Categoria: Joensuu

Paisajes, ciudad, cosas de la ciudad de Joensuu, incluyendo su Universidad y el Erasmus.


Jugando a los bolos en Joensuu

Antes de irme Loulou y Sofie me pasaron unas cuantas fotos suyas (no, no solo en las que salgo yo ¿por qué todo el mundo pregunta eso?) y me he encontrado con unas fotos viejas de uno de los pasatiempos más manidos cuando no se sabe qué hacer un día de dirario por la noche y no hay ganas de fiesta o hay que madrugar al día siguiente: la bolera de Joensuu.

La bolera está en la calle Linnunlahdentie, torciendo a la derecha en Länsikatu a la altura del Science Park.
Para ir a la bolera es mejor olvidarse de fines de semana, pero casi siempre entre semana se encuentra sitio, y lo suyo es reservar por teléfono una pista.

El precio por hora es de 10 euros por hora para estudiantes y, por lo barato que es (muchísimo más que en España) vamos a menudo, al menos Bjarne y yo con alguna incorporación (para que nos salga más barato).
Los zapatos vienen incluidos en el precio aunque de vez en cuando cantan un poco, sobre todo los que tienen un número más normal como son los del 38 al 41.

Mis pantalones NO son de pijama

Bjarne siempre se lo toma muy en serio (su vena finlandesa competitiva) y los demás… bueno, más o menos, pero siempre se pasa un buen rato en la bolera. Una hora suele ser lo normal y da para por lo menos dos y si nos hemos dado prisa tres partidas.

El primer día que fuimos hice cinco plenos en dos horas y desde entonces creo que no he vuelto a hacer una marca por el estilo, aunque casi.
Mi nombre de bowling es… Jesus.

Ahí van algunas fotos:

Is the Jesus!
Haciendo de Jesús de El Gran Lebowski. Pero yo me parezco más a él.
Bjarne en todo caso haría del personaje de John Goodman

Rechaza imitaciones
Este es el auténtico Jesus. Rechaza imitaciones.

Concentración
Concentrado

Un día que nos acompañó Cris
Cris nos da una paliza a todos.

Loulou también es decente
Loulou lanzando

Eso es estilo, chatos.
¿Posando o no?

No te metas con Jesus.



Joulupukki (Papá Noel) inaugura la Navidad en Finlandia

O, como se llama en nuestro país, Papá Nöel; que, aunque viene del francés quedaría mucho mejor que la traducción española.

Cada año en Joensuu hay un día en el que se inaugura oficialmente la temporada de navidad: el 24 de noviembre, un mes antes de la llegada oficial de Joulupukki a todo el mundo.

Ese mismo día vine de pescar y comer con mis Finnish Friends y llegué a la plaza a la hora en la que se suponía que tenía que visitar Joensuu Joulupukki, además de encender todas las luces de la decoración de navidad del centro y lanzar algunos fuegos artificiales.
Según parecía y según me contaba Esther, sería el acontecimiento de las navidades, y la verdad es que podía ser cierto en el país cuna de Joulupukki, así que el Spanish Ghetto también fue para allá y quedamos en el centro.

Parece lluvia pero es nieve

Aunque había un poco de nieve por todas partes ya se agradecía que nevara copos gordos y no mucho frío para darle el ambiente navideño adecuado al asunto. Joulupukki llegaba tarde, y en vez de él había un coro de niños cantando.

Criaturas...

Mientras esperábamos dimos una vuelta por el City Market que habían instalado para la ocasión el susodicho mercado y vendían en él un poco de todo, aunque sobre todo caramelos para los niños. Volvimos a la plaza para ver cómo un hombre vestido de muñeco de nieve hacía como que bailaba y seguimos esperando los eventos.

En la plaza había más gente que nunca reunida en Joensuu, lo que nos parecía a todos extraño. Joensuu normalmente parece una ciudad desierta y la verdad es que a -10 grados uno puede llegar a comprenderlo. Su comportamiento era, sin embargo, bastante finlandés: no aplaudía casi nadie a los pobres niños del escenario y había también bastante silencio.

Un rato después apareció Joulupokki y la verdad es que fue un poco decepcionante: no llebava barba auténtica y parecía que llevaba una bata de navidad en vez de su traje. Le acompañaba una señorita con una bata más ajustada y, por suerte, esta vez sin barba.

Ho. Ho. Ho.

Después de que dijera «Hyvää Joulua» alguna que otra vez se encendieron las luces de navidad, pero a mí y a los demás españoles nos parecieron pocas. Creo que en Alcalá lo hacen mejor. Finalmente hubo cinco minutos de fuegos artificiales y Joulupukki dijo adiós a la gente hasta un mes después y todo el mundo nos fuimos de bares.

¿Decepcionante? Un poco. Pero sería por las expectativas.

De bares.



Pause

Hasta que no vuelva a Joensuu, o hasta que no me arreglen el ordenador no volveré a escribir en la página.

Se siente.

Pero mientras tanto pulsé sobre el enlace de la webcam de Joensuu que tiene Bea y cuando aquí todavía es de día a las cinco y cuarto de la tarde allí ya llevan más de dos horas de noche.

Se hace todo muy raro.



En el Gligglin Marlin

Acabo de llegar de una noche de fiesta por ahí.

El Gligglin Marlin tiene entrada gratuita todos los domingos y además la pinta de basura (cerveza) está a dos euros, con lo que normalmente se organizan por allí buenas fiestas, más ahora que la gente toma conciencia de que se va… 🙁

Aun así tuvimos, aparte de una nevada de diez centímetros desde que entramos hasta que salimos, un buen rato por allí.

Ahí van algunas fotos.

Amichiiii!!!!

Vaya cara, Beyoncé

Clarita

No me jodas! Es el erasmus trio!

Adoro a esta mujer

Señoritas

No esta posando.

More señoritas

Florian, Bjarne y Loulou

Tampoco está posando

Esta con Carlson, nenes.

Lo más divertido es que, cuando salimos de fiesta y nieva, lo tradicional después es una guerra de bolas de nieve que puede durar hasta media hora, como la de hoy. Y después a estrenar caminos nevados con 10 cm de lo dicho. Y borrachos.

Awesome.