¿Por qué vivir en el extranjero? Motivos válidos (y no)

Esto era parte del post sobre negociar tu sueldo en Finlandia, pero he decidido hacer un post aparte por apartarse de lo que quería contar en el otro. Esto es, las razones por las que irse a vivir – como Erasmus, para trabajar u otras razones – en el extranjero.

España: siempre malas noticias

Como dijimos en el post sobre como saber que ya no estás en España, no hay discurso más transversal en España que aquel que dice que España es una excepción. Pero una excepción para mal.

Avion en la pista
Muchos españoles han salido del país. Fuente (CC: by-sa)

Es algo que se retroalimenta cada vez que sale un nuevo ranking y España no está primero (o, si lo está o muy arriba, no falta quien llegue a inventarse la explicación al momento de por qué eso es falso… pero los demás países están correctamente tratados). Porque como bien dice el ex-VP de marketing de American Apparel, Ryan Holiday, en su libro “Trust me: I’m lying, confessions of a media manipulator” cuando explica la economía de internet: la verdad da igual, solo lo que da páginas vistas. Porque internet se monetiza con publicidad, y a más páginas vistas, más dinero.

Yo me fui de Erasmus a Finlandia en el 2005, y he vivido en el extranjero en total ya 10 años. Durante esos años he podido constatar que el extranjero ni mejor ni peor, solo distinto. Y sobre todo de algo crucial.

España y el mundo

España quiere ser como el mundo. Y el mundo, como España.

De fuera se admira mucho el trabajar para vivir y no el vivir para trabajar, por ejemplo. O que no nos dejamos esclavizar por normas estúpidas (algo que dijo algún finlandés en el post sobre lo que más gusta a los finlandeses de España, y que en general opina una mayoría de los finlandeses).

De todas las cosas que se hablan en España sobre lo – ejem – malos que somos y esa gente que se rasga las vestiduras diciendo “qué pensaran los extranjeros de nosotros”… hay poca realidad.

Los extranjeros que viven en sus países o bien no lo saben, o lo saben y no nos juzgan porque saben que ellos tienen lo suyo también (ya que ellos leen su propia prensa y tienen sus propias cosas malas que les afectan a diario), y además ellos tienen cantidad de cosas de vergüenza (véase la violencia de género en Europa, donde España está a la cola) de lo que nosotros raramente nos enteramos (y los que se enteran lo negarán inventándose explicaciones sin datos: síndrome de Helsinki en estado puro).

Montón de Periódicos
Cada país lee su propia prensa: la que les dice por qué ellos lo hacen mal. Fuente (CC: by)

La cosa es, claro, que hay razones muy buenas para salir a trabajar o estudiar fuera. Y no es que fuera sean mejores, que los que llevamos tiempo viviendo y trabajando en el extranjero (yo ya 10 años, como decía) lo sabemos. Porque están los titulares VS la realidad, las contradicciones. Éstas son.

Por qué vivir en el extranjero

Empecemos por los estudios y becas, pero si ya has pasado esa época de la vida y te interesa trabajar, más abajo lo tienes.

Vivir fuera para estudiar: Erasmus, Leonardo u otra beca

Esta es un no-brainer y la contesto sin pensar. Sal fuera si puedes permitírtelo con la Erasmus, Leonardo o beca similar.

Ya hice un post sobre mi experiencia comparando la beca Erasmus y la Leonardo (segunda parte) pero en general: hazlo.

Es una razón fantástica para vivir en el extranjero, y tienes toda una red de soporte detrás. Si además en España vives con tus padres, será increíble vivir solo/a por primera vez. No querrás volver, porque como experiencia vital es única. Pide ya tu Erasmus, y si quieres Finlandia estos son todos los posts sobre el Erasmus en Finlandia.

Si vas con otra beca o a aprender idiomas: a por ello.

Hombre estudiando
Yo mismo, estudiando en Finlandia.

Salir al extranjero a trabajar

Mis amigos y yo, estando fuera o dentro de España, cobramos lo mismo.

Es porque elegimos una carrera como Ingeniería Informática, que tiene un 3% de paro en España (donde andaría yo ahora si me hubiera ido con mi asignatura favorita del instituto, filosofía).

Si quieres salir fuera para coger experiencia en otros idiomas y aprender: a por ello. Pero si lo haces porque “fuera te van a valorar más”… mal lo llevas, ya que eso es un mito. Y si por ejemplo quieres ir a Finlandia, el paro para extranjeros en Finlandia es mayor que el paro en España y si trabajan, cobran menos. Oséase, irse a un país donde ni siquiera se habla el idioma para enfrentarte a un paro mayor que el que hay en España, y empezando desde un escalafón más bajo todavía, como comentaba Kullervo en su post, no es buena idea.

La cosa es, sin embargo, que hay una razón muy buena para salir a trabajar fuera, si dejamos de lado la experiencia: los sueldos brutos. Los sueldos en el extranjero son más altos… pero hay más impuestos y las cosas cuestan más. El poder adquisitivo – si quitamos joyas como la Berlín del periodo 2006-2009 -, lo que se puede comprar con el dinero – es similar en los países de Europa.

Dinero que crece
El vil metal. Fuente(CC: by)

Un ejemplo

Digamos que ahorras de tu salario 1/5 cada mes.

