Etiquetas: Budapest

Cosas que no perderse en Budapest (3)

Este es el último post de la serie sobre nuestro fin de semana largo en Budapest. Es el día que mejor tiempo nos hizo y lo aprovechamos todo lo que pudimos viendo los grandes monumentos y edificios de la ciudad que nos quedaban. Puedes leer también la primera parte y la segunda de esta serie.

Budapest con sol y calor: nuestro tercer día

Nuestro último día en Budapest nos pusimos en marcha para poder hacer check-out y aprovechar el sol que había sido esquivo hasta el momento en la ciudad.

Nuestro tren-cama salía por la noche, así que había que recoger todo en el AirBnB y dejar las maletas en las taquillas de estación de tren (fácil y muy espaciosas) para poder ir por la ciudad sin cargar mucho. Nos hubiera gustado ir al tour gratuito que incluía la Budapest Card en la zona de Buda, pero no nos dio tiempo a llegar.

Tras esos “deberes” nos fuimos directos al Mercado de la ciudad, al sur de Pest (dirección: Vámház krt. 1-3. Mapa ). Nos habían recomendado encarecidamente el Lángos – un pan frito al momento sobre el cual echan los ingredientes que quieras y una montaña de queso, y que es un buen bocado para llenarte de energía por la ciudad.

Si quieres saber más, echa un vistazo a nuestro post sobre donde comer en Budapest.

El mercado estaba lleno hasta los topes y era difícil pasar, pero supimos que todo estaría muy bueno cuando vimos una cola de 15 minutos para tener nuestro Lángos. Además de comida, claro, había puestos de casi todo: telas, bolsos, zapatos, carne, pescado, suvenirs….

El Mercado desde la segunda planta.

Una vez llenos, nos dirigimos de nuevo a Buda, a ver lo que nos quedaba.

La estatua de la Libertad

Construida por los Comunistas en 1947  para conmemorar su conquista a los Nazis, preside una colina al sur del castillo de Buda y el resto de los monumentos de la zona, en el puente al otro lado del mercado.

Si hay una manera de llegar a la ella, en la cima de la colina Gellért, que no sea andando no la encontramos. Es una buena caminata hacia arriba, así que también es comprensible que muchos prefieran no subir.

En la cima se puede ver la estatua con una hoja de Palmera, y otras más en la base, como la de un hombre que aplasta a una serpiente de tres cabezas con una roca.

Estatua de la Libertad de Budapest.
Estatua en la base.

La vista desde allí del Danubio y de toda la ciudad es bastante buena, y hay muchos puestos de suvenires. Bajar la colina es, claro, tampoco rápido. Nosotros la bajamos para seguir por Buda.

Halászbástya, o «Bastión de los Pescadores»

Cogimos un tranvía para seguir hasta nuestro destino: la colina del castillo real de Buda, al sur del castillo.

Es un romántico lugar lleno de edificios emblemático, como la gótica Iglesia de Matías, la estatua a San Esteban y la terraza del Bastión de los pescadores (de cerca del 1900, y cuyo nombre viene de los pescadores que tenían la responsabilidad de defender esas murallas durante la Edad media).

Iglesia de Matías.
El Rey Esteban y el bastión al fondo.

Todo el conjunto arquitectónico tiene también casas medievales, barrocas y neoclásicas, lo que hace un placer pasear por sus calles y esto puede tomar un buen rato si se quiere uno adentrar bien en la zona.

Es una zona que bulle con turistas, pero sin ser demasiado ahogante.

Hay varios minibuses para moverse por allí, si uno está cansado, y un autobús con dos paradas que baja la colina hasta la boca de metro junto al Danubio, donde ya podíamos ver nuestra última parada.

El Parlamento de Hungría

Si hay un edificio emblemático de la ciudad de Budapest, éste es el Parlamento de Hungría.

Justo en la orilla del Danubio en el lado Pest de la ciudad, es el mayor edificio de Hungría. De estilo neogótico, fue inaugurado por primera vez en 1902.

El Parlamento, desde la orilla de Buda, antes de coger el Metro.

Nosotros llegamos directamente con el metro al lado sur de la plaza donde está situado, con la línea 2. La fantástica fachada tiene las estatuas de líderes y dirigentes de Hungría y Transilvania, así como generales y otros militares importantes en la historia del país.

El conjunto, incluyendo la plaza, está flanqueado también por varias estatuas. Rodeamos el parlamento disfrutando de su arquitectura y de las muchas estatuas a su alrededor.

En la plaza del Parlamento.
Estatuas al norte del Parlamento.

Tras verlo, era hora de despedirnos de la ciudad y tomar el tren cama, con la sensación de que pasamos muy buenos días en Budapest, y con ganas de visitarlo de nuevo.

