Categoria: Joensuu

Paisajes, ciudad, cosas de la ciudad de Joensuu, incluyendo su Universidad y el Erasmus.


Erasmus 2.0

Hace unos días estuve hablando con Alberto (también ex-erasmus de Finlandia y ahora en Alemania también) y le contaba que andaba contestando un e-mail de una futura erasmus en Joensuu. «Incluso irse de erasmus no es lo mismo que antes… ya sabes todo lo que te va a pasar…», fue lo que me dijo. ¿Erasmus 2.0?

Y bien es cierto. Yo en su momento, y fue uno de los primeros posts que puse en Big in Finland, también busqué referencias en Internet de lo que era irse de Erasmus a Finlandia y concretamente a Joensuu (el hilo principal de el primer año este blog). Suerte tuve de que no hubiera mucha información: así simplemente tuve que ir y verlo y vivirlo. Lo único que había en su día eran pequeños escritos con las experiencias de otros alumnos dando consejos básicos en la web de la universidad (este es el report en PDF que escribí yo en su día).

La cuestión es que a día de hoy esa falta de información está más que superada, con lo que hay una especie de Erasmus 2.0. Los 400 vídeos de youtube o las 4500 fotos de flickr que tienen las etiquetas «erasmus finland» son un documento gráfico impresionante y variado de las futuras experiencias que se vivirán. Y aún más y más diferentes si se busca mejor.

Ya sé que nadie obliga a verlos ni a leers blogs sobre ello, pero prácticamente es inevitable. La pregunta que me surge a mí al respecto es ¿estamos un poco matando parte de la experiencia Erasmus, si la gente ha visto lo que es y lo ha leído todo sobre ello?

Un cartel con el nombre de Joensuu, mi ciudad de Erasmus

P.D. Ni los juegos malabrares con el presupuesto serán parte del Erasmus futuro. Suben las becas una pasada, si lo comparamos con lo que nos dieron a nosotros.



El porcentaje de homicidios en Laponia, mayor que en África Central

Ya conocíamos que el nivel de suicidios de Finlandia era preocupantemente alto, así como su nivel de violencia de género y los grandes problemas con el alcoholismo. Tras el tiroteo de Tuusula, a imagen y semejanza de los que ocurren en EEUU, los periódicos finlandeses se han hecho eco de otras estadísticas que tampoco dejan en buen lugar a los finlandeses.

El título de este post es el de este artículo del helsingin sanomat. Y más o menos dice así:

Finlandia tiene cuatro regiones donde la tasa de homicidio per cápita es la mayor del país: Laponia en el norte, Karelia del Norte y Kainuu en el este y Päijät-Häme en el sur. En cuanto a ciudades, las que colman los primeros puestos son Lahti, Kerava, Joensuu, y Pori. Por el contrario la región con menos homicidios per cápita es Uusimaa Oeste en el sur de Finlandia y en general las partes de costa del país y las islas Åland.

Finlandia es el séptimo país de la UE en número de homicidios per cápita, detrás sólo de Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Bulgaria y Hungría. Un responsable de la policía finlandesa ha afirmado que «la hipótesis que tenemos es que las diferencias [de homicidios] entre las regiones pueden ser explicadas por las diferencias en el estándar de vida. En el norte y este llevan siendo más pobres durante bastante tiempo».

Comparando los datos con los recogidos por Organización Mundial de la Salud (OMS), muere más gente a manos de otras personas en Laponia que en África central y Oeste.

Interesante encontrarse a Joensuu. Incluso aunque el movimiento skin sea más grande por allí e incluso se habló de algún asesinato, el no entender nada en noticias y periódicos hacía que no me sintiera demasiado inseguro. Además, era Finlandia y eso en cuanto a sensación de seguridad era lo más. Parece que había más bajo la superficie, como decía al empezar el post.

Otra noticia relacionada es que la tasa de homicidios en las ciudades de provincia es mayor que en Helsinki, algo que nombraba de pasada el artículo anterior y en este se explaya.

