El hotel Katajanokka de Helsinki

Finlandia es cada año un destino más turístico que el anterior. Si hace unos meses hablamos sobre hoteles con encanto en el norte de Finlandia, el punto más visitado del país quedaba sin su reseña: también tendríamos que hablar de hoteles en Helsinki, la capital.

Cuando mis padres me visitaron en mi año Erasmus hicimos un pequeño viaje, que empezó en Joensuu, pasó por una (estupenda) cabaña en el bosque al lado de un lago impresionante y acabó en el hotel Scandic Simonkenttä de Helsinki. Aunque dicho hotel estaba muy bien y tenía una posición inmejorable en cuanto a céntrico – al lado de la estación principal de Helsinki – , era como cualquier cualquier otro hotel.

El hotel que destaca en Helsinki, por especial, esl el Hotel Best Western Katajanokka. Construido en una antigua prisión, se encuentra en una pequeña península cerca de varias de las principales atracciones turísticas de Helsinki, como el mercado al aire libre (Kauppatori) y la Catedral de Uspenski. El edificio es alto, de inconfundible ladrillo oscuro, y la mayoría de las ventanas ya no tienen rejas.

La entrada principal del hotel Katajanokka en Helsinki
Sentencia: entre tres y cinco noches. Por negocios. Fuente.

Siempre que se habla de la población carcelaria se señala que, a diferencia del resto de los mortales, tienen la cama y la comida asegurada. Y bibliotecas, gimnasios, internet y muchas otras cosas que los demás nos pagamos de nuestro bolsillo. Ahora bien, el hotel-cárcel Helsinki tiene 4 estrellas y cuesta unos 240€ la noche: no está al alcance de cualquiera.

El pasillo del hotel Best western Katajanokka.
El pasillo para llegar a las celdas/habitaciones.. Fuente.

Entrando en la historia, la prisión de Katajanokka de Helsinki ha servido para contener a prisioneros que esperaban juicio o sentencia. Incluso el presidente finlandés, Risto Ryti estuvo, estuvo en esta cárcel durante el periodo de guerra. Su antigua celda es la única que conserva las rejas.

Construida en 1837, pasó de 12 celdas a 164 en 1888. La cárcel cerró en 2002 por no poseer instalaciones modernas, como por ejemplo retretes en las celdas. Best Western decidió renovar el edificio por su interesante historia, el hecho de ser temático y por lo sólido de la construcción. Al parecer, desde que se convirtió en hotel, algunas personas han pedido números de habitación concretos por haber tenido familiares encarcelados en ellas.

Celda del hotel.

Carcelero, ¿no ha visto que poner “no molestar”? Fuente.

Como se puede ver en las fotos, los pasillos no son como los de un hotel normal – largos y casi sin ventanas – los diferentes pisos son visibles y hay amplias ventanas en cada lado. Las escaleras dan también un toque especial. En cuanto al restaurante, este tiene paredes de ladrillo y una baja iluminación. Las sillas tienen cuero en la espalda y las mesas tienen un aire “duro” que recuerda a la una prisión real.

Otra vista de la fachada del edificio/hotel. O cárcel. O prisión.
Otra vista de la cárcel. Fuente.

En cuanto a las habitaciones nupciales, estas celebran la nueva “cadena perpetua”, ya que se encuentran en las celdas de “castigo”, dejadas tal y como estaban. Los paquetes temáticos incluyen la cadena con la bola, pegatinas de “culpable” y ropa de prisión. No obstante, y para la gente que haya estado realmente en la cárcel, la cadena de hoteles Best Western se ha esmerado en no intentar recordar a los visitantes dónde se encuentran de una manera excesiva, mientras que han buscado retener la historia del edificio.

No hay problema, el hotel Best Western Katajanokka es de puertas abiertas.
Calamaro decía en la canción Media Verónica “la vida es una cárcel con las puertas abiertas”. Como esta.
Fuente.

¿Vosotros lo tendríais como opción? Desde luego tiene su lado turístico y especial, pero esos precios no están al alcance de cualquiera y a la vez… ¿es tan importante ir a un hotel “temático”? Yo al menos iría a tomarme un café como curiosidad, desde luego. Y ya sabéis, si vais de turismo a Finlandia no os olvidéis de repasar los consejos para viajar a Finlandia.

Y, qué cosas, el equipo de baloncesto de joensuu también se llama Kataja; nombre que significa “Enebro”.