La tradición finlandesa con el motor parece no tener fin. Una de las muchas cosas que yo hice con mis finnish friends fue irme a un descampado nevado en un día de -20 grados y empezar a acelerar, frenar y tirar del freno de mano dando vueltas en la nieve. Una gozada que hace que entienda la pasión finlandesa por el motor, y que Heikki Kovalainen sea su último exponente….