Qué ver en Varna, Bulgaria, en dos días

Además de ir bastante a la playa (la de Rappongi, la que recomiendan los locales) también hay muchas cosas que hacer por la ciudad y alrededores. En este post te damos algunas recomendaciones que hacer por Varna.

El Monasterio de Aladzha

Una que teníamos muchas ganas de hacer fue la que hicimos la primera mañana: el monasterio de Aladzha (Mapa; Web), a las afueras de Varna.

Declarado como Monumento Histórico Nacional en 1912, este monasterio excavado en la roca fue usado por monjes ermitaños durante los siglos XII y XIV. Los habitáculos de dicho monasterio tenía dos plantas, y están excavados a casi de 40 metros de altura, siendo uno de los pocos hábitats excavados en roca que se parecían arquitectónicamente a monasterios construidos con materiales de construcción comunes.

El monasterio comprende la iglesia, las celdas, el refectorio y la cocina, un pequeño cementerio, la cripta y la pequeña granja que servía para proveer a los monjes de avituallamiento. Hay evidencias arqueológicas de que las catacumbas estuvieron habitadas durante la primera era cristiana (siglos V y VI).

Tras la caída de Bulgaria a manos de los Otomanos a finales del siglo XIV, el monasterio de Aladzha empezó su declive, y fue completamente olvidado en el siglo XVI. Además, un cataclismo natural en la edad media resultó en el colapso de toda la fachada frontal de roca.

Monasterio de Aladzha
A punto de subir al monasterio.
Visitando el monasterio por dentro.
¿Es es John Wick/Keanu Reeves enterrando calaveras en una de las ilustraciones?

¿Cómo llegar?

La mejor manera es con un taxi (la compañía que los locales recomiendan como confiable es Omega) o coche privado, ya que de esta manera se puede ir a las horas que uno quiera.  Si favoreces el transporte público, sin embargo, puedes tomar el autobús 29 desde la estación de tren o junto a la Catedral de Varna a las 7:55 y 17:50, y tomar el que te venga mejor de vuelta desde allí (de nuevo, solo dos).

La entrada cuesta unos 5 levas búlgaros, aunque si tienes la Varna City Card – de la que te hablamos en el post anterior – dicha entrada al monasterio es gratis.

Alrededor del monasterio hay un parque natural, por el que puedes caminar tranquilamente, como hicimos nosotros.

Comiendo en Varna: La Casa Al Mare

Para comer a la vuelta a la ciudad del monasterio nos fuimos al paseo marítimo de Varna, y nos paramos en La Casa Al Mare (Mapa).

Postre búlgaro
Esto está buenísimo.

Este acogedor y familiar restaurante de cocina Italiana nos ganó por su terraza, que durante el caluroso día de playa que hacía tenía una buena sombra y espacio para comer. Tiene una carta amplia con pescados – siempre buena opción cuando se está , y además tiene descuento para los poseedores de la Varna City Card, como teníamos nosotros.

La ensalada y la carne estuvieron bastante buenas, pero lo que más me ganó fue el postre a la hora del café: una generosísima porción de tarta que nos proveyó de energía para toda la tarde. 

Puedes verlo todo en esta galería de instagram.

Termas romanas de Varna

Dentro de la ciudad quizá lo más famoso son las termas de Odessos (Mapa, Web), del siglo II después de Cristo: un gran complejo de baños públicos romanos del cual pueden visitarse sus ruinas.

Con unos impresionantes 7000 metros cuadrados son por tamaño los cuartos baños públicos descubiertos en las provincias europeas del Imperio Romano. Durante la crisis del imperio, poco después de la finalización de su construcción la ciudad no pudo mantenerlas operativas por su alto coste, y fueron abandonadas. Grandes partes de los materiales con las que fueron construidos fueron integrados en otras construcciones, incluyendo las pequeñas termas de Odessos, mucho más modestas en tamaño, del siglo IV D.C.

Las termas aún funcionan hoy como escenario.

La entrada cuesta 4 levs, aunque si tienes la Varna City Card está incluído.

Museo Naval de Varna

Como comentamos en el post anterior, Varna es la principal ciudad Búlgara en el Mar Negro, lo que quiere decir por supuesto que tiene uno de los mayores puertos de la zona y que el mar es importante para ella.

