Categoria: Joensuu

Paisajes, ciudad, cosas de la ciudad de Joensuu, incluyendo su Universidad y el Erasmus.


Más frío en Finlandia…

Se dice que cuando no hay nada de que hablar se habla del tiempo. Pero cuando hace frío en Finlandia es imposible no hablar de ello.

En mi caso no sería totalmente cierto: tengo un montón de artículos en la recámara del blog y mil fotos para poner, pero la cosa se demora por culpa de mi examen de mañana y de que el resto del tiempo prefiero leer en internet que escribir en internet.

Pero lo de hoy, amigos, es noticia. A la salida de la biblioteca del Carelia noté que hacía un poco de frío de más, y por eso me fui rápidamente a comprarme las manoplas de cuero que tanto tiempo pensé en comprarme para volver tranquilamente a casa. Pero de tranquilamente nada.

Los quince-veinte minutos que hay entre el Carelia y Latolankatu han sido un infierno congelado. Menos diez es la temperatura que pone en Tutiempo, menos ocho mi terraza y seis bajo cero lo que pone en el Market Square, pero me creo más la de tu tiempo porque no sé dónde está tomada la temperatura, porque mi casa estando en un segundo estará más caliente(el calor sube, el frío baja) y el edificio del Carelicum en el centro está aún más alto.

La cosa es que se me han helado los dedos gordos, los pies y las piernas. Empieza a tener gracia esto de Finlandia…

El parte meteorológico de hoy anuncia …



Sol tras muchos días nublados en Joensuu

Como dije antes, aquí van las fotos de ese sol que tanto echaba yo de menos. Hace tiempo que no lo veo, pero creo que, para tener menos de seis horas de luz, no se levanta ni un palmo del horizonte, con lo que si tenemos suerte y nada que hacer podemos tener un atardecer que dure todo el día.

Bueno, me dejo de enrollar, allá van las fotos

La fábrica tiene esos colores por la tarde
La fábrica al atardecer. Contaminación artística.

No hay huevos a usarlas.
Parece que hasta primavera nadie tocará esas barcas. Fijaros que los colores son todos alegres.

No sé que demonios es, pero queda de bien en las fotos...
Aún no sé que demonios es esto, pero cada vez que voy al río acabo ahí. Creo que es para la sauna.

Resquebrajándose.
Hay que tener cuidado con pisar el río cuando está helado. En la foto se resquebraja a mis pies.

Pasándomelo en grande. Y simplemente porque hay sol.
Simplemente por que luzca el sol ya se pone uno alegre, de lo poco que se le ve.

Árbol.
Porque el árbol quedaba bien.

Así si que da gusto vivir aquí.
Así sí que mola vivir en Joensuu.

Poco más, salvo que Miguel también ha colgado las suyas y hay algunas muy muy buenas, pasaros a vuestra discrección.



Empiezan los días a bajo cero

Joder...

La verdad es que después de todo no se está tan mal. Si vas a estar un rato en la calle, diez minutos o así, puedes bajar en jersey y sin guantes ni gorro y sentirte genial.
La semana pasada con tres grados se pasó tan mal como en España con los mismos, pero ahora se está extrañamente bien. Debe ser que con menos ocho ya no queda humedad que valga, porque toda está congelada.

En otro orden de cosas, hoy, por primera vez en un mes se ha despejado totalmente el cielo y me he puesto ciego a hacer fotos. Como todos los españoles.

En el río bajaban trozos de hielo de 30×30 metros y diez metros de orilla eran hielo puro donde se podía caminar por encima. Además cuando las placas de hielo que arrastraba la corriente colisionaban con la orilla se epezaban a montar una sobre otra o a romperse y hacía un sonido impresionante.

Las fotos las pondré más tarde.



Deserciones

Esta noche, la verdad, es que no me esperaba la reacción tan efusiva que ha tenido Maciek (Magic, se pronuncia) conmigo.

Llevamos tiempo hablando la gente que nos vamos a quedar aquí todo el año de lo raro que será estar aquí sin tanta gente a la que has llegado a apreciar de verdad o simplemente a querer. Colegas y amigos se irán y nosotros seguiremos estando aquí. Es una pena, la verdad.

Por eso, por no pensar demasiado en ello hasta que llega el momento de darse de bruces con el problema es por lo que me ha chocado tanto que Maciek me abrazara de la forma en lo que lo ha hecho y me ha dicho varias veces (con esa manera que sólo los auténticos borrachos saben decir: con todo el corazón) que tenía que ir a Polonia, a Varsovia, cuanto antes posible para ir a visitarles y que me quería (amigablemente, aunque no haga falta decirlo).
Y lo peor es que Maciek es solo el primero; y el hecho de que despues de todo no nos conocíamos tanto y nos ha costado tanto despedirnos, y de que voy a tener que despedirme así de mucha gente se me hace un poco cuesta arriba.
Al menos tengo un par de días más para disfrutar de su compañía y alguno más para disfrutar de la de los demás. Menos es nada.

La verdad es que estas cosas muestras de cariño me llegan. Mucho.

Allá va una foto de la primera fiesta:
Que tiempos...
De izquierda a derecha: Lucash, Maciek, Florian, Miguel, Michel y yo.
Lucash me da un poco igual, Maciek y Florian se nos van y Miguel Michel y yo nos quedamos.
A ver que sale del segundo cuatrimestre,