Así nos despedimos de nuestro primer post sobre viajes no nórdicos. Espero que haya gustado tanto como los de Finlandia. ¿Qué parte te ha gustado más? ¿Qué sitio, nórdico o no, te gustaría que te contásemos después?



Qué hacer en Budapest en pocos días (2)

Esta es la continuación del primer post sobre lo que hicimos en Budapest en nuestro fin de semana largo de 3 días. En este segundo día estuvimos entre las dos partes de la ciudad divididas por el Danubio. Buda y Pest, y estas son nuestras recomendaciones de qué hacer en Budapest.

Buda y Pest, las dos partes de la ciudad.
Así se ve en el metro. Buda y Pest.

Qué hacer en Budapest con sol y nubes: el segundo día

El segundo día nos levantamos para ir al tour andando por Pest, que empezaba en la Basílica de San Esteban.

Fuimos un rato con ellos y aprendimos varias cosas de la ciudad y el país, como que a Hungría le encanta ser conquistada, y la historia del puente de las Cadenas), el mayor puente de su época: se creía imposible hacer un puente sobre un río tan grande como el Danubio de modo que el afamado arquitecto William Tierney Clark que también hizo el puente de Londres regaló los planos… aunque al final sí encontraron la manera. Orgullosos, los húngaros tuvieron el puente más largo del mundo durante… pocos meses.

Puente de las cadenas
El Puente de las Cadenas.

En el centro, en la calle frente a la basílica y que da al puente, está la simpática estatua de un policía exitosamente mujeriego del siglo XIX (si le tocas la nariz, el bigote y la barriga, se te pega un poco del atractivo y su suerte en el terreno sensual– dicen). Le llaman cariñosamente «Uncle Charlie«.

Uncle Charlie en Budapest
Las partes brillantes revelan que sí: le han tocado.

El Castillo de Buda

De ahí cruzamos el famoso puente hasta subir al castillo de buda. El funicular está incluído en la Budapest Card, pero puedes ir andando también.

Castillo de Buda: cosa importante que hacer en Budapest
El Castillo de Buda desde el puente de las cadenas.
Castillo de Buda
Entrada al castillo de Buda.

Recorrimos el imponente castillo en lo alto de la colina, hasta que nos dio la hora de comer, por los patios interiores y por fuera. Aunque también podíamos pasar gratuitamente a ver la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest dentro del castillo con la Budapest Card (de la que hablamos en el primer post) teníamos hambre y nos fuimos al Vak Vakjú a comer (ver post sobre dónde comer en Budapest) y nos tomamos luego un café por la ciudad.

Paseando por Buda
El Parlamento desde el castillo.

El Castillo de Buda tamién tiene un laberinto subterráneo natural, que el tiempo y el agua caliente ha ido oradando durante siglos en las piedras. Son 1.200 metros de Laberinto con pinturas, estatuas, y celdas (ya que ha tenido distintos usos durante toda su historia).

La Basílica de San Esteban

Tras la comida, y como estábamos cerca, nos adentramos por fin a la basílica de San Esteban. Nos adentramos a ver el arte y el espacio interior, por supuesto, pero también la reliquia del Rey Húngaro San Esteban I que reinó entre el 1000 y el 1038: su mano momificada perfectamente conservada. Cuentan que, cuando los húngaros tuvieron que abrir la tumba para mover el cadáver, todo el cadáver se había convertido en huesos excepto esta mano. Desde entonces, la mano ha sido mostrada y venerada como reliquia.

La mano reposa en esta urna.

También subimos a la cúpula para ver la ciudad desde arriba. Tras bastantes escaleras  llegamos a una vista fantástica de la ciudad, donde nos quedamos un buen rato observando e identificando desde arriba todas las atracciones de la ciudad.

Cúpula de la basílica de San Esteban
Qué hacer en Budapest? Subir a la basílica.

Paso en barco por el Danubio

Esos días que visitamos la ciudad, el Danubio estaba tan alto que los locales estaban preocupados: la última inundación de la ciudad fue hace más de un siglo, y no tenían ganas de repetirlo. También había habido un accidente de barco en el Danubio el día anterior a que llegáramos (más tarde nos encontraríamos a la delegación de Corea del Sur visitando el lugar), así que con esos presagios decidimos embarcarnos nosotros también. Qué demonios.

Paseo en Barco es algo que hacer en Budapest
En el Barco Duna-Corso.

Tomamos el barco Duna-Corso, que tenía un trayecto de 1 hora desde el muelle 5 (mapa). Hay varios barcos con distintos horarios, cosas que incluye, longitud del trayecto y precios (también con descuento con la Budpest Card), pero nos decidimos por el primero que iba a salir, que fue este.

