Nochebuena (Jouluaatto)

Es verdad que estamos muy navideños últimamente en Big In Finland, pero como siempre intentamos estar donde esté la noticia, y la verdad es que nos gusta saber cómo se celebra la navidad en Finlandia, donde tradiciones como la de los Reyes Magos no son conocidas y Papa Noel es el icono navideño por excelencia (no en vano, vive en Rovaniemi). En este sentido, la siempre recomendable página de Finnguide amplía la información sobre el día de antes de navidad, osea: nochebuena (jouluaatto).

es tradicionalmente en Finlandia el día en el que el ajetreo y el bullicio que traen consigo la navidad, finalmente se acaba. La sauna de navidad es encendida (con su respectivo espíritu de la sauna, si es posible), un abeto es comprado y decorado, una sustancial cena de navidad es preparada y los regalos de navidad son dados y recibidos. Todo alrededor de las velas de navidad finlandesas reparte su calor y el ambiente se llena de paz

Este es el día que los niños han estado esperando de forma entusiasta. Han abierto sus calendarios de navidad de chocolate)día a día, contando los días que quedaban para que Santa Claus (Papa Noel o Joulupukki) les visite. Es también el día en el que tiene lugar la lectura de la declaración de paz de navidad en Turku, la cual es leída por el alcalde a mediodía, tal y como lleva haciéndose desde los tiempos medievales. Este evento se retransmite por radio y televisión.

Familias, abuelos y familiares en general se reunen para pasar sus navidades regocijándose y cantando villancicos finlandeses. Los buenos amigos y los familiares que se fueron son recordados, visitando los cementerios para dejar velas y coronas en sus tumbas. Los cementerios están especialmente bonitos en navidad, cuando miles de velas lucen en la oscuridad. Las iglesias a lo ancho y largo del país son visitadas por mucha gente.

Joulupukki
Joulupukki y las erasmus de Joensuu

También Virtual Finland habla sobre este tema y amplía la información:

Joulupukki difiere de sus congéneres de otros países en que realmente visita las casas en carne y hueso en la Nochebuena. Casi siempre se trata del mismo padre de familia caracterizado, pero bien puede ser un vecino o un pariente. Justo en ese momento es cuando dice: ¿Hay niños buenos en la casa? a lo que los niños responden (digo yo que siempre) un gran sí. Suele llevar una gran canasta con todos los regalos; los niños le cantan un par de canciones o bailan una ronda con él, quien luego se sienta para relatarles las peripecias de su largo viaje desde la helada Laponia oriental, donde tiene su centro de operaciones en Korvatunturi (en 1927 un locutor de Radio Finlandia descubrió que allí vivía desde siempre). El héroe de la jornada no puede quedarse mucho tiempo en cada casa, así que después de escuchar una última canción, recoge su nudoso bastón y abrigado en sus pieles y botas de fieltro sale con paso pesado dejando en manos de sus pequeños ayudantes la gran canasta en la que ha traído los presentes.

Y, sobre la decoración del árbol de navidad, dice que:

los finlandeses gustan de colgar de sus ramas hileras de banderas de distintos países, símbolo de la amistad entre los pueblos. Otro adorno típico son los “himmeli”, unos móviles de forma geométrica que se hacen con pajillas huecas e infinita paciencia, y todo tipo de colgantes artesanales o industriales

Espero tener algún día fotos tanto del árbol como de la decoración finlandesa normal de una navidad para ponerlas por aquí. Por desgracia, fotos de Joulupukki no podrá haber, ya que es demasiado mayor para esas cosas. Sin embargo, siempre será bonito saber qué le han regalado.

Lástima que esta haya sido una navidad con “altas” temperaturas (entre 0 y -5 grados) y no haya mucha nieve. Me dicen que una navidad sin nieve en Finlandia no es navidad. Incluso los animales que normalmente hibernan no lo hacen este año.