Por ver la televisión en Finlandia hay que pagar

Teles

En otros países, tal como Inglaterra o nuestra querida Finlandia, la televisión pública es de pago.

Esto, que puede parecer una contradicción, no lo es: la gente contribuye a que la televisión pública no de (tantas) pérdidas como ocurre en España y pueda ofrecer productos de más calidad con una menor cantidad de anuncios.

En realidad, y para ser más exactos, es pagar por tener televisión: si tienes televisión hay un “cobrador de la televisión” que va por las casas comprobando si hay televisores y cobrando la factura si los hay. Y ya la televisión es la que se ocupa de administrar esos fondos.

Alrededor de 200 euros al año es lo que cuesta tener el aparato. Y 200 euros son mucho para un estudiante, incluso si recibe pensión del gobierno, con lo que la mayoría de ellos que tienen televisión no abren la puerta al cobrador de la televisión. De hecho los estudiantes finlandeses que no pagan tienen miedo de que venga cualquier día y si alguien llama a la puerta inesperadamente no abrirán. Por si las moscas.

Los adultos trabajadores, claro, pagan. Ellos que pueden.
De Erasmus, en cambio, no he tenido ninguna noticia. Gente con televisión y PS2 al que ni siquiera le llamaron a la puerta para echar un vistazo.

Bien por ellos. Y por todos los que van a jugar, claro. 😉