Categoria: Finlandés

Palabras o cosas del idioma.

Para vosotros y para mí.


El inglés como próximo idioma oficial de Helsinki

Hace unos días me encontré con una curiosa noticia que – aunque poco probable de momento – al menos es interesante pensar en ella. Y no es otra que la posibilidad de que el idioma inglés sea oficial en Helsinki, la capital de Finlandia… y no ha sido sugerida precisamente por un don nadie.

Te contamos.

Ingés como idioma oficial en Helsinki

Finlandia y sus lenguas

Finlandia es un paíus bilingüe en sueco y finlandés.

En concreto, hay zonas donde el sueco es predominante (este es el enlace si quieres saber más de los suecoparlantes de Finlandia), y zonas – la mayoría – donde lo es el finlandés.

Pero aunque esas sean sus lenguas oficiales, eso no quiere decir que los habitantes de Finlandia solo sepan manejar esas dos.

También hablan prácticamente todos los finlandeses un muy buen inglés.

Y esa fue una de las razones por las que me fui de Erasmus allí: un país en el que la universidad se diera – hasta cierto punto – en inglés y que no fuera el Reino Unido.

Y eso fue el principio de éste, vuestro blog.

Mapa con idiomas de Finlandia
Las diferentes lenguas habladas en Finlandia. En amarillo las zonas suecoparlantes.

¿El inglés como idioma oficial de Helsinki?

Al principio del post decía que la idea, la propuesta, venía de alguien que no era un desconocido.

Ha sido el alcalde de la ciudad el que ha lanzado esto al vuelo, Juhana Vartiainen.

¿Y qué quiere decir con «oficial«?

Con que baste conocerlo para poder hacer tanto trámites como para trabajar de funcionario en la ciudad – sin saber finés o sueco.

¿El objetivo? Atraer y retener a gente internacional en Finlandia, ya que en su opinión el país no hace lo sufieciente para atraer talento foráneo.

En su s propias palabras: «Helsinki podría llamarse a sí misma una ciudad de habla inglesa, donde la gente que hable este idioma no necesitara saber finés o sueco«.

Catedral de Helsinki
La imagen más icónica de Helsinki.

¿Es tan acuciante la falta de mano de obra extranjera?

Sin duda.

El mismo artículo da algunas pistas y diice que el 36% de los estudiantes internacionales que se graduaron en 2018 dejó el país menos de un año después.

Y no solo es que muchos se vayan una vez hayan acabado de recibir la educación en Finlandia (gratuita también en los estudios superiores) porque no quieren quedarse a pagar los altos impuestos finlandeses. Es que el país sufre de un «brain drain» (fuga de talentos) de los locales también.

Por ejemplo, ya comentamos que un porcentaje no desdeñable de finlandeses abandona el país para ir a vivir a otro lugar y no hay suficientes extranjeros que los reemplacen.

Pero aún así es difícil para los extranjeros en Finlandia.

Dinero que crece  de los árboles
El dinero no crece en los árboles… o macetas. Fuente (CC: by)

El paro para extranjeros en Finlandia es mayor que la tasa de paro en España. Y si encuentran trabajo, suelen cobrar menos que los finlandeses. Lo que hace que esto

Pero, aunque esta propuesta es bienvenida, parece que no va a pasar a más.

¿Te gustaría que fuera el inglés un idioma oficial en Helsinki? ¿Te plantearías – más de lo que lo haces ahora – mudarte a Finlandia? Dinos en los comentarios.



Finlandia quiere poner nombres a Auroras Boreales

Los fenómenos atmosféricos extremos – por ejemplo los huracanes – suelen tener nombres. En el Atlántico Norte – el océano que le queda más cerca a Finlandia – hay por ejemplo seis listas de nombres que rotan cada seis años. SI te interesa saber los nombres de los próximos seis años, se encuentran en la wikipedia. Finlandia está pensando en hacer lo mismo: poner nombres a auroras boreales.

Finlandia y Auroras Boreales

Si a ti, como a nosotros, te apasionan las luces del norte hay un par de posts que quiero recomendarte.

El primero es determinante para tu viaje a Finlandia: decidirá la época que vas. Estos son los mejores momentos cuando ver auroras boreales en Finlandia.

