Mi teléfono finlandés: Nokia Lumia 625

Ahora que he oído que Nokia va a volver a hacer teléfonos una vez acabe el tiempo que ha pactado con Microsoft para no volver a fabricarlos (de momento sigue haciendo tablets como la N1), me ha recordado que no le había dedicado todavía un post a mi nuevo móvil finlandés. Un Nokia Lumia 625.

Nokia Lumia 625

(Nota: más tarde me he enterado del desmentido del Nokia, aunque siempre he tenido que acabará comprando la empresa de teléfonos hecha por ex-trabajadores de Nokia llamada Jolla y volverá al negocio que la hizo grande).

Antes de nada: no soy alguien que sabe mucho de capacidades de teléfonos y demás cosas técnicas. Para eso, los blogs especializados (sobre todo en temas de comparaciones con otros terminales y demás) o la ficha de este teléfono. Pero como ya había hablado de mi viejo Nokia Lumia 610, que me prestaron un iPhone 4 entre medias para poder comparar, y que es un móvil finlandés (aún no habían vendido la división móvil a Microsoft cuando lanzaron este teléfono) me he decidido a hacer este post contando lo que me ha ido pareciendo el cambio.

Eso y que a mí me gusta Nokia, la empresa finlandesa de teléfonos y no solo teléfonos de siempre.

Lo que más me gusta: la pantalla

No te das cuenta de lo que necesitas una pantalla grande hasta que pruebas un móvil con pantalla grande. Nunca podrás volver a usar uno más pequeño.

Nokia 625 VS iPhone4
Momentáneamente usé el iPhone, pero luego cuando te adaptas a una pantalla más grande es imposible volver.

Los smartphones que he usado regularmente hasta este Nokia tenían unas pantallas más bien pequeñas. La del Lumia 610 tenía 3,7 pulgadas. El iPhone4, 3,5. Creo que 4,7 pulgadas – las que tiene el Nokia Lumia 625 – debería ser el estándar para los teléfonos de hoy en día. Y vaya si se disfrutan.

Es lo suficientemente grande para llegar a la parte de arriba de la pantalla sujetando el teléfono con una mano (el gesto para ver las notificaciones) y con una pantalla estupenda para ver todo lo internet y móvil. Quizá un pelín más de resolución le vendría bien a la pantalla, ya que se nota que no es retina, pero sigue dando buen servicio.

Otros cambios entre teléfonos, el Windows 8 y las apps

El nuevo Lumia 625 tiene el doble de memoria RAM que mi antiguo Nokia Lumia 610 (512 el nuevo, 256 el antiguo) y se nota: apps que no podía bajar antes porque me decía la tienda que no tenía suficiente RAM se bajan ahora y se pueden disfrutar. De momento no hay app que no me haya dicho “esta app no funciona en tu teléfono”, lo que hace mucha mejor experiencia.

Si hablamos de memoria, viene con 8GB y es ampliable con tarjeta MicroSD. Ahora es un teléfono que realmente vale para todo: ya no se necesita ningún terminal secundario para, por ejemplo, meter toda la música que se quiera o hacer fotos sin preocuparse de nada. Yo me compré una MicroSD de 32 Gb por 15€ y va todo perfecto. Nada de configuración no ampliable como el Nokia Lumia 610 o el iPhone4.

Nokia nuevo, Nokia viejo
El nuevo y el viejo.

El Windows 8 móvil es mucho más usable, y su configuración está mucho mejor hecha que en el Windows 7 móvil. Antes podías tocar solo unas cuantas cosas para dejar el teléfono como te gustaba a ti. Ahora hay, aparte de mucha más información, un control mucho más fino. Las notificaciones son una novedad que no tenía en el 7 y que una vez configuradas como a mí me gustan (app por app) ya puedo de un vistazo mirarlo todo (ya sé que las notificaciones en la parte superior de la pantalla estaban en muchos otros teléfonos, pero me gusta cómo las han implementado en el Windows 8).

Las “Live Tiles” siguen funcionando bien y son más personalizables y ahora puedo hacer por fin capturas de pantalla para enviarlas. Algo que viene muy bien cuando te picas con amigos a algún juego. Como esta que envié del 2048.

El juego 2048 para Windows Phone

Sobre apps, tienen las más populares, aunque no sean las originales (por ejemplo, de Tinder – en Finlandia o fuera – o Vine, hay apps que no son las originales pero se conectan a los servicios de esas empresas, dando el mismo servicio. Normalmente estas apps las ha desarrollado Rudy Huyn). Pero cosas como Facebook, Whatsapp, Instagram, Skype, Twitter y otras populares están y son también originales. No se pierde uno nada por tener Windows Phone.

Me bajé también – como no – la app de los Angry Birds, el juego finlandés, versión Star Wars. La pantalla es un lujo para jugar o para usar mapas (los Nokia Maps y Nokia Drive siguen estando y los sigo utilizando muy a menudo).

La cámara

No sé si es la pantalla, que por ser más grande veo las fotos mejor, o el software de fotos, pero aunque la cámara tenga los mismos megapíxels que la del viejo Nokia Lumia 610 yo veo las fotos mejor. Las fotos salen mucho mejor con mucha luz que de noche, en cualquier caso.

Como éstas:

Aeropuerto Tempelhof
Esta foto me la hice ayer en el aeropuerto tempelhof de Berlín. Véase el enfoque automático.

Árbol solitario

Castillo de los condes de Ledesma
Las fotos con cielo azul salen fantásticas.

Salamanca ciudad

Copas de vino
El buen vino a buen precio, una de las cosas que echo de menos en el extranjero.

Salamanca de noche
Una foto de noche. Bien, pero no tan estupendas como de día.

También tiene una cámara delantera de 0,5 megapíxels que bien valen para videoconferencias, pero quizá una de otros 5 megapíxels como la de atrás sería estupenda para selfies. Me consta que otros Nokia Lumia tienen esta cámara frontal de 5Mp, en cualquier caso.

En resumen: me siguen gustando los Nokia finlandeses

¿Se nota que me ha gustado? Pues sí. Como he dicho antes, no voy a dejar aquí más capacidades técnicas y demás porque no soy un experto en teléfonos ni la verdad estoy al día en potencia de procesadores, pero como una persona que usa un teléfono para cosas básicas diariamente, me ha gustado bastante y ha sido un paso adelante desde el Nokia Lumia 610.

Más funcionalidad y una pantalla de tamaño perfecto: no puedo usar ningún otro teléfono – ni el iPhone 4 que me prestaron mientras cambiaba de teléfono – sin que ya me parezca que esa pantalla es una miniatura.

Así que si andas pensando en cambiar de teléfono porque se te rompió el antiguo, quizá mi opinión te ayude. Libre, como el mío, cuesta algo más de 100 euros.

¿Has tenido algún smartphone Nokia? ¿Te comprarás uno ahora que los Lumia son de Microsoft o esperarías a ver si Nokia vuelve?

Etiquetas (Tags):