Seguridad de tus datos financieros en Finlandia: nula

Dinero
Dinero. Fuente

La semana pasada estaba tratando este tema con una amiga noruega, que me dijo que en Noruega tus datos son públicos. Ella es freelance, y cada vez que alguien le llama su teléfono noruego (normalmente temas de trabajo… o el maldito telemárketing), va a ver quién es ese alguien y cuánto gana al año.

Entre los dos acordamos que con ese report de cuánto gana la gente, dónde trabaja, las páginas amarillas y el Google Maps, puedes organizar un secuestro por pasta en menos de lo que canta un gallo. Pero claro, eso no es sólo en Noruega, sino que es el pan de cada día en Finlandia.

La mayoría de los links que tendréis en este post, están sacados de Finland For Thought, el blog de un americano viviendo en Finlandia y el cual ha escrito largo y tendido sobre este tema (en inglés). Su post “Finnish Tax Circus” explica cómo se llegó a este problema y por qué es tan grande de una forma rápida y amena. El resto de los links, que vienen a continuación, indagan más en las diferentes cuestiones.

Retomando el tema de datos financeieros + personales + google maps disponible para todos en Finlandia, la policía recibe como respuesta ante un delito de asalto, que le asaltó porque tenía bastante dinero. También a veces se dan amenazas de muerte relacionadas con ello.

Y es que la razón que dan los países nórdicos para publican esta información que debería ser confidencial es que dicen que la transparencia evita que surja la economía sumergida y el mercado negro, y de ese modo poder cobrar impuestos más eficientemente. Sin embargo, eso parece que es un mito: sigue habiendo dicha economía sumergida aunque se publique esa información personal, la cual está protegida por las directivas sobre los datos personales de la UE (en concreto la 95/46/EC), directivas que Finlandia ignora ya que la gente no puede oponerse a la publicación de sus datos. Echando un vistazo al ránking de países menos corruptos y cotejarlo con si publican dichos datos o no, prueba que publicar los datos de ingresos no es requisito necesario ni suficiente para tener baja corrupción.

El gobierno de Finlandia, además, no los “publica”: lo que en realidad hace es venderlos. Si la gente quiere ver lo que gana su vecino del quinto, tiene que pagar por ello: esto es, no sólo vulnera una directiva sobre protección de datos, sino que incurre en un delito al venderlos. El periódico finlandés de corte amarillista Ilta Lehti, lo que hizo fue comprar los datos de las 1000 personas que más dinero ganan en el país y publicarlas en su periódico. En ese mismo link, Finland For Though hace un llamamiento a poner una queja a la UE por la violación a dicha directiva. Si no lo creéis, echad un vistazo a este enlace a dichos datos, listado por municipios. La lista completa puede encontrarse incluso en BitTorrent buscando por Veropörssi. El dinero que tuvo que pagar Ilta Lehti por dichos datos fue 360 euros. Por su parte Yle, supuestamente más serio, aunque controlado por el gobierno, también anuncia a bombo y platillo que ellos también lo publicarán.

El veropörssi
Justo debajo puede verse el servicio en el móvil para pedir estos datos de otra gente. Fuente

Yo por mi parte también estoy en contra de que dicha información salga a la luz. Lo que cada persona gana es sólo asunto suyo y de su empleador. Si quiero saber lo que gana otra persona, lo cual no suele ser el caso, me aguanto (no obstante depende de con quién esté hablando puede salir la conversación y hablar de ello con naturalidad), pero comprendo que la gente quiera mantener estos datos como lo privados que son. Lo que leo en los enlaces anteriores lo considero, como mínimo, preocupante. Y como se indica en dichos enlaces, mirar lo que ganan otros casi siempre se hace por razones equivocadas, esto es, envidia.

Para terminar, ya que todos los enlaces anteriores estaban en inglés, anoté uno en español que habla sobre el modelo sueco, y que es también descriptivo aunque bastante más incompleto que todos los anteriores juntos, pero sirve para hacerse una idea.

Bonus: Shirley Bassey – Big Spender.mp3