Categoria: Preparativos para viajar

Los preparativos para el viaje a Finlandia, ordenaditos.


Impresiones de un Erasmus preparando su regreso

De mi blog personal de aquellos días. De mi vida finlandesa. Mayo de 2006

Transición paulatina, despacio.

Como intentado facilitarme la adaptación al clima que me encontraré de vuelta en las tierras de Breogán, el cielo de Finlandia comenzó a llorar dos días atrás. El olor del asfalto caliente recién mojado por la lluvia o el de la hierba húmeda tras varias horas seguidas lloviendo, el cielo gris y el suelo brillante. El aire fresco metiéndose por debajo de la chaqueta o refrescándome los pies encajados en unas chancletas (me encanta esa palabra). La vegetación de nuevo verde y espléndida. Las gotas de agua en la cara y el aire húmedo que las lleva. Aún así no me siento como en casa. Falta mi gente sobre todo, pero no me siento en casa por más cosas: Puedo dejar la bici sin candar en medio de la calle un día entero y seguirá allí. En Pontevedra el hecho de andar en bicicleta me convierte en objeto de muchas miradas de señoras enfundadas en sus abrigos de piel, o de nacionalistas-comunistas-new age con coches de lujo a los que no les permito transitar con toda la comodidad que ellos creen merecer en las zonas peatonales en las que chulean sobre ruedas su poder adquisitivo o posturean sin ellas en las terrazas. Puedo ir a la universidad y hablar con un profesor de persona a persona, y no tengo que hacerlo de alumno-sumiso a profesor-todopoderoso. Al ir a hablar con él, puedo dejar en la entrada del edificio mi chaqueta -en las perchas instaladas a tal efecto- con mil quinientos euros dentro, que allí estarán, incluso dentro de dos semanas; a no ser que un español ande listo. ¡Eso es! Aquí si robas eres un ladrón, en España si lo haces eres el más listo. Puedo confiar en que todo el mundo se adaptará a las reglas, conscientes de que eso tiene como consecuencia una sociedad perfectamente estructurada en la que todo funciona, en la que los funcionarios son funcionarios (del verbo funcionar), y que, como dice Manuel Gallego, provoca envidia social en los foráneos que lleguen y que son siempre bien recibidos.
Pues con la luz grisacea que entra en mi habitación, y con la temperatura perfecta que siempre tenemos en el interior, me pondré a estudiar para el último examen que tengo que hacer en Finlandia el martes y os dejo hasta más ver

Gracias Santi por pensar en mí para participar. Bienhallados todos.



La palabra más importante en otro idioma

Encontré hace tiempo en Pons Asinorum una interesante reflexión sobre la palabra más importante que hay que conocer en los idiomas foráneos, ya sea la palabra más importante en inglés, francés, alemán, ruso o chino.

Según Rudiger Nehberg las diez palabras más importantes de un idioma desconocido son las diez cifras elementales. Claro está, él lo hace pensando más en tratar con una tribu del Amazonas que con un holandés o ruso.

También considera la opción que casi todos entendemos, puestos a elegir una única palabra, esta debe ser «gracias» o «por favor». Y es que lo más importante de todo es al final la educación, más que la necesidad de trasmitir información entre dos personas.

Pero me preguntaba hoy, ¿Cuál es la palabra escrita más importante? Esto es, la que más necesaria puede resultar en un país extranjero en que tal vez no puedas hacerte entender (de nuevo mejor pensar en Bután o Mongolia que en Dinamarca o Turquía).

Mi primera opinión era que, ante la simplicidad de una palabra, quizás la más práctica fuera la de «cerrado». Puedes pasarte horas en una parada de autobús esperando un transporte que nunca llegará, o perder la opción a entrar en un museo, o quedarte sin cenar.

Pero mi segunda opción me parece definitiva: es la única que puede salvarte la vida. Lo sorprendente es que esta palabra no suele venir en las guías elementales que acompañan los libros de viajes. La palabra es «caballeros» ( o «hombres» o «mujeres» o «señoras»).
Y es que en la mayoría de los lugares del mundo el entrar en el servicio del sexo opuesto por error puede acarrear serias consecuencias. Y lo cierto es que cuando se viaja al extranjero, con lo fácil que es tener una gastroenteritis, no siempre se tiene del tiempo suficiente para hacer una comprobación previa de si es la puerta de la derecha o la de la izquierda.

¿Cuál crees tú que es la palabra escrita más práctica del mundo cuando se desconocen todas las demás?

En un buen brete me pongo si me lo pregunto a mi mismo, la verdad. Creo que estoy de acuerdo en que una palabra muy importante hablada debe ser «gracias», pero creo que la más importante, e incluso la que salva la vida es «perdón». Sirve para interrumpir a alguien para que crea que le vas a hacer una petición de manera amistosa o para disculparte (y por cierto en alemán es entschuldigung, que no había quien se la aprendiera. Los finlandeses por su parte tienen anteeksi).

Sobre la palabra escrita, creo que «cerrado» no vale, ya que normalmente suele haber horarios escritos del tipo «9.00 – 15.00». Las iniciales de hombre y mujer valen para saber lo del cuarto de baño y no hace fata aprenderse la palabra completa. Muchas cosas también tienen iconos, por lo que no es necesario mucho vocabulario escrito para sobrevivir. ¿Vosotros tenéis alguna idea de cuál pudiera ser?

Entradas relacionadas



Guía visual para el Erasmus en Finlandia

O, el título del vídeo en cuestión «Guía para sobrevivir al Erasmus en Finlandia»

¿Incluiríais alguna situación más?

Bonus: Survivor – The eye of the tiger.mp3



El Kit Erasmus

Vía el blog de Finlandia en la Mochila descubro este vídeo de Vaya Semanita sobre lo que es irse de Erasmus.

En mi universidad no nos daban un kit parecido y nos mareaban con papeles y más papeles. A día de hoy todavía me acuerdo de la prueba de nivel de inglés, en el despacho de la coordinadora Erasmus: su inglés era simplemente un poco mejor que el mío. Eso sí, en Finlandia se aprende inglés. Por suerte para mi vida después de haberme ido de Erasmus, es algo que realmente no se paga con dinero.

En fin, si daban Kit Erasmus en mi universidad a mí no me lo dieron y seguramente lo mantenían como en secreto. Eso sí, el vídeo de aquí abajo rezuma espíritu erasmus por sus cuatro costados. ¡Yo quiero otro Erasmus!

Sea como sea, el vídeo de Vaya Semanita debería ser todo un clásico antes de irse de Erasmus por derecho propio. Si estuviera más cercano a la fecha a la que volví de mi Erasmus en Finlandia, me animaría a hacer mi propio vídeo sobre lo necesario del Kit Erasmus, pero centrado en Finlandia. Poniendo algunas cosas de verdad – como por ejemplo la ropa que llevar a Finlandia – y otras cuantas como la que pone en el vídeo: condones de españa (no os fiéis de los condones finlandeses…) y unas nociones básicas sobre la cerveza en Finlandia, sobre lo que es el Koskenkorva, y sobre lo típico de ligar en el Erasmus. Lo de la parte de las infidelidades en el Erasmus sería algo a enseñar a tu novio o novia, pero mejor no a ti.

Si has estado ya de Erasmus ¿coincide lo del vídeo con tu experiencia? Si no, ¿qué serán las tres cosas principales que esperas que tu Erasmus – en Finlandia o en otra parte – te aporte?