Mis recursos de finés favoritos

Aprender finés es “super divertido” y eri kiva* por varias razones que paso a detallaros, junto con los recursos que me más me han ayudado con cada una de las características del idioma que lo hacen tan “divertido.”
Seguro que más de uno teneis poneros por fín a aprender finés en serio entre vuestras resoluciones de año nuevo, así que con todo esto, ya no hay excusa 😉

Uno de los primeros problemas a los que uno tiene que enfrentarse al aprender finés es el hecho de que es un idioma declinado. Yo recordaba, de haber estudiado latín, que esto significaba que una palabra tiene distintas formas según su función en la frase, que sea sujeto, complemento directo y esas cosas.
Sin embargo en finés es algo más que eso, no se usan preposiciones y así el uso de las mismas consiste en casos adicionales, o sea:
Suomi = Finlandia
Suomesta = desde Finlandia
Suomessa = en Finlandia

El mayor problema que yo he encontrado no es formar casos, hay unas reglas, aunque haya algunas excepciones y más o menos te apañas, y aunque metas un poco la pata creo que hay voluntad de entendimiento, parece que a los finlandeses les impresiona mucho el que alguien intente entender y aprender su idioma.
Sin embargo una barrera importante que se deriva de esto es intentar entender o traducir finés.

Ves un cartel o quieres leer un titular del periódico, coges tu diccionario y te encuentras con que ni una sola de las palabras está en él.

Una herramienta que considero indispensable es el analizador morfológico. Sin embargo, la primera vez que lo encontré, me asustó porque estaba todo en finés y no entendía como usarlo, así que, lo explico para que nadie tarde tanto como yo en poder sacarle partido a algo tán útil como esto.

Más o menos dice “introducir cualquier palabra en finés en cualquier forma”
Y si ponemos por ejemplo “sanakirjassa” y le damos al boton que pone Jäsennä = parsear o analizar, obtenemos lo siguiente:
“<sanakirjassa>”
“sana#kirja” N INE SG
N=nombre INE=inesivo SG=singular

Aqui podemos ver una doble utilidad del analizador:

  • Si la palabra es compuesta separa sus componentes o palabras por las que está formado con “#”
  • Descompone todo en palabras básicas, (las formas que se encuentran en el diccionario) y nos dice que tipo de palabra es (nombre, adjetivo, verbo) y el caso en que se encuentran (inesivo, genitivo, partitivo), si es un verbo nos diría el tiempo y la persona.

“<on>”
“olla” COP V PRES ACT SG3
COP= copulativo V=verbo PRES=presente ACT=activo SG3=singular, tercera persona

Lista de abreviaturas.

Además, en el sentido de, para que usarlo, tambien tiene una doble utilidad:

  • Saber que palabra buscar en el diccionario, en este caso podemos empezar por buscar “sanakirja” = diccionario (hay palabras compuestas que son muy comunes y se pueden encontrar) pero si esta palabra no estuviera entonces podriamos buscar “sana” = palabra y “kirja” = libro y ya está (libro de palabras).
  • Cuando intentamos escribir finés o hacer practicas de declinar palabras, sirve para comprobar que un caso que hemos construido está bien, que está bien hecho y que es el caso que queríamos.

Una limitación de este analizador es que solo se pueden hacer 100 palabras por día, lo que no es mucho si te pones a traducir un texto por ejemplo.
Aqui hay otro analizador :
marcar “Morphological analysis” e introducir la palabra. Por alguna razón me gustó menos, pero es un recurso más sobre todo si se agota la posibilidad de usar el de FINTWOL.
(Me acabo de dar cuenta de que en ese analizador de xerox puedes meter frases enteras y te descompone/analiza morfológicamente todas las palabras así que igual es aún más util, lo encontre hace poco y obviamente no lo había mirado bien.)

Por otra parte, supongo que ya sabeis que en finés además de declinarse los nombres, adjetivos y pronombres, y juntarse las palabras, se conjugan los verbos, tiene todas las diversiones de aprender un idioma juntas.
Sin embargo existe un conjugador que se llama verbix y da la conjugación completa de cualquier verbo, la pena es que no se puede usar al reves, es decir, darle una forma conjugada y saber de que verbo viene pero bueno para eso están los analizadores.

Por último (de momento), el finés es un lenguaje de origen fino-úgrico, lo que se traduce en que solo se parece al estonio y al húngaro. Esto convierte aprender vocabulario en una tarea durilla, por decirlo de forma suave, ya que en la mayoría de los casos si una palabra se parece a una en español, significará algo completamente distinto.
Obviamente, ayuda buscar las palabras, intentar hacer frases con ellas para que se te queden y todas esas cosas, pero una vez más, internet y gente increible que anda por ahí sale al rescate. Hay una herramienta que se llama FinnishSchool en la que basicamente puedes practicar palabras por grupos.
Se pueden combinar posibilidades:

  • Usar un grupo de palabras.
  • Usar varios grupos de palabras.
  • Que te ofrezca palabras en ingles y introducir tu la palabra en finés.
  • Que te ofrezca palabras en finés y introducir tu la palabra en ingles.
  • En vez de tener que escribir la palabra, te ofrezca varias posibilidades y elegir una.
  • Hacer un examen cuando creas que ya dominas un grupo de palabras.

De momento solo ingles-finés pero puede que en un futuro no muy lejano también se pueda hacer en español.
Desde hoy, entiendo que hay una opción de pago que da acceso a más cosas que la opción gratuita. Debo decir que sé que el autor, Phil de Finland for thought, ha puesto mucho trabajo en esto y de verdad que ayuda muchísimo, así que si alguien lo usa frecuentemente 5€ al año parece un precio más que razonable.
Bueno, de hecho veo que la opción gratuita ahora da acceso a bastante poco, basicamente los tres primeros niveles que creo que eran algo como 70 palabras, aun así probarlo y ver si os vale la pena, considerar la donación.

* eri kiva = super guay

Entradas relacionadas