Muy resumido y dicho a grosso modo: en los equinocios. Pero mejor leer el post.

El segundo también impacta en tu viaje: el saber los mejores sitios dónde ir para verlas en Finlandia. Pista: cuanto más al norte de Laponia más posibilidades.

Hay menos, aunque no es imposible, posibilidades de ver Auroras Boreales en Helsinki.

Y finalmente una guía para hacerle las mejores fotos posibles para dar envidia a todo el mundo.

Nombre a auroras boreales
Espectacular aurora boreal. Fuente (CC: by-nd)

Poner nombres a auroras boreales

Curiosamente no es una idea de los científicos de, por ejemplo, el centro nacional de auroras boreales de Sodankylä. Es de un promotor de turismo local. Lo explico.

Según cuentan en YLE, la idea detrás de ponerle un nombre a cada aurora tiene que ver con la manera en la que hoy en día la gente la fotografía y la comparte.

Los fans de la fotografía de Auroras y la gente que está de turismo podrían compartir sus fotos en Instagram bajo el mismo nombre, algo que ayudaría a documentarlas y a hacer comunidad.

Desde esta perspectiva no me parece una mala idea en absoluto.

Aurora
Una aurora boreal en Karelia del Norte.

Algunos nombres ya usados

De momento parece que los nombres usados vienen de diferentes tradiciones.

  • Una es la mitología finlandesa, con nombres como Ukko o Sampo.
  • Por otro lado toman también prestados nombres de la mitología nórdica más conocida mundialmente. Freya, Thor o Loki han sido también usados.
  • El resto son nombres propios, probablemente propuestos por los visitantes del lugar. Magnus, Liv o Ellen son ejemplos que han sido usados.
luces del norte
Las luces del norte danzando en el cielo. Fuente (CC: by-sa)

¿Es una buena idea?

Una cosa es segura: no es científico.

En el artículo enlazado arriba se recogen las palabras de Jyrki Manninen, de la Universidad de Oulu.

Él dice que el proyecto no tiene nada que ver con la ciencia y no se ha tenido en cuenta a la comunidad científica internacional. El señor Manninen comenta que «aunque hay reglas para nombrar tormentas no hay ninguno para tormentas solares».

Hablando de las tormentas atmosféricas finlandesas, éstas se nombran según el santoral.

De momento por lo que he podido ver los nombres a auroras boreales se conceden de la siguiente manera: dan uno nuevo cada tres días.

Científico no parece, pero como idea no me parece mala. Quizá debería adoptarla la oficia nacional de turismo, en vez de un promotor local.

¿Qué te parece a ti la idea? ¿Qué nombre(s) le pondrías tu a las auroras si te dejaran ponerlos?



Mi aventura en Finlandia (III) – la vuelta y el futuro

En este post te traemos la tercera y última parte de la aventura en Finlandia de César. Si te perdiste los primeros capítulos aquí puedes leer el primero y aquí el segundo. En el último capítulo se le empezaba a acabar el dinero tras no conseguir trabajo y para colmo se puso malo.

Finlandia talo
Aventuras finlandesas.

Él nos lo sigue contando desde aquí.


Fui a médicos y me mandaron medicinas que costaban un riñón y que no estaban financiadas con la tarjeta de salud europea. Y como sería la cosa – os ahorro detalles escabrosos – que acabé ingresado en un hospital en el que me tenían aislado. Menos mal que un dia pude agarrar un teléfono y llamar a mi madre y a la embajada de España para decirles que por favor me echaran un cable. Desgraciadamente lo único que recibí son buenas palabras pero por el hospital no se pasó nadie.

Con el tiempo acabé poniéndome en condiciones de realizar un viaje y por suerte pude pasar el último dia del contrato de alquiler por la villa donde me había alojado. Pude recoger mis cosas antes de que las echaran a la basura. Os puedo decir que durante el viaje a España, que duró varios días ya que fui por tierra (había entrado en erupción un conocido volcán islandés y no se podía volar), me sentí el hombre más dichoso y libre del mundo por poder volver a mi tierra.

Hospital de Pikonlinna
Hospital de Pikonlinna, en Finlandia. Fuente (CC: by)

Reflexiones tras la vuelta a España

En fin, vaya currículum. Seguro que alguno pregunta: “Tio, ¿y después de eso has vuelto a Finlandia?”.

