Midsummer en Suecia: el Midsommar (I)

Este año, el día de San Juan (llamado Midsummer en inglés, y Juhannus en Finlandia) lo he pasado en el vecino de Finlandia, Suecia, donde el midsommar – como lo llaman allí – es la segunda fiesta más grande y celebrada del año, justo tras la Navidad.

Suecia, el vecino finlandés

Me preguntaban hace poco en nuestra página de Facebook por qué los finlandeses le tienen un poco de tirria al vecino sueco.

Mi respuesta fue – en pocas palabras porque un tema así creo que vale la pena dedicarle un post algo más largo en un futuro cercano – que porque los tenían conquistados, les ganan en muchos deportes, son el país vecino (eso siempre da pique), eran antes mucho más ricos, y se suele decir que tienen “más estilo” que los finlandeses (los finlandeses sin embargo dicen que van demasiado arreglados y emperifollados y que son algo falsos).

Midsummer en Suecia
Estocolmo: Gamla Stan, vista desde Södermalm en Midsummer.

Pero a mí me gusta mucho también Suecia, y Estocolmo en particular. Tiene un aire de estilo sin esfuerzo que es muy refrescante, aunque esta vez no estuve demasiado en la ciudad (en su día escribí sobre mi primera visita). Igualmente sus gentes son muy abiertas y de buen corazón, y tengo muchos amigos suecos o viviendo allí.

Midsