taza finlandesa de madera puede contener lo que quieras. Fuente (CC: by-sa)

Mantenimiento

¿Realmente la taza no se lava? Correcto. Para mantener la taza – que bien mantenida puede durar toda una vida – lo recomendable es lavarla con agua solamente y secarla inmediatamente con un trapo. El jabón inerferiría con la madera y dejaría su propio sabor – algo que la mayoría de nosotros preferiríamos no tener en nuestras tazas.

Las Kuksa se venden normalmente tras ser hervidas en sal, para que las fibras cojan humedad y no haya grietas una vez se pongan en uso. De ahí en adelante, a tratarla con cuidado y como se indica en el párrafo anterior.

Bebiendo de una Kuksa. Fuente (CC: by-sa)

¡Quiero comprar una!

El mejor sitio para comprar una de estas tazas muy finlandesas – con perdón de las tazas Arabia de los Moomin – es efectivamente en Laponia y hechas por los sami. Además de promocionar la economía local se ayuda a que los artesanos defiendan sus labores ancestrales. En Rovaniemi, la capital de Laponia, se pueden encontrar muchas de estas tazas.

Pero no es el único lugar. En las tiendas de souvenirs por todo el país no es raro encontrar estas tazas. Igualmente, la tienda del Aeropuerto de Helsinki – Vantaa, el lugar por donde entran – y salen – la mayoría de los turistas, también se pueden encontrar.

Si de momento por culpa del Coronavirus no puedes ir a Finlandia siempre puedes comprar alguna en Amazon o Etsy. Estupenda para amigos a los que le guste el senderismo y el trecking… o para uno mismo. Seguramente añadamos la Kuksa al siguiente post sobre regalos de Navidad muy finlandeses. Porque lo es.

Y tú ¿conocías la Kuksa? ¿Te gustaría tener una? Dinos en los comentarios.