Long johns – la ropa interior larga

Lohn Johns son los calzoncillos largos de toda la vida, pero con un nombre más molón.

En España pasamos el invierno entre 5 y -5 grados, dependiendo de la zona. En Finlandia se está entre -25 y -35 grados. Y en Alemania entre -10 y -20.

He comentado en el blog algunas veces cómo lo hacíamos los Erasmus en Finlandia para no pasar frío en invierno: nos poníamos pantalones de nieve por encima de los nuestros, ropa que nos quitábamos y dejábamos en los percheros al entrar en los edificios aclimatados a 20 grados, ropa que nadie robaba. O al menos eso hacíamos con el frío extremo. Leeros la serie de posts ropa para Finlandia si queréis saber más sobre este tema.

En España no es necesario ponerse nada extra en las piernas en invierno a no ser que se vaya a esquiar. El frío se soporta bien con unos pantalones normales. En Alemania en invierno y en Finlandia cuando es invierno pero el frío no es extremo la cosa se complica un poco. Es lo que podríamos llamar el entretiempo invernal: hace mucho frío, pero no tanto. Y claro, al igual que pasa con el entretiempo primaveral y otoñal uno corre el riesgo de no estar lo suficientemente preparado y al final acabar teniendo frío.

Justamente eso me lleva pasando unos años en Berlin, mi ciudad actual: en invierno no suelo llevar nada aparte de los pantalones normales. Los pantalones de nieve no son una opción, ya que por un lado no existe un lugar de dejarlos y por otro nadie los lleva. La otra opción, llevar algo debajo de los pantalones, se me antojaba excesiva y me daba miedo pasar demasiado calor una vez que dejase la calle – que en invierno intento pisar lo menos posible e ir lo más rápido que pueda a todas partes – y entrar en algún edificio.

Este año, en el evento anual de “quejarse porque ha empezado a hacer frío de verdad” ha surgido la conversación y he preguntado a los alemanes cómo resuelven ellos este problema. Ellos llevan sufriendo esto toda su vida y seguro que tienen la receta perfecta, pensé. Su solución fue la misma que me insinuaron mis progenitores y que yo me resistía a creer que fuera cierta: ropa interior larga.

Y aunque me costaba creerlo he divisado este mes una prueba real de su existencia y su adopción masiva por parte del género masculino: su presencia en el H&M, con el nombre mucho más favorecedor de “Long Johns” respecto al de “calzoncillos largos” (al igual que la gente empezó a llevar rebequitas de nuevo al adoptar el nombre inglés “cardigan”). Y bien, yo que estaba haciendo acopio de complementos para el invierno me he hecho con un par de dichos Long Johns para hombre. Ya os reportaré en los comentarios qué tal está yendo, pero puedo decir que últimamente y a los -2 grados que está haciendo en Berlín, mis viajes en bicicleta – ya que aún no hay nieve – están siendo severos con mis piernas. Veremos qué tal va eso con los Long Johns.

¿Y vosotros, lectores varones de Big in Finland, tenéis algún que otro par de Long Johns? ¿Qué opináis? Sé de buena tinta que el género femenino tiene este tema solucionado desde hace años con distintos tipos de medias y mallas, pero esto para mí es terreno inexplorado.