Plovdiv: que ver en un fin de semana

Llegamos a Plovdiv por la mañana desde Sofía. Dejamos nuestras cosas en el AirBnB (Ver: ¿dónde dormir y cómo moverse en Plovdiv?) y nos fuimos a lo primero de Plovdiv que ver: el distrito de Kapana.

Kapana: el centro de Plovdiv que ver y sentir

“Kapana” significa “la trampa”.

Su nombre viene a de su forma: son calles pequeñas y laberínticas de las cuales una vez entras no puedes (o no quieres, como es nuesro caso) salir. Solía ser el centro de producción artesanal de la ciudad, pero se ha vuelto a encontrar a sí mismo en el lugar al que ir y salir por Plovdiv.

Kapana, Plovdiv.
Kapana.

Kapana (esta zona: Mapa) bulle con vida: cafés, restaurantes y edificios pintorescos por doquier (y cerca de la parte más antigua de la ciudad).

Lo primero que hicimos fue ir a comer algo. Llegamos al Café Multi Culti (calle 6A Abadzhiyskamapa, Facebook), un estupendo Gastro-Pub con una carta en la que los dos jóvenes dueños le han puesto mucho amor (y calidad). Lo que tomamos estuvo delicioso, incluyendo una tabla de quesos búlgaros y fanta casera. Puedes verlo en estas fotos que también pusimos en nuestro instagram.

Gastronomía Búlgara.
Gastronomía Búlgara.
Multi Culti en Plovdiv
Gastro Pub Multi Culti: recomendado.

Desde allí hicimos el Tour andando del distrito de Arts and Crafts de Kapana (web). Además de pintorescos edificios bajos de la zona, punteados por cafés y bares, hay toda una batalla de grafittis entre los dos grafiteros más importantes de Bulgaria: Stern (oriundo de Plovdiv) y Nasimo. Fuimos recorriendo las calles y tratando de identificar a quién pertenecían los grafittis (pista: Stern tiene al mismo protagonista en los suyos, y a Nasimo le gustan los triángulos y las abejas). Lo puedes ver en esta galería que pusimos en Insta.

Lo mejor de Plovdiv que ver: los grafitis de Nasimo.
Grafiti de Nasimo.

En Kapana conocimos a Giovanna, en su Art Studio Giovanna (dirección: Frederic Joliot-Curie 6, mapa), una experta en cuero y que ha trabajado con las marcas de moda más prestigiosas del mundo, pero que volvió a su Plovdiv para empezar un estudio propio. Nos enseñó cómo trabajaba el cuero e hicimos con ella un par de llaveros, que aún llevo conmigo en mi mochila a día de hoy.

Cuero en el Art Studio Guiovanna
Trabajando el cuero en el Art Studio Giovanna.

De ahí fuimos a ver la galería de artistas jovenes pLOVEdiv (Calle Pavel Kurtevich 3, Mapa y web), que estaba allí al lado. Nos dimos una vuelta por la exposición y hasta la terraza, con una vista maja de Kapana, y antes de ir nos compramos un iman para la nevera de “Make pLOVEdiv, not Warna” que saluda desde el frigorífico a diario, con referencia también a Varna, la gran ciudad del Mar Negro de Bulgaria.

pLOVEdiv
Desde la azotea de pLOVEdiv.

De ahí nos fuimos a tomar un café a la esquina, al café gourmet Dukiana Coffee Roaster (mapa) antes de ir a ver el monumento más conocido de Plovdiv.

Dukiana Coffee Roaster
Selección de cafés del Dukiana.

El teatro romano de Plovdiv

El teatro romano de Pllovdiv que ver.
El teatro romano de Plovdiv: 2000 años ante nosotros.

(re)Descubierto por un corriemiento de tierras, y situado entre dos de las 7 colinas de la ciduad, se erige el teatro Romano: el monumento antiguo más conocido de Bulgaria.

Fue construido en el año 90, como pudo comprobarse en la inscripción descubierta y que nombra al regidor de entonces de la ciudad: Titus Flavius Cotis. La entrada es gratuita con la Plovdiv City Card, de la que te hablamos en el post anterior y que puedes conseguir aquí.

