Kaamos: la noche polar

24 horas de oscuridad. Es algo que a los que viven en España se les hace casi imposible imaginar, como nos pasaba a nosotros antes de viajar a Finlandia. Los Erasmus en Joensuu no nos tuvimos que enfrentar al Kaamos, la noche polar, pero sí a muchas horas de oscuridad.

Flora finlandesa bajo el Kaamos
Flora finlandesa bajo la luz del Kaamos. Fuente.

Las noches más largas

Es el momento más oscuro del año, objetivamente. Los días, el momento en que brilla la luz del sol, son cortos. Además la nieve no ha cuajado todavía y por tanto las calles no resplandecen gracias a ella.

Recuerdo varios días de Finlandia los que nos poníamos a contar las horas de día. Nos levantábamos pronto y era de noche. Cogíamos el camino a la universidad con nuestras bicis y empezaba a amanecer. Un poco más tarde, sobre las 15 horas era de noche otra vez: había unas 5 horas de luz del sol en total.

En cualquier caso nosotros teníamos suerte: estabamos en el centro de Finlandia y siendo españoles 24 horas de oscuridad hubieran sido demasiadads. Bien para una experiencia de pocos días, pero malo para vivirlo durante muchas semanas.

En el norte de Finlandia, más allá del círculo polar ártico, tienen el Kaamos.

Kaamos en Finlandia
El Kaamos – la noche polar – visto desde una cabaña en Finlandia. Fuente.

El Kaamos

El Kaamos, también llamado la noche polar, es 24 horas de oscuridad. Este fenómeno de la naturaleza empezó a darse en Finlandia hace algo más de una semana, y significa que en la parte más norte de Finlandia el sol no se verá durante dos meses.

El Kaamos se da más al norte del círculo polar ártico. El círculo polar ártico es la línea imaginaria de la tierra sobre la cual hay al menos un día al año en la que el sol no sale por el horizonte en invierno, y al menos un día en el que el sol no se pone durante 24 horas en verano.

En verano, el fenómeno se llama el sol de media noche. En invierno, es el Kaamos.

El Kaamos en una carretera en Finlandia
Una carretera en Finlandia, durante este periodo del año. Fuente.

Pero esto no quiere decir que durante las 24 horas el cielo sea negro como el tizón. Sobre las 12 del mediodía hay un crepúsculo – la claridad que hay desde que raya el día hasta que sale el sol – salvo que el sol no llega a salir. La noche se vuelve un poco más clara y poco después vuelve a oscurecerse. En ese momento todo tiene un extraño y mágico color azul.

Igualmente, gracias al Kaamos y al frío, en el norte de Finlandia se podrán ver muchas auroras boreales. Y, si hay suerte, escuchar su sonido.

Al fondo, un pueblo
Al fondo de la foto puede verse un pueblo finlandés. Esta es toda la claridad que ven durante el invierno. Fuente.

¿Has tenido la suerte de ver el Kaamos? ¿Qué has visto y qué has sentido? Aquí te dejo más fotos de este fenómeno.

Etiquetas (Tags):