Prohibido fumar

Aun recuerdo hablar con Marta y Raquel el primer día de orientation program sobre los problemas que iban a tener cuando tuvieran que salir a fumar a -15 grados. Cigarros cogidos con manoplas de lana o cuero gordas y dando caladas rápidas para volverse al interior de los edificios. Al interior, sí, porque según parecía no se podía fumar dentro de los edificios, al menos los públicos. Por otro lado mi Finnish Friend Risto es fumador y está más que habituado a salir hasta de su propia casa para fumarse un cigarro, pues su mujer no es fumadora. Cuestión de educación , y por tanto de lo que se considera normal en cada sitio.

No me vayas a fumar, ¿eh?
Marta fumando en el Kerubi. Nadie había retratado mis dedos tan mal como Miguel en esta foto 😉

Ayer se podía leer en el Helsinguin Sanomat (gracias a Natalia por el aviso) que a partir de hoy tampoco se puede fumar en los bares y restaurantes en Finlandia.

De todos estos bares y restaurantes, sólo unos 100 en todo el país han pedido la prórroga de dos años para poder construir una sala de fumadores.
A algunos de los usuarios, sobre todo aquellos con amigos no fumadores, ven bien el endurecimiento de la ley: de todas maneras les obligaban a ir a la zona de no fumadores. Sin embargo, los “clientes leales de los bares” son fumadores regulares, y no estan en absoluto entusiasmados con la política de no fumar. Algunos predicen que sus visitas al bar se reducirán por culpa de esta política. Los dueños de los bares, sin embargo, creen que la política de no fumar no afectará a los fumadores en el verano, los cuales podrían fumar en las terrazas, pero en el invierno con las bajas temperaturas la situación podría ser diferente.

La prohibición de fumar en los restaurantes y bares también existe en Irlanda, Noruega, Suecia, Nueva Zelanda, Nueva York y California entre otros lugares. En líneas generales los restaurantes de estos lugares están satisfechos con el endurecimiento de la ley del tabaco. Según un estudio de la comisión de Asuntos Sociales y Salud de Finlandia, un 77% de los fineses están a favor de la prohibición de fumar, teniendo incluso apoyo entre los fumadores.

A cinco minutos para la medianoche de ayer, el personal de algunos bares y restaurantes distribuyó cigarrillos a aquellos que querían disfrutar de la última calada en el local, a la vez que a los no fumadores se les aconsejaba salir un momento del establecimiento para volver pasada la medianoche a una era nueva y libre de humos.

En los bares, discotecas y restaurantes de Finlandia, anteriormente se podía fumar en un rincón del lugar dedicado a ello, pero sin ningún límite físico o característica especial que hiciera que el humo no se esparciera. En las discotecas era imposible que no se te pegase el humo a la ropa, como aquí.
En este sentido tengo la opinión dividida. Bien está que se mire por la salud de los trabajadores de los bares, que se tienen que tragar todo el humo ajeno, igual que los fumadores pasivos; pero yo es que no soy nada dado a las prohibiciones ni a los intervencionismos del estado. Y yo soy no fumador, pero siempre me ha dado igual que la gente fume siempre que a mí no me llegue el humo (cosa, por cierto, que pongan donde pongan el cigarro parece inevitable). Estaría más a favor de la instalación de extractores de humo que de las prohibiciones (y no lo digo porque mi próximo trabajo sea promocionando tabaco. ¿Alguien ha visto la magnífica Gracias por fumar?) ¿Y vosotros?

Arte y paredes rojas
Yo también quiero una pared roja en mi habitación