Simo Häyhä, el mejor francotirador de la historia

Hacía un tiempo que no hablaba de ningún personaje ilustre de Finlandia, y la historia de Simo Häyhä – el considerado mejor francotirador de todos los tiempos – me ha parecido una buena manera de volver con esta categoría. Porque no todo va a ser Lordi o políticos y artistas. Os presentamos a Simo Häyhä.

Quién es Simo Häyhä

Simo Häyhä, apodado por el ejército soviético “Belaya Smert” (en finés: Valkoinen kuolema, y en español: La Muerte Blanca), fue un soldado finlandés, considerado el mejor francotirador de la historia. Häyha conocía a la perfección los bosques de su región y supo sacar provecho de ellos durante la guerra. En su juventud fue campeón de tiro del distrito de Viipuri, en la región de Carelia, pero no en la parte en la que está Joensuu, sino en la que tras la guerra de invierno fue cedida a los rusos.

Es un finlandés impresionante, aunque no fue votado como uno de los 10 finlandeses más importantes de la historia.

Durante la guerra de Invierno

Simo Häyhä utilizaba una variante finesa del fusil soviético Mosin-Nagant, el rifle M28 Pystykorva – otras fuentes dicen que usaba un fusil de infantería Sako modelo 28-30, finlandés, conocido localmente como Pystykorva ya que las dos orejas del punto de mira hacían pensar en el perro de este nombre. El número de serie de ese fusil habría sido el 60974.

Simo prefería no usar mira telescópica para no aumentar el tamaño del blanco que ofrecía al enemigo durante los combates, y porque con frecuencia, los francotiradores eran delatados por el reflejo del sol en las lentes de estas miras. Además, su corta estatura (1,52m), le fue de gran ayuda a la hora de pasar inadvertido en el combate, al igual que el uniforme de invierno, totalmente blanco.

Las bajas de “La Muerte Blanca”

Durante los 105 días que duró la guerra, Simo mató a mas de medio millar de enemigos; cifra que únicamente incluye los verificados sin lugar a dudas. La cifra oficial es de 505 pero la oficiosa llega hasta los 542, aunque sean cuales fueren las cuentas reales, Häyhä es reconocido como el mejor francotirador en combate de todos los tiempos.

Por lo que respecta a la Segunda Guerra Mundial, los tiradores mas sobresalientes están a considerable distancia de Simo. Estos fueron el ruso Vasili Zaistev con 400 bajas confirmadas (aunque tras leerme el libro Stalingrado, el cinematográfico Vasili Zaistev no fue el francotirador ruso con más bajas, aunque sí el más famoso y por eso se suele incurrir en ese error), el alemán Matthias Hetzenauer con 345 bajas confirmadas y su compatriota Sepp Allerberger con 257. Además de sus bajas con el fusil, Simo tiene también acreditadas otras doscientas con un Subfusil.

Simo Häyhä

Herida de guerra y fin de la guerra

El 6 de marzo de 1940, Häyhä fue herido en la cara por una bala expansiva rusa. Antes de esto, los rusos elaboraron multitud de planes para acabar con él, incluyendo el envío de francotiradores y ataques de artillería, que no consiguieron ningún resultado. Se presume que el disparo que le hirió fue realizado al azar, y las heridas le produjeron un coma.

Simo fue rescatado por sus compañeros, quienes relataron posteriormente que “la mitad de su cara había desaparecido” (aunque se la reconstruyeron parcialmente). El día 13 de marzo, el mismo en que se firmó la paz entre la Unión Soviética y Finlandia, Simo Häyhä recuperó la consciencia. Tras la guerra, fue ascendido de cabo a segundo teniente por el mariscal de campo Carl Gustaf Emil Mannerheim. Ni antes que él ni posteriormente ningún soldado había obtenido un ascenso en circunstancias tan dramáticas en la historia militar de Finlandia.

Simo Häyhä tras la guerra

Una vez pasada la guerra, altas personalidades como el presidente Urho Kekkonen, le invitaban a menudo para practicar la caza del alce. En honor de Simo Häyhä se celebra todos los años en Finlandia competiciones de tiro que llevan su nombre. Simo murió a los 96 años, el pasado 1 de abril de 2001. Preguntado en 1998 por cómo llegó a ser tan buen tirador, simplemente contestó que “practicando”.

Sobre su impresionante record de muertes, decía que “Hice lo que se me ordenó lo mejor que pude”: un hombre parco en palabras si no es para ir al grano, aunque de incontestable Sisu.

Fuentes: Wikipedia y Cecilio Andrade (el artículo ya no está online)