Finés residual

Esta mañana tardé 5 minutos en acordarme cómo se decía “yo soy” en finés (sí, al final me acordé: minä olen, por el ya famoso minä olen espanialainen espanjalainen). Todo me salía en alemán. En cuanto uno se pone con un idioma nuevo, olvida el que tenía a medio aprender. El finés, en mi caso.

(hoy el post no es más largo, acabo de volver de un fin de semana largo en Madrid y no me he podido sentar a escribir. Espero que mañana sí haya post largo)