Pues te diré que sí, pero desde que aquello del hospital ocurrió, han pasado varios años en los que me he preparado bastante bien para la nueva intentona. Todo empezó un dia que fui al cine en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y nos pusieron “El hombre sin pasado” de Aki Kaurismaki. Me hizo pensar: “ostrás, ¡los finlandeses son seres humanos! ¡Quien lo diría!” y me dejó alucinando por la belleza de las palabras, tanto de las que entendía como las que no.

Estudiando finés en España

Pasó un año y seguíamos en crisis. No había curro, así que me apunté a la escuela de idiomas y pedí a los profesores de finés que me hicieran la prueba de nivel. Parece ser que recordaba lo bastante como para entrar en segundo curso y el profe Jukka confiaba en que se fueran llenando las lagunas.

Una escuela de idiomas. Fuente (CC: by-sa)

Las clases eran buenas, estructuradas. Había abundancia de materiales y claras explicaciones en español de las reglas gramaticales del finés, así que fui haciendo progresos y saqué segundo.

Luego volví a dejar el finés para ponerme con el alemán, que como es sabido, es una lengua para gente sencilla y sin ambición. Sin embargo, acabé volviendo al suomi porque ya me había convertido en un idiomaníaco redomado que tenía media docena de C1 y el finés era como la espinita clavada. La profesora que tuve en tercero y cuarto es Pirjo Raskaila y es un ángel de mujer: amable, paciente y comprometida. En las clases hacíamos multitud ejercicios de gramática con explicaciones abundantes y detalladas hasta la eminencia. Todo ello salpicado con comentarios amistosos entre compañeros sobre las particularidades de Finlandia, lo locos que están y las cosas molonas que hacen.

En la EOI de Jesús Maestro desde luego se adquiere una buena base de gramática. También bastantes nociones culturales sobre el país al que sueñas con ir, pero el vocabulario es un poco difícil de adquirir porque te dan demasiado y se trabaja traduciendo textos de forma que se desarrollan más las competencias de comprensión que las de producción. Si por fin luego tienes la oportunidad de venir a Finlandia y poner en práctica lo aprendido, es entonces cuando empiezas a soltarte.

Libro para aprender finés. Fuente (CC: by-.sa)

Estas últimas tres semanas he participado en la escuela de verano de lengua finlandesa de la universidad de Jyväskylä. Me ha dejado alucinado tanto por los medios materiales, como por el intenso programa de tiempo libre y la estupenda preparación que las profesoras, que además son encantadoras, hacen de las lecciones. Me pusieron en el cuarto curso de cinco – después de haber hecho hasta cuarto de la EOI y haber sacado el certificado de B1 – y cuando vi que se me hacía demasiado fácil, pedí cambio al quinto y no hubo ningún problema.

En estas tres semanas he terminado de ver lo que me quedaba de la gramática del finés, verbos causativos, expresiones idiomáticas y “lausenvastiket”, que son sustituciones de oraciones relativas mediante participios e infinitivos. El idioma finés tiene para dar y tomar, frases que equivalen a nuestras construcciones de gerundio, o construcciones finales que equivaldrían a perífrasis de infinitivo españolas del tipo “para comer” o “me voy a estudiar”, etc. Vamos, si te gustan los idiomas y más los complicados, disfrutas como un enano.

Avión de Finnair que te lleva a Finlandia. Fuente (CC: by-nd)

Siguientes ideas para volver a Finlandia

Ahora el reto que tengo en Finlandia es buscarme trabajo. Pese a que no paro de escuchar que el mercado está “very hot” y que hacen falta informáticos a punta de pala para satisfacer las necesidades de la industria IT finlandesa, creo que en realidad no es tan fácil porque a pesar de mis títulos (soy ingeniero de software por una universidad buena) y de tener años de experiencia, no me llaman. A lo mejor el truco es irse a Helsinki y dejarse caer por eventos de emprendedores, porque seguro que hay algún emprendedor que necesite un picatecla cualificado y al que no le importe que no sepas finés del todo o que solo hayas trabajado en el sur de Europa.