El trayecto pasa junto a los más insignes edificios de la ciudad, desde el Parlamento de Hungría hasta más allá de la estatua de la victoria soviética y los otros baños termales del sur de Buda, con una cerveza incluida en la mano.

La isla Margarita: el parque central de la ciudad

Tras el paseo en barco cogimos el transporte de vuelta al distrito XIII para visitar la isla en medio del puente, la isla Margarita, llamada así en honor de la princesa Santa Margarita, la hija del rey Béla IV. Si te preguntas qué hacer en Budapest que sea relajante – además de los Spas – esta es una buena idea.

Isla Margarita.
Paseando por el parque de la Isla Margarita.

Fuimos pasando por la larguísima isla de dos kilómetros, dedicada a diferentes áreas de esparcimiento: mini-zoo, parque, lugar de entrenamiento, sitios para cenar y tomar algo, una fuente con música, luz y varios programas de chorros de agua y mucho más que no vimos para descansar antes de salir a cenar y a tomar algo.

Unos Palinkas para despedir la noche y a la cama. Puedes seguir leyendo la tercera y última parte de la serie.



Qué ver en Budapest en un fin de semana (1)

Budapest, la ciudad del Danubio, es una ciudad fantástica para ver y se puede pasar uno una semana tranquilamente viendo todo lo que hay que ver. Si quieres saber qué ver en Budapest, este y los próximos posts son para ti.

Qué ver en Budapest si te llueve (nuestro primer día)

Nosotros fuimos en plena ola de calor a finales de Mayo… excepto el primer día, que llegamos con plena llovizna y fresquete.

¿Y qué hacer entonces? Meterse dentro de más agua. Nos fuimos directos al los baños termales de Lukács, por dos razones: estaban más cerca de nuestro AirBNB (ver: ¿dónde dormir en Budapest?) y además cuya entrada estaba incluído en nuestra Budapest Card (además del transporte para llevarnos allí, claro. Ver el primer post de la serie sobre detalles de la Budapest Card, que puedes adquirir aquí si quieres).

Aguas termales del balneario Lukácks
El balneario Lukácks

El Balneario Lukács

Un picueto balneario en la zona opuesta del Danubio que la zona XIII, al que puedes llegar por el puente que conecta también con la isla Margarita. No es quizá el más grande, pero se puede pasar un buen rato relajado en él. Ésta es su dirección: Frankel Leó út 25-29. Mapa.

Qué ver en Budapest: Lukacs
Piscina térmica central.

La atracción principal es la piscina externa central, en la planta más baja. En ella pudimos pasar un rato caliente mientras llovía. Muchos chorros diferentes de agua termal te relajarán. Tiene también bastantes Saunas y baños turcos para que encuentres tu balance perfecto entre calor y humedad y pasar un buen rato. Fuera de las saunas hay duchas, claro, e incluso un gran recipiente con hielo.

También hay dos piscinas bastante grandes de agua fresca para refrescar y nadar (no seas como nosotros y te olvides de un gorro de piscina si vas a bañarte, aunque se puede adquirir ahí, así como alquilar toallas).  Nos quedamos hasta las 15h disfrutando.

Piscina del balneario Lukacs

Los otros balnearios de la ciudad, a los que no fuimos, son el Gellért fürdö y el que recomienda mi amigo Húngaro además de Lukács, el Széchenyi fürdö.

El centro de Pest: tours andando y la Basílica de San Esteban

La basílica de San Esteban es el lugar donde empezar cualquier día que se precie en Budapest.

Nosotros fuimos este primer día por la tarde para empezar y nos encontramos con Jordan Peterson dando una charla gratuita en vivo– como parte del evento anual del Brain Bar de Budapest – a punto de empezar, así que nos quedamos a verla. Tuvo suerte y paró de llover justo antes de empezar. Su entrevistador no era muy bueno, pero las ideas son siempre interesantes de escuchar. Cuando acabó era algo tarde y dejamos el subir a la basílica para otro rato.

Jordan Peterson en Budapest
Jordan Peterson frente a la basílica de San Esteban.

Hay tours gratuitos (con donación, claro), que empiezan  allí todos los días, así como el tour por Pest que incluye la Budapest Card todas las mañanas.

Basílica de San Esteban
La calle que lleva a la basílica de San Esteban.

Tomando algo y cenando por Pest

Desde la basílica nos entró algo de sed y nos fuimos a la Gozsdu Courtyard (ver el post anterior de la serie: dónde comer en Budapest) a buscar algo de beber y cenar. Nos encontramos en un pub local frente a un patio con música Jazz en directo y ahí nos quedamos tomando unas cervezas. Cenamos algo cerca del apartamento y caímos rendidos. Un buen día.