Tras un estudio sobre los datos de los homicidios entre 2000 y 2006, se ha concluido que la mayoría de ellos ocurren en ciudades con más de 25,000 residentes. Esto revela que la clásica percepción de que ocurren más homicidios en ciudades grandes que en pequeñas es errónea. Imatra, la ciudad con más homicidios per cápita tiene 5,72 homicidios al año por cada 100,000 habitantes, mientras que Helsinki tiene «sólo» 2.55.

Sobre el perfil de los asesinos, normalmente están bastante intoxicados. También tiene que ver el nivel de marginación que hay en las ciudades, con lo que sucede entre gente «menos aventajada» (las comillas las pongo yo). El 70% de los asesinos y las víctimas son están en edad de trabajar pero no trabajan por una razón u otra. Un asesinato típico finalndés (juro que pone esto en el artículo del HS) se comente con un cuchillo de cocina al final de una discursión entre borrachos, en un domicilio privado y en fin de semana.

Los datos de la masacre de Tuusula no están incluidos, pero incluso contando las 8 muertes, estaría por detrás de Imatra.

Una jodida muestra de que los finlandeses, por mucho que nos gusten, no cagan oro. Y vaya datos.

muerte por arma blanca
No pretende ser una foto graciosa. Fuente



Beca Erasmus Vs Beca Leonardo (II)

Tras el primer capítulo de Beca Erasmus Vs Beca Leonardo, aquí llega el segundo con algo más de información.

¿Joensuu o Berlín?

Esta se puede deducir de las anteriores, pero es que Berlín gana por goleada. Joensuu en sí no tiene gran cosa como ciudad, esto es, en plan servicios y opciones de ocio. Al final simpre acabas en la bolera y en los dos sitios de siempre si no estás ocupado. En invierno la verdad es que gusta verlo todo nevado, incluso el lago o el río, y en verano esos atardeceres interminables. Pero es que eso no es porque sea Joensuu, sino por ser Finlandia. En general está en todas partes.

Berlín en cambio es la clase de ciudad que tiene de todo: historia, servicios, variedad… es el tipo de sitio en el que puede pasar (y de hecho pasa) casi cualquier cosa. Además hay similar proporción de multiculturalismo que en Joensuu (más habitantes, más extranjeros) y tiene unas infraestructuras estupendas. Yo me quedo con Berlín, si tuviera que elegir, y espero volver para allá pronto.

Cartel de Joensuu, Finlandia. Donde un servidor estuvo de Erasmus.

¿Finlandesas o alemanas?

Aclaración: no juzgo a nadie por su aspecto. Simplemente describo lo que he visto, y eso no convierte a nadie en mejor ni peor. Una vez dicho esto, seguimos…

Es una pregunta interesante, sin duda. Quienes me conozcan más profundamente saben que no soy imparcial. Sobre las mujeres finlandesas en general ya hablé en otro post. Basta recordar que las guapas, muy guapas (extremadamente, coñe); las no tanto, algo feuchas. (¿Qué decís vosotros, Markus y Joni? Yo solo hablo de un año, pero vosotros habéis estado allí toda la vida 😉 )

Las alemanas son a día de hoy mis favoritas. Huelga decir que en Finlandia si hay 5 millones de personas, a grosso modo 2,5 son mujeres. En Alemania hay 80 millones de personas. También es verdad que yo a Berlín he ido más mayor y con más tablas, y eso se nota bastante, pero en general me gustan más las alemanas por su alegre variedad: todos los colores y modelos. Además, tienen más desparpajo que las finlandesas y son algo más cosmopolitas (incluso viendo Hel Looks, que me parece forzar la cosa).

¿La dotación económica de la beca es mejor en la Erasmus o en la Leonardo?

Esta es una pregunta fácil: la Leonardo. La Leonardo cubre un curso de idiomas, los gastos de alojamiento, los de transporte al y desde el país y además el transporte local. Dependiendo de las condiciones de comidas puede que te den algunas y sino en caso contrario te dan dinero para que lo administres como quieras. Además se pueden negociar condiciones especiales como vacaciones y pagas con los empleadores, de modo que no está nada mal. En total volví con 300 euros menos en mi cuenta de los que me fui (100 de ellos en ropa). En total para 14 semanas la dotación de la beca supera los 2000 euros.