Si vives en cualquier país de Europa, el resto se va en comida, alojamiento, esparcimiento y demás. Si en el país X se paga el triple por el mismo trabajo, como Suiza, es porque todo cuesta el triple (un menú del McDonalds a 18€) y al final sigues ahorrando 1/5.

Pero quizá compensa ir a pagar 1000€ por una habitación en piso compartido en Suiza, como algún amigo mío hace, porque una vez pagado todo lo básico te quedan 1000€ en el banco (o, si vives por debajo de tus posibilidades, mucho más). Si te quedas toda tu vida en Suiza, claro, eso da igual, – lo que haya en tu banco – porque pasarás una vida pagando precios suizos. Pero si piensas volver a España, un español necesitará trabajar 4 meses (poniendo que cobre 1250€ y el Suizo 5000€) para tener ahorrada la misma cantidad que el que trabaja en Suiza un mes.

Pero para esto, claro, hay que encontrar un buen trabajo primero fuera. Por supuesto si tu objetivo es trabajar en la empresa X – digamos Tesla, por ejemplo, pero en realidad cualquier otra – está claro que te tienes que ir a vivir fuera porque, simplemente, no está en España. Y tu objetivo es trabajar allí y participar en ese proyecto – con dinero o sin dinero – es otra estupenda razón para irse.

Tesla
El otro día vi a un tipo aparcar su Tesla y entrar a comprar al Lidl. Lo juro. Fuente (CC: by-sa)

Un contraejemplo

El contraejemplo es aquel o aquella que se va de España con todas o varias de las siguientes tres creencias: España es lo peor y qué pensarán de nosotros, fuera me van a valorar y pagar más, y que todo fuera funciona mejor y son perfectos mejores.

Un buen sitio para empezar es el artículo del diario El País llamado “Atrapados en el Norte” es un must-read, pero en general durante muchos años he visto a recién graduados de muchas ramas salir al extranjero con la cantinela de que todo es mejor fuera en su cabeza, y al final para poder ir tirando encuentran trabajo de camareros, limpiadores, guías turísticas, etc. que no estaba relacionado con lo que habían estudiado.

¿No era España lo peor, el país en el que los graduados universitarios ponen copas? ¿No te iban a valorar más? ¿No parece que en vez de salir a trabajar parece que solo se va tirando? ¿No hay cierto doble rasero en no irse a otra ciudad española a por un trabajo, pero sí salir al extranjero? ¿Por qué un 0,3% del total de finlandeses se fue de su país el año pasado, si su país es lo que muchos consideran perfecto?

Porque, como enlazamos antes, el paro para extranjeros es mayor que el paro para nacionales. Y si se empieza desde un escalafón más bajo al no conocer el idioma, es más difícil subir ya que esos puestos están ocupados por gente que sabe el idioma y conoce la cultura laboral.

Un amigo mío tiene esta regla: si en tu puesto/nivel tienen a locales trabajando también, es una buena empresa y lo estás haciendo bien. Si no, si todos son de fuera (la última moda en Berlín es traer a informáticos de Brasil), replantéatelo a medio plazo (o a corto, si te es fácil cambiar).

En resumen

Para no caer en el contraejemplo, hay que preguntarse antes de salir de España dos veces “¿por qué creo que debo salir?” En mi opinión – por favor, pon tu opinión en los comentarios – es por los prejuicios que se han ido formando durante los años. Identificarlos e intentar probar si son ciertos – mejor antes de salir que una vez fuera – será la clave que hará que vaya todo mejor o peor una vez se haya salido.

Ya que antes no había casi información sobre vivir fuera, y como mucho llegaban los programas de “Españoles por el Mundo”, la cantinela de “España es lo peor” se instaló entre un montón de gente que ni ha vivido en el extranjero ni ha leído más allá de titulares. Ya es casi un mantra incuestionable. Y como hay que hacer cada vez que uno se encuentra en el lado de la mayoría (o de la opinión mayoritaria), como dijo Mark Twain, lo mejor es parar y reflexionar.

Catedral Blanca de Helsinki
La imagen más icónica de Finlandia.

Yo mismo salí fuera porque me apeteció, por curiosidad. Era el 2005 (erasmus) y 2007 (leonardo y quedarme fuera) y no había cantinela en el aire.

Si sales fuera y lo haces por alguna de las razones que comento en el post, creo que vas por muy buen camino. Si lo haces con el contraejemplo, espero que te vaya bien y te deseo suerte. Estate, sin embargo, preparado/a para mayores retos y no tomes confort en decir “es duro, pero me estoy abriendo camino”. Esa narrativa puede durar años en la cabeza y no haber llegado a ninguna parte. Lo que te tienes que preguntar es: dónde está el mayor coste/beneficio a corto y medio plazo (y que te guste, claro). Salir con un título a poner copas en el extranjero está bien si has salido a aprender idiomas. Está menos bien si lo que quieres es poner en práctica tus estudios.

Por cierto, no nos hemos olvidado de la razón “por amor”. Pero habrá un post en el futuro sobre ello.

¿Qué opinas del post de hoy? ¿Por qué razón te irías al extranjero o te fuiste?