Por eso, tras las termas nos bajamos al Museo Naval Museo (Mapa; Web ) de la ciudad, para aprender un poco más sobre ello.

El museo está en un edificio con dos plantas (y media), con distintos temas  dependiendo de cada planta. En la inferior – la media – tenemos una pintoresca escena de submarinismo, por ejemplo. En la primera planta se puede conocer más sobre la navegación en el Mar Negro y los antiguos navegantes búlgaros en ella. En la planta superior podemos ver más sobre el último siglo de navegación búlgara en dicho mar, con por ejemplo la participación del país durante los conflictos principales del siglo XX.  

Algunas cosas que ver son, la instalación del puente de un cañonero del siglo XVIII y los artilugios de un faro (que a mí me interesaron bastante). Igualmente, hay abierta ahora una exposición de tiras cómicas marítimas, que durará unos meses y que también vale la pena visitar.

El precio de la entrada al museo es bastante modesta (y gratis para quien tenga la Varna City Card), un par de levs.

Un paseo por barco por la costa de Varna: el barco pirata Pinta Varna

Aunque hay viajes del Pinta Varna (web , mapa ) – un barco turístico que da una vuelta por la costa de Varna para verla desde el mar – nosotros tomamos el último viaje del día: el del atardecer.

El Pinta Varna es un barco decorado a lo pirata que ofrece un tour de unos 90 minutos mientras se pone el sol.. Ofrece snacks y bebidas a bordo (para adultos, pero también para niños, siendo un buen plan para hacer con la familia), con lo que uno puede llegar a puerto bastante “contento”, lo cual es siempre buena cosa. Nosotros, al menos, lo pasamos muy bien.

Por las fotos que he podido ver, los tours durante el día pueden ser más largos y contener una “batalla de cañones de agua” con otro barco, lo que suena bastante divertido si viajas con amigos. Échale un vistazo a los horarios en el puerto o en su web.

El centro peatonal de Varna y el parque Primorski

El centro de Varna es muy pintoresco, con calles peatonales con cafés, restaurantes y tiendas que dejan bastante espacio para respirar. 

La zona peatonal empieza desde el sur de la famosa Catedral de Varna, y dicha zona se extiende hasta el parque Primorski: es una zona muy amplia en la que da gusto pasearse y quedarse. Tal como te contamos en nuestro post anterior, es donde nos alojamos y la verdad es que es un estupendo centro neurálgico para pasar unos días: hay cafés, bares y restaurantes para todos los gustos.

La Catedral de Varna.

Está conectada con el Parque Primorski (Mapa), un gran parque paralelo a la costa donde hacer hay todo tipo de cosas: delfinario, museos, mini-golf, mercadillo, obstáculos para skaters, vías de bicis, estatuas… O simplemente para caminar, claro, con vistas al mar.

Las playas recomendadas de Varna

En la propia ciudad la mejor playa es la de Rappongi. Está un poco lejos del centro peatonal, pero es la mejor zona de playa (la que eligen los locales, por estar más lejos del puerto). Nosotros fuimos a ésta mayormente durante los días que estuvimos.

Si lo que prefieres es salir de la ciudad, relativamente cerca (y bien conectado) tienes el resort al que va la muchachada a pasárselo bien: las Golden Sands. Una especie de Magaluf búlgaro. Para ir a dicho lugar puedes tomar desde el centro peatonal o desde la catedral los buses 409 (el del aeropuerto, pero en la otra dirección). Hay uno cada 15 minutos más o menos, así que no te tocará esperar demasiado.

Comiendo algo en la playa de Rappongi.

Si te van las buenas playas – y a quién no -, pero quizá Golden Sands es mucha fiesta y prefieres algo más tranquilo, la playa de San Konstantin y Helena (mapa) es la tuya. Puedes llegar también con el bus 409 pero te deja un poco lejos del mar. El bus 31A también hace lo mismo, y entra por el pueblo.

Finalmente, la playa de Kabakum (mapa) es otra que nos recomendaron los locales también, con buena calidad del agua. De nuevo, el bus 409 en dirección contraria al aeropuerto te llevará, siendo la mejor parada “Journalist” or “Free University”, aunque está un poco más lejos que la anterior.

¡Y estas fueron las cosas que te podemos recomendar! Si has visitado alguno de estos sitios, ¿qué te parecieron a ti? ¿Cuál te gustaría más visitar si no?