Estudios en Joensuu

Universidad de Joensuu

Hace poco hablando con Miguel descubrimos con sorpresa que en la universidad de Joensuu a los alumnos nos hacen trabajar como chinos.

Aparte de que ese trabajo venga hecho de la forma de trabajo contínuo (que la verdad es que he descubierto que es un método mucho más beneficioso para el alumno tener que estar al día en lo que le cuentan que darse el apretón final para el examen a la hora de aprovechar y retener el conocimiento… que sea).

Pero lo realmente interesante es ver el por qué de algunas asignaturas. La universidad de Joensuu, al menos Ciencias de la Computación, tiene un montón de especialistas y gente trabajando en Educational Technology y claro, necesitaban a gente que les comente qué tal son las cosas que desarrollan y que aporten nuevas ideas y puntos de vista a cosas desarrolladas para poder mejorarlas.
Así que ni cortos ni perezosos se inventan una asignatura llamada Educational Technology y nos enseñan algunos conceptos y algunas cosas realmente interesantes (no lo negaré) y después nos piden que critiquemos… su trabajo.

Nos ponen como deberes, a lo mejor, sacarle fallos a un material y sugerir cosas que le podrían faltar, dar nuestra opinión acerca de gran cantidad de proyectos y hasta inventarnos algún material que soporte de un modo u otro los «major learning goals» para todo alumno.

La primera vez era una curiosidad, pero cualquier día de estos no me extrañaría ver el juego educacional que diseñé (The crusader, una gozada de bonito, adaptativo y educacional lleno de maravillosas opciones que… bueno, lo dejamos) desarrollado y patentado para el sector público por la Universidad de Joensuu.

En otra de las asignaturas (programación en Java) el profesor al mando se encargaba implementar una herramienta de visualización y procesamiento de imágenes a través de todos los filtros imaginables. Pues bien, en vez de ponerse a ello se puso a dividir el trabajo y hacer el programa adaptable para que los alumnos siguieran unos pasos y ellos mismos se encargasen de programar todas las características. En unos tres años el programa está listo simplemente con revisión por parte del profesor. Y con el logo de la Universidad de Joensuu en la esquina inferior izquierda.

Ahora, además, ando haciendo trabajos para sacarme créditos todos relacionados con sacar material interactivo convirtiendo el original de papel y dándole una nueva perspectiva. Todo por los míseros créditos. Se aprende? Sí, pero a qué precio…

A Miguel le pasó algo parecido (os animo, chicos, a que nos contéis vuestro caso de explotación en Joensuu en los comentarios) con Forestales, y por eso todos los forestales tendréis que tener cuidado, que sois muchos.

Total, que ando pensando en empezar un doctorado aquí y obligar a los incautos que vengan (cada año son más!) a trabajar para mí.
La evolución del becario a otra forma de trabajo aún peor: la gratis.

Yo quiero ser uno de ellos. De los explotadores, digo.

Etiquetas (tags):