¿Marca España? No: sucedió en Finlandia

Cuando uno lee los comentarios de cualquier periódico español online, o de los principales agregadores de noticias, parece que España sea una excepción mundial… para todo lo negativo. ¡Marca España! pronuncian algunos rápidamente cuando pasa algo no-perfecto, con una extraña mezcla de autoflagelación y disimulada felicidad.

Porque claro, España está mal por culpa los demás, que son muy tontos – u otros epítetos -, no por la persona que lo dice ni sus conocidos que son el paradigma de lo que los demás, esas pobres gentes, deberían ser, y además tiene corazón de X (inserte su país europeo favorito). El self-hating spaniard.

Pero, ay, cómo se nota que – detrás de esa postura que muchos toman por intelectualidad – son opiniones a medio cocinar, por no haber verificado nunca datos ni saber para nada lo que ocurre en el resto de la UE. Decir que todo lo de fuera es mejor sin haber vivido fuera por mucho tiempo. Porque solo leen la prensa local, nunca la extranjera.

Pila de periódicos en inglés
Cada país lee su propia prensa: la que les dice que en realidad ellos son los que lo hacen mal. Fuente (CC: by)

Yo, que intento leer ambas y estar informado de – al menos – España, Finlandia y Alemania, ya sé que esas ideas están lejos de ser ciertas. El que comenta a la mínima “¡Marca España!” pero no tiene ni idea de lo que es vivir fuera de verdad, le recomiendo al menos 6 años seguidos trabajando fuera en un mismo país o dejar de leer la prensa española y leer solo la extranjera.

¿Es lo de fuera (de España) siempre mejor?

Supongo que dependerá de lo que entiendas por mejor – con esto quiero decir que es una respuesta individual y no generalizable – , pero yo ya he dicho varias veces que después de vivir más de 10 años fuera de España creo firmemente que los de fuera tienen poco – o nada – que enseñarnos a los españoles.

Respecto a esto he escrito ya algunos posts, desde diferentes ángulos. Sin entrar mucho en detalles, te recomiendo que – si no los has leído aún – leas estos posts:

¿Pero no son más cívicos los de fuera? Si rompen menos las normas no es por civismo, sino por miedo. De esto supongo que hablaré más en otra ocasión, una idea que he ido desarrollando con los años pero fue refrescante leerlo también en el libro de “The Almost Nearly Perfect People“, de Michael Booth.

Edificio Finlandia, en Helsinki

Sobrecostes, corrucpión y retrasos en Finlandia

En los siguientes artículos, si cambiáramos “Helsinki” por “Madrid”, “Valencia” o “Barcelona”, todo el mundo se los creería a pies juntillas sin comprobar y se rasgarían las vestiduras diciendo “¡Marca España!“.

Pero como sucedió en Finlandia, la tendencia natural del que dice lo de la marca España será negar la mayor, justificarlo, o inventarse al momento explicaciones de por qué es así. Explicaciones oídas por ahí y tampoco comprobadas, sino mamadas, de segunda mano, y tomadas por ciertas.

Los siguientes artículos fueron tomados de la prensa finlandesa, que está muy arriba en el ranking de libertad de prensa (aunque se oye de vez en cuando que son muy de auto-censurarse. Esto es, que no es que no publiquen por presiones, sino que se autocensuran previamente, y de ese modo publican lo que queda muy libremente)

El parlamento de Finlandia
Así lucirá de nuevo, tras el sobrecoste y retrasos, el parlamento. Fuente (CC: by)

¿Corrupción finlandesa, incompetencia finlandesa, o es así en todas partes?

Ya los estoy oyendo. Se van inventando las excusas al momento, de oídas. “Pero si alli pasa hay consecuencias y la justicia actúa”. Y es cuando yo reto a que demeuestren varios casos de lo contrario. Por que gente condenada por la justicia española sí hay, pero parece que los amigos finlandeses del sobrecoste van a irse de rositas. Como por ejemplo con los derechos laborales de los extranjeros de Finlandia.

Y, como siempre con estas cosas, suele haber dos respuestas a lo que ha ocurrido. ¿Corrupción o incompetencia? ¿Pero no era Finlandia uno de los países menos corruptos del mundo? Tal y como dice el ministro de justicia finlandés “si no sabes lo que es corrupción es difícil quejarse sobre ello“. Y, claro, que el estudio tan referenciado sobre los bajos índices de corrupción no trata sobre la corrupción real, sino de la “percepción de la corrupción”. Algo que se le parece al ojo poco entrenado, pero no es para nada. Lo corrobora un estudio de un doctorado: los finlandeses son muy ingenuos con la corrupción, donde parece ser sobre todo alta a nivel local.

Si quieres leer más, aquí están todos los artículos con la palabra “corrupción” en la cadena de radiodifusión finlandesa, en su parte en inglés.

Vemos, en cualquier caso, que basta con informarse un poco para ver que lo que no nos gusta que pase en nuestro país, pasa también en bastantes otros. También en esos “admirados por defecto, by default“. O más bien menos profundizados, algo que intentamos hacer aquí en Big in Finland.

¿Qué opinas de estos datos? ¿Ha cambiado algo tu percepción?