Aún se utiliza para su uso original, y como se puede ver en la foto lo estaban preparando para un concierto. Algo único que ver en la ciudad.

Kapana por la noche

Tras descansar un rato, volvimos por la noche para cenar y tomar algo y caminar por el centro de noche.

Hay un bar/café en el distrito de Kapana que es una copia del Central Perk de Friends (quién sabe si para ahorrarse costes grabarían algo ahí 😉 Desde luego Bulgaria tiene unos estudios de cine que albergan el rodaje de muchas películas), aunque elegimos el bar de enfrente, que nos recomendaron para unos buenos Gin Tonics.

¿Qué ver en Plovdiv? El Central Perk.
El Central Perk de Plovdiv

Desde allí, dimos un paseo a la ciudad antigua de Plovdiv, en una de las colinas y con varios de los edificios más emblemáticos de la ciudad, hoy convertidos en museos y galerías, de las que hablaremos en el siguiente post.

¡Desde luego, Kapana nos dejó encantados¡ En el siguiente post sobre Plovdiv te contamos como pasamos el segundo día.



Plovdiv: la antigua ciudad de Bulgaria

Las ciudades – y los edificios – con milenios de historia tienen algo.

Por eso no me he animado nunca a ir a los EEUU. Allí todo tiene un par de cientos de años, y gracias. Los monumentos están hechos para parecer viejos en vez de ser viejos. Construidos con modernas técnicas en vez de inventarse técnicas para hacerlos. Yo, claro, estoy mal acostumbrado porque soy de Alcalá, que ya era ciudad en tiempos de Roma.

Y Plovdiv, la ciudad que fui a visitar hace un mes, es de este tipo de ciudades. Es una de las ciudades más antiguas de Europa y fue durante un tiempo llamada Philippopolis, por el rey Filipo de Macedonia, el padre de Alejando Magno, el cual la conquistó a los Tracios.

Teatro Romano de Plovdiv.

Tenía ganas de visitar Bulgaria por ser país de la UE (que facilita todo tanto) y esta ciudad con milenios de vida no la había visitado todavía. Además, es la capital europea de la cultura de este 2019, con lo que la decisión estaba tomada.

Plovdiv: como llegar desde Sofia

Hay varias maneras de llegar a la ciudad. Plovdiv tiene aeropuerto, pero a no ser que quieras pasar primero por Tel Aviv o Londres, no podrás viajar directo.

Lo mejor es ir desde autobús o tren desde Sofía. Nosotros fuimos en autobús, aunque ambas estaciones están una al lado de otra (Se llega con Metro, a la parada “Central train station”. Mapa).

Plovdiv: Ciudad Europea de la Cultura 2019.

Hay autobuses regulares cada hora, así como trenes, así que no debería ser problema el ir sin comprar el billete con antelación, como hicimos nosotros. Los locales nos recomendaron el bus por tener aire acondicionado, aunque llévate mejor una rebequita ya que lo ponen muy alto.

¿Dónde dormir en Plovdiv?

Plovdiv es la segunda ciudad de Bulgaria, con 350,000 habitantes. Esta ciudad, construida entre las 7 colinas, es por tanto bastante grande. Para quedarse en un buen sitio, lo mejor es directamente el centro o a las afueras del centro, para poder ir caminando. Si te quedas al norte del río te será más complicado moverte.

Dentro del recuadro rojo son las áreas recomendadas. Si aún no tienes AirBnB, si usas este link te dan hasta 25€ de descuento en tu primera reserva. Nosotros nos quedamos en la esquina sureste del cuadrado, ya alejados del ajetreo del centro, pero no mucho, y cerca de la estación de autobuses.

¿Cómo moverse y qué hacer en Plovdiv?

Antes de ir para allá le enviamos un mensaje a la ciudad, para contestar a esta misma pregunta. Como nos quedábamos a tiro de piedra del centro, para movernos podíamos hacerlo tranquilamente a pie.

Sobre lo demás, ellos nos proveyeron de un par de Plovdiv City Card (web, Instagram) para conocer la ciudad y fue fantástico.

