10 palabras malinterpretables del finés

Al llegar a Finlandia, un par de personas hablando en finés puede sonar raro al que escucha. Uno intenta agudizar el oído para intentar entender algo y, de repente, se escucha una palabra que conocemos en castellano. Y normalmente una malinterpretable.

A aquel que no sabe finés le puede sonar a chino (y a los finlandeses, una lengua que no entienden les suena a hebreo en vez de a chino), pero si escucháis alguna de estas 10 palabras no os preocupéis: no significan lo mismo que en español. Eso sí, nos parecerá siempre hilarante verlas escritas o escucharlas en una conversación.

1.- Mette Mannonen. Empezamos por todo un clásico del blog: la presentadora del tiempo por antonomasia en Finlandia tiene fans en los países castellanoparlantes más allá de por su talento para predecir y presentar el tiempo. Algún finlandés ha preguntado en los comentarios del blog dónde está la gracia, y ha sido un placer explicárselo.

Mette Mannonen

2.- Autopaja: el bueno de Seppo Räsänen fijó, entre hostil y amatorio, en su puerta este cartel. Todos los que pasábamos por delante de su puerta no pudimos sino hacernos una foto ante su desparpajo. La parte mala es que él no sabía que contaba con este desparpajo, y simplemente quería poner “reparación de coches” en su puerta. Y, si se entera algún día, seguramente diga que “de aquellos días la historia / a relataros renuncio; / remítome a la memoria / que dejé allí, y de mi gloria / podéis juzgar por mi anuncio”

Autopaja: nombre desafortunado

3.- Pussi (y megapussi): imaginaos a alguien diciendo “me voy a comprar un pussi”. Esta palabra suena más a los ingleses que a los que hablamos español, pero escuchar “pussi” siempre hará que alguien ajeno a la conversación en cuestión se de la vuelta a ver de qué hablan. “Pussi” es la palabra finlandesa para “paquete” “bolsa”.

Megapussi: un nombre malinterpretable

4.- Kosto: ya es bastante malo que alguien quiera venganza, pero es mucho peor cuando la llaman “Kosto”. Imagínate ir a ver al cine una película finlandesa, y que cuando matan al mejor amigo del protagonista este se ponga de rodillas, alce al cielo una mano y grite “Kosto! Kosto!”. No tendría buen efecto. Imagínate también “V de Vendetta” como “K de Kosto”, o “La venganza de los Sith” como “Sithin Kosto”.

Sithin Kosto

5.- Asko : Esta tienda finlandesa, parecida al Ikea o al Bauhaus alemán no eligió el mejor nombre para su negocio desde el punto de vista hispanohablante. No solo eso: es también un nombre de hombre finlandés, y por tanto tiene su propio día en el santoral finlandés: el día de Asko.

La tienda Asko. Mal nombre.

6.- Kelloseppa: la cosa con las dobles consonantes finlandesas es que hay que hacer una pausa entre las dos consonantes iguales. En esta ocasión, un inocente “reparación de relojes” se convierte en una imitación de Chiquito de la Calzada diciendo “Que lo Sepa”.

¡Que lo sepa!

7.- Timo: otro nombre propio finlandés que lucen con orgullo muchas personas en el país. Lo malo es que algunas de ellas han empezado sus propios negocios, y contratar los servicios de una empresa llamada “Timo” es algo que no todos los que hablamos castellano querríamos. Hasta hay un músico llamado “Timo Maas”, aunque este es alemán.

Timo Randell Oy
Una tienda que es un Timo. Fuente (CC: by)

8.- Poro: en el norte de Europa hay que olvidarse de que la consonante “r” sea suave. Allí sólo se da la “r” fuerte, aunque sólo haya una ocurrencia. Este es el caso de Poro, que se pronuncia “porro” y que es un inocente reno. El cartel de abajo se lee como: “Cuidado: porros en toda esta zona”, y está sacada por un finlandés de nombre Timo.

Cuidado: poro

9.- Mari Ikonen: la señorita Mari era la coordinadora de los Erasmus de Joensuu, y siempre era un placer contactarle con preguntas relacionadas con nuestro programa de intercambio. Si fuiste de Erasmus a Joensuu, ¿has hablado con Mari Ikonen? Ahora se ha graduado y su perfil, por desgracia, no está ya disponible.

Joensuu

10.- Tiernapojat: tal y como hablamos en el post sobre la pronunciación de la J: en casi cualquier otro idioma se pronuncia como una “y”. Por tanto tenemos aquí a los tiernapoyat, que son la adaptación finlandesa de los Reyes Magos. Menuda confusión al escuchar a la gente hablar de “tiernapoyat”: ellos se refieren a los “niños (pojat) estrella”. La foto siguiente es de hugovk.

Tiernapojat

¿Conoces tú alguna otra palabra malinterpretable del finés? Cuéntanos en los comentarios. Estoy pensando en una segunda parte de este post con “false friends” finlandeses. Esto es, palabras que suenan similar, pero que significan algo totalmente distinto. Casi como este post, pero con significados más benévolos para los que hablamos español.