Actualización: Sigue leyendo la segunda parte



¿Dónde dormir, comer y tomar algo en Budapest? 7 recomendaciones

Tras el post anterior, donde te contamos cómo llegamos a Budapest y te recomendamos la tarjeta de la ciudad para moverse, en este post te daremos algunos datos prácticos sobre Budapest: donde comer y dónde dormir.

El post será una mezcla de lo que hicimos nosotros y de recomendaciones de un Húngaro nacido y crecido en Budapest (y que tras un periplo fuera, volvió a vivir all, antiguo compañero de trabajo y que se conoce la ciudad a dedo.

Calle en  Budapest.
Por las calles de Budapest

Budapest: donde dormir

Antes de irnos a Budapest pedimos recomendaciones y nuestro amigo nos dijo que los distritos 7, 5 u 8 son buenos para AirBnB, la opción que elegimos para quedarnos. Si buscas en Budapest donde dormir, si aún no tienes cuenta en AirBnB y te parece una opción, te dejo mi enlace. Con él te dan 25€ de descuento en tu primera estancia.

Al final nos decantamos por uno en el distrito XIII (en Pest), ya que estaba a tiro de piedra del Parlamento, quizá el edificio más emblemático de Budapest, y al lado de uno de los puentes que lleva a Buda (la zona donde está el castillo de Buda y el Bastión del Pescador) uno de los sitios más monumentales de la ciudad.

Barrios de Budapest donde dormir
Buda y Pest, las dos partes de la ciudad, y los distritos.

Budapest: donde comer

Si quieres probar la cocina húngara, lo más típico es el Lángos. Son unas tortas de pan fritas a las que se le echa por encima crema agria, los ingredientes que quieras, y se le pone por encima una montaña de queso rayado que las hace deliciosas. Las hacen al momento, así que la masa del pan está todavía caliente. ¡Fantástico!

El mejor sitio para tomarlas es en la seguna planta del mercado. Ésta es su dirección (Calle Vámház krt. 1-3. Mapa. ), y cuidado que cierran pronto. Mejor para comer que para cenar.

Un buen restaurante húngaro en el que estuvimos – y que también vino recomendado – fue el Vak Varjú (mapa).

Suele estar lleno (aunque hay varios por la ciudad), así que es mejor ir a las horas de comer “españolas” para que haya un sitio o intentar reservar (nosotros fuimos sin reserva).

El hígado de pato estuvo estupendo, y aunque el vino de cereza/fresa es una de sus especialidades, nosotros preferimos una cerveza local.

El Patio Gozsdu
El Patio Gozsdu

También me gustó el toque del baño de caballeros: una bolsa de boxeo, junto la icónica imagen de Alí VS Liston. Lavarse las manos antes, por favor 😉

 Por supuesto, échale un vistazo a los lugares que te darán un descuento con la Tarjeta Budapest, para sacarle mejor partido.

En general me pareció que los restaurantes de Budapest a los que fuimos daban buenas raciones y no tenían un mal precio. Los no mencionados aquí eran lo que nos encontramos cuando teníamos hambre, así que no son húngaros per se.

Para el postre, las cosas más Húngaras  son los “retés”, que son una especie de Strudel húngaro (también se estilan mucho con los schnitzel, por cierto. Mucha influencia germana). Los Kremés también están muy ricos.

Budapest: dónde tomar algo, beber y salir

En el centro de Pest (que Buda es más residencial y monumental), al suroeste de la basílica de San Esteban, hay una zona de patios de edificios interconectados que está llena de bares y muy buen ambiente por las tardes para cenar o para tomar algo.

Es el Gozsdu Courtyard y lo puedes encontrar aquí en el mapa. Si te apetece salir allí mismo, en el Kolor bar (que también tiene una pista de baile) se puede fiestear).

Gozsdu en Budapest
Restaurantes en el Patio Gozsdu

Justo al lado del Gozsdu Coutyard tienes también la calle Kazinczy que también está llena de bares. Algunos sitios molones por ahí son el Szimpla Kert o el Instant.

Szimpla Kert en Budapest
El Szimpla Kert.

Si después de tanta visita por los lugares chulos de Budapest tienes aún energía para salir, éstos son las discotecas recomendadas por los locales:

  • Ötkert
  • Doboz
  • Trafiq
  • Corvinteto (con una vista fantástica de la ciudad)
  • Úrimuri
  • Morrison’s 2, el cual es algo mainstream pero también es bastante divertido.

¡Ah! Y la bebida que tomar es el Pálinka: una especie de aguardientie Húngaro y bebida “oficial” del país. La mejor marca es Rézangyal, aunque hay muchísimas. Hay algunas de sabores, si no os gusta beber tan fuerte (lo suyo es tomarse el Pálinka a chupitos) busca el Fütyülös.