La tarjeta incluye más de 10 museos gratuitos, incuyendo el antitguo teatro, construido hace más de 2000 años por los romanos, con capacidad para 3500 personas actualmente, y 7000 en su apogeo durante el imperio romano. También tiene descuentos en tiendas, restaurantes, y más.

Si quieres adquirir la tuya con tiempo desde el móvil, éste es el lugar.

En el siguiente post te contamos lo que hicimos en Plovdiv durante los dos días que estuvimos por allí, y qué te podemos recomendar de lo que hicimos.

¿Conocías Plovdiv? ¿Qué opinas sobre el tema de ciudades nuevas VS ciudades milenarias?



Budapest: donde dormir, comer y tomar algo

Tras el post anterior, donde te contamos cómo llegamos a Budapest y te recomendamos la tarjeta de la ciudad para moverse, en este post te daremos algunos datos prácticos sobre Budapest: donde comer y dónde dormir.

El post será una mezcla de lo que hicimos nosotros y de recomendaciones de un Húngaro nacido y crecido en Budapest (y que tras un periplo fuera, volvió a vivir all, antiguo compañero de trabajo y que se conoce la ciudad a dedo.

Calle en  Budapest.
Por las calles de Budapest

Budapest: donde dormir

Antes de irnos a Budapest pedimos recomendaciones y nuestro amigo nos dijo que los distritos 7, 5 u 8 son buenos para AirBnB, la opción que elegimos para quedarnos. Si buscas en Budapest donde dormir, si aún no tienes cuenta en AirBnB y te parece una opción, te dejo mi enlace. Con él te dan 25€ de descuento en tu primera estancia.

Al final nos decantamos por uno en el distrito XIII (en Pest), ya que estaba a tiro de piedra del Parlamento, quizá el edificio más emblemático de Budapest, y al lado de uno de los puentes que lleva a Buda (la zona donde está el castillo de Buda y el Bastión del Pescador) uno de los sitios más monumentales de la ciudad.

Barrios de Budapest donde dormir
Buda y Pest, las dos partes de la ciudad, y los distritos.

Budapest: donde comer

Si quieres probar la cocina húngara, lo más típico es el Lángos. Son unas tortas de pan fritas a las que se le echa por encima crema agria, los ingredientes que quieras, y se le pone por encima una montaña de queso rayado que las hace deliciosas. Las hacen al momento, así que la masa del pan está todavía caliente. ¡Fantástico!

El mejor sitio para tomarlas es en la seguna planta del mercado. Ésta es su dirección (Calle Vámház krt. 1-3. Mapa. ), y cuidado que cierran pronto. Mejor para comer que para cenar.

Un buen restaurante húngaro en el que estuvimos – y que también vino recomendado – fue el Vak Varjú (mapa). Suele estar lleno (aunque hay varios por la ciudad), así que es mejor ir a las horas de comer “españolas” para que haya un sitio o intentar reservar (nosotros fuimos sin reserva). El hígado de pato estuvo estupendo, y aunque el vino de cereza/fresa es una de sus especialidades, nosotros preferimos una cerveza local.

También me gustó el toque del baño de caballeros: una bolsa de boxeo, junto la icónica imagen de Alí VS Liston. Lavarse las manos antes, por favor 😉

 Por supuesto, échale un vistazo a los lugares que te darán un descuento con la Tarjeta Budapest, para sacarle mejor partido.

En general me pareció que los restaurantes de Budapest a los que fuimos daban buenas raciones y no tenían un mal precio. Los no mencionados aquí eran lo que nos encontramos cuando teníamos hambre, así que no son húngaros per se. Para el postre, las cosas más Húngaras  son los “retés”, que son una especie de Strudel húngaro (también se estilan mucho con los schnitzel, por cierto. Mucha influencia germana). Los Kremés también están muy ricos.

Budapest: dónde tomar algo, beber y salir

En el centro de Pest (que Buda es más residencial y monumental), al suroeste de la basílica de San Esteban, hay una zona de patios de edificios interconectados que está llena de bares y muy buen ambiente por las tardes para cenar o para tomar algo.

Es el Gozsdu Courtyard y lo puedes encontrar aquí en el mapa. Si te apetece salir allí mismo, en el Kolor bar (que también tiene una pista de baile) se puede fiestear).

El Patio Gozsdu
El Patio Gozsdu
Gozsdu en Budapest
Restaurantes en el Patio Gozsdu

Justo al lado del Gozsdu Coutyard tienes también la calle Kazinczy que también está llena de bares. Algunos sitios molones por ahí son el Szimpla Kert o el Instant.

Szimpla Kert en Budapest
El Szimpla Kert.

Si después de tanta visita por los lugares chulos de Budapest tienes aún energía para salir, éstos son las discotecas recomendadas por los locales:

  • Ötkert
  • Doboz
  • Trafiq
  • Corvinteto (con una vista fantástica de la ciudad)
  • Úrimuri
  • Morrison’s 2, el cual es algo mainstream pero también es bastante divertido.

¡Ah! Y la bebida que tomar es el Pálinka: una especie de aguardientie Húngaro y bebida “oficial” del país. La mejor marca es Rézangyal, aunque hay muchísimas. Hay algunas de sabores, si no os gusta beber tan fuerte (lo suyo es tomarse el Pálinka a chupitos) busca el Fütyülös.



Budapest en un fin de semana (largo) – una guía

Hace unas semanas me fui a pasar unos días a la capital de Hungría, Budapest… y me encantó. En este post te cuento lo que vimos en Budapest en un fin de semana (de tres días)

Y es que aunque Finlandia nos mola en Big in Finland – eso está claro -, vamos también a empezar a hablar más de otros lugares interesantes a los que vamos viajando. Habrá también de ésto en el blog a partir de ahora.

¡Por cierto! Cuando estoy de viaje la mejor manera de verlo es a través de nuestro instagram. Por si quieres mantenerte más al día.

Hungría y su idioma: el  fino-húngaro

Siempre tuve ganas de visitar Hungría, por su conexión idiomática con Finlandia.

El idioma de Hungría es el húngaro, que viene de la misma raíz que el finlandés antes de que ambos divergieran en idiomas separados. Y aunque presté bastante atención a ver si conseguía conectar algo entre ambos idiomas, he de reconocer que no pude hacelo.

En cualquier caso, sí que descubrí un nuevo destino que me gustó.

Basícila de San Esteban: imprescindible para Budapest en un fin de semana.
Desde la cúpula de la basílica de San Esteban, la iglesia más grande de Budapest.

Viajando a Budapest: menos CO2

Pensando en como ir, últimamente tengo un factor más de consideración: cuánto CO2 emite el medio de transporte. Así, cogí el tren notcturno – ¡tren cama! no había hecho eso desde mi primer interrail con 18 años – para cubrir la distancia entre Berlín y Budapest y llegar por la mañana. Si te interesa el tema, escribí un post sobre conocer y/o compensar emisiones de CO2.

La estación de tren de Budapest Keleti.

La Budapest Card: perfecta para movernos por Budapest en un fin de semana

Antes de partir contactamos con la oficina de turismo de ciudad de Budapest para conocer más sobre la ciudad. Ellos nos proveyeron con un par de Budapest Card para movernos por la ciudad sin estar todo el rato parándonos para comprar tickets de transporte para metros y tranvías (está incluído en la tarjeta), algo que les agradecemos desde aquí. Si te interesa descubrir la ciudad sin complicaciones, esta es la web donde puede conseguir una. Fue la de 72 horas, que puedes obtener por 43€ (también la tienes de 48h por 33€ y de 24h por 22€), que no es mal precio para el tiempo que te ahorra y todo lo que te incluye. Si te interesa saber más, esta es su web.

Nosotros la usamos para ir al Spa y Balneario Lukács (incluído), movernos arriba y abajo por la ciudad con el transporte (incluído también) – que ya prácticamente con eso está amortizada – y tener entrada reducida en varios de los monumentos de la ciudad y atracciones turísticas.  También incluye dos tours andando de dos horas de duración que te costarán cero, uno por Buda y otro por Pest (no es broma: así se llaman las dos partes de la ciudad, separadas por el Danubio).

Aparte de todo eso, puedes ver los sitios que acepetan la tarjeta (actvidades gratuitas o descuentos) en la siguiente imagen. Pulsa aquí para verla a pantalla completa.

Budapest Card - lo que incluye
Lugares de aceptación de la Budapest Card

En los siguientes posts te seguimos contando lo que fuimos haciendo en Budapest y lo que más nos gustó. Incluyendo: zonas para alojarse, qué comer y beber, los Spas y resorts y recomendaciones de un Húngaro.

Y tú, ¿has estado en Budapest? Anímate a añadir tus recomendaciones sobre Budapest en los comentarios.



Compensar emisiones de CO2 al viajar

Creo que fue hace un año cuando oí por primera vez que había una especie de movimiento que, aunque fuera más inconveniente para viajar, algunas empresas empezaban a mandar a sus empleados en viajes de negocios en tren en vez de en avión. La idea era hacer eso, y cuando no era posible compensar emisiones de CO2.

Y parece que, en vez de ser la clásica cosa que decae tras el anuncio de RRPP de la empresa en cuestión, más y más gente piensa en ello a la hora de viajar. El post de hoy va de eso.

Mi mochila para viajes, bien llena.

El movimiento para dejar de viajar en avión

Tirando del hilo, parece que fue en Suecia empezó hace un año algo llamado “Flygskam”, que puede traducir como “vergüenza por volar” (según leo en Wikidata): un mal que te entra al tomar un avión, por su impacto medioambiental.

No es de estrañar que surgiera en Suecia, claro: ellos vuelan siete veces más que el europeo medio, y el 61% de todo el CO2 que emite el país tiene como causa los viajes aéreos. Por tanto, muchos se van pasando al tren.

Igualmente, este año he oído  en conversaciones sobre este tema, a un par de personas que me han dicho que varias empresas alemanas ya no pagan el avión para sus empleados si es dentro del país, sino que pagan el tren. Empresas que lo hacen son por ejemplo la Tele 5 alemana, Richel Stauss, Weiberwirtschaft o Naturstrom. Bosch, en vez de hacer eso, lo que hace es donar dinero para compensar emisiones de CO2 de sus empleados en viajes de negocio, como nos cuenta el Tagesspiegel (DE).

Vías de tren en Finlandia

Por suerte en España tenemos una fantástica red de trenes de alta velocidad que pueden cubrir esta iniciativa. Algo en lo que que casi todos los países de Europa fallan. En Alemania por ejemplo hay una sola línea entre Munich y Berlín, y gracias. Pero que España esté en muchas cosas buenas mejor que Finlandia o en la cabeza europea no registra por lo que llamamos “el síndrome de Helsinki

¿Cómo saber mis emisiones de CO2?

Si a ti también te pasa, o como simple curiosidad quieres ver las emisiones de una persona en un vuelo concreto, hay una página que yo uso: Atmosfair.

En ella hay una calculadora para ver cuales son las emisiones de CO2 de tu vuelo o crucero,  y si quieres también compensar desde la página ese viaje (total o parcialmente, lo que quieras).
Por ejemplo, en un vuelo de ida y vuelta entre Helsinki y Madrid:

Para compensar emisiones de CO2 hay que conocerlas.

Y si lo haces, al ser una donación, se puede deducir además de la declaración de la renta, y ellos te dan un certificado para ello, por si te interesa.

Yo también he empezado a hacerlo (a veces)

En los últimos viajes de Big in Finland, de los que hablaremos pronto en el blog (si quieres spoiler, puedes ver dónde hemos estado en el instagram de Big in Finland) lo he hecho. No es mucho, pero aunque sea poco, es una ayudita para el planeta.

Y tú ¿has pensado sobre este tema? ¿Lo has hecho, o crees que lo incorporarás en el futuro?











Únete a más de 20.000 personas en
la mayor comunidad de entusiastas
de viajes y Finlandia


Hazte fan en Facebook.

O en Instagram