La Erasmus me dio por 9 meses 1800 euros. El contraste con lo de arriba es brutal: si los pisos donde viví en Joensuu no hubieran sido tan baratos, no me hubiera dado ni para el alquiler nueve meses. Y luego además los gastos de vida allí, que no son pocos. Por suerte, entre las tiendas de segunda mano, las tarjetas para viajar por el país y el comer en la universidad (normalmente algo con patatas) se puede controlar un poco el gasto. Pero sigue siendo alto, sobre todo a la hora de irse de fiesta, y porque se está nueve meses. A veces es imposible irse de Erasmus si no se consiguen otras ayudas extra.

Una Berliner en Berlín.

¿Qué es más caro, Finlandia o Alemania?

Esta también está relacionada con la anterior, dando un paso atrás para ver el cuadro. Que la beca Erasmus debería ser proporcional al país al que se va es algo que siempre ha defendido mucha gente, incluso el que suscribe. No es lo mismo ir a la República Checa que a Noruega, y con 200 euros mensuales de beca Erasmus, la cosa es importante para algunas familias. Tanto, que incluso hay gente que tiene que rechazar la Erasmus (la Leonardo no tanto) una vez concedida por no poder pagarse la estancia.

El poder adquisitivo finlandés, comparado con el alemán, es bajo. Esto hace que por el mismo dinero no se puedan comprar las mismas cosas. Bien es cierto que en ese poder adquisitivo se reflejan cosas con precios extraordinariamente dispares, como por ejemplo el precio de los coches (en Finlandia caro por los impuestos); y aunque en los productos básicos la diferencia no es tanta, esta existe. Igualmente, otros otros bienes de consumo normal y sobre todo entre estudiantes extranjeros, como puede ser el alcohol, tienen unos precios desorbitados en Finlandia. En resumen, creo que el dinero cunde más en Alemania, ya que el alojamiento tampoco es caro.

Y este es el final de la segunda parte. Si se me ocurre alguna más en los siguientes días (o si me proponéis alguna comparación o tenéis alguna duda en los comentarios), habrá una tercera parte. Sino, un post con las conclusiones que he sacado (¡y justificando mi punto de vista! Que este es un blog sobre Finlandia pero ha ganado Alemania en muchas comparaciones 😉 ) será el siguiente. Y espero dentro de unos años ampliarlo a Erasmus Vs Leonardo Vs Vulcanus, claro.



Esperando el semáforo…

Hace un par de semanas, cuando hablaba de lo peculiares que son los semáforos de Berlín Este, recordé que no había hablado nunca en el blog (bueno, en realidad tuve que usar la búsqueda para asegurarme de que no lo había nombrado ya en ninguna parte) de la actitud de los finlandeses respecto a los semáforos.

Todos en España (quizá esto pase más en ciudades pequeñas, como mi Alcalá), donde un semáforo no es lo primero en lo que fijarse cuando uno cruza la calle. Yo en concreto primero miro a ver si vienen coches, luego el semáforo y luego (si procede, claro) cruzo. En Madrid y demás sé que con las calles tan anchas no debe de ser tan sencillo, pero aun así.

Los peatones finlandeses, sin embargo, ante la vista de un semáforo lo respetarán. Da igual si es de los que se ponen en verde una vez cada tres minutos y no hay coches a la vista: ellos respetarán.

Esto de nuevo es un choque cultural, porque recuerdo yo ir con mi bici y ver a la gente parada y claro, parar: me fio de los que estan esperando antes y antes de hacer lo que decía hace un par de párrafos, tengo que mirar. Ni a un lado, ni a otro. Y los finlandeses seguían esperando mientras que yo seguía mi camino.

Claro que no todos serán así, pero según parece se extendió el rumor de que si la policía te pillaba cruzando el paso de peatones en rojo, te podían multar. No oí, sin embargo, de ninguna multa.

¿Vosotros también lo notasteis?

Esperando el semáforo
Esperando a ver si se pone en verde. Al menos lo hace porque había coches. Fuente