¡Prepárate Finlandia, que a la tercera, va la vencida! 🙂


Y hasta aquí la experiencia de César. ¿Qué parte de las tres te ha gustado más? ¿En qué te has sentido (y no) identificado?



Capitulos navideños de los Moomin

Los Moomins, esos trolls finlandeses tan entrañables, tuvieron su propia serie de televisión hace tiempo. En Finlandia – y me consta que fuera también – sus episodios son unos clásicos.

Mi tipo de Moomin. Fuente (dominio público)

Así que, ahora que las navidades y el invierno están aquí al lado, hay unos cuantos episodios que, por su temática, son perfectos para ver en estas fechas.

Los hemos buscado en Youtube y te lo traemos con ese toque tan especial que le da el doblaje en español latino a los dibujos de nuestra infancia. Por supuesto, se pueden encontrar en más idiomas en Youtube, si te interesa, incluyendo el finés – el idioma de Finlandia.

Los he puesto en orden cronológico. Igualmente, utilizaré los nombres en inglés y no los traducidos al castellano que te pusimos en otro post.

Capítulo 21 – Snufkin deja el valle

Sinopsis: Un nuevo invierno está a las puertas y Moominpappa y Moomin están recolectando madera para mantener la casa caliente durante su hibernación. Moomin se siente muy triste porque Snufkin se irá a su largo viaje anual. Moomin intenta que sus padres le dejen unirse a él, pero Snufkin dice que no. Necesita tiempo para sí mismo. Moomin se va a la cama triste, pero Snorkmaiden le alegra enseñándole algo muy, muy especial.

Capítulo 22 – Las aventuras de Moomin y la Pequeña My

Sinopsis: Por ninguna razón en especial Moomin se despierta en medio del invierno y no puede volver a dormir. Esto es inaudito. Es incapaz de despertar a los demás, y finalmente, temblando, se abre camino hacia afuera en la sombría y desconocida blancura. Se encuentra con el Pequeño My que se ha despertado incluso antes que él, y con el Too-ticky que vive en el baño. Conoce a los ratones invisibles, que también se quedan allí durante el invierno, y casi conoce a la Dama del Frío, la más temible de todas las manifestaciones del invierno.

Capítulo 23 – Visitantes de invierno

Sinopsis: Moomin y Little My se han asentado finalmente en su existencia invernal, viviendo de la sopa de pescado de Too-ticky y la jalea de Moominmamma, de la que afortunadamente hay un montón. Un día llega el Sr. Brisk, una persona muy cordial y jovial, a quien le gustan los baños fríos y los baños en iglú. Le gusta mucho Sorry-oo, un perro muy tímido que sólo sueña con correr con los lobos que se oyen cada noche aullando en las Montañas Solitarias. Los considera sus hermanos, pero desafortunadamente no lo son… El Sr. Brisk finalmente se va, habiendo consumido el último frasco de su mermelada favorita (y la de Moomin).

Capítulo 36 – Viene la Navidad

Este por desgracia no lo he encontrado en español, pero los subtítulos en inglés (hay que activarlos) pueden ayudar.

Sinopsis: La familia Moomin ya ha comenzado a hibernar cuando es despertada por un Hemulen ocupado que les dice que no pueden seguir durmiendo cuando se acerca la Navidad! Los Moomins no tienen ni idea de lo que es la Navidad (siendo lo suficientemente listos como para dormir en invierno), pero les dicen todos los preparativos que hay que hacer para llegar a la Navidad. Hacen lo que pueden, y esperan, y esperan…

Capítulo 37 – Hogueras de invierno

Sinopsis: Despertando en medio del invierno, Moomin decide mostrarle a Snorkmaiden cómo es el invierno. Al salir, descubren que la mayor parte de su leña ha desaparecido. Caminando encuentran que alguien ha usado sus troncos para construir una enorme hoguera en un acantilado. Too-ticky, que está pescando bajo el hielo como de costumbre, les dice que ha sido construida por seres invisibles del invierno para saludar el regreso del sol, que mostrará un pequeño trozo de luz el día después de la hoguera. Sin embargo, las festividades llegan a un repentino final cuando aparece el Groke.

¡Disfruta de estos capítulos de los Moomin! ¿Cuál es tu capítulo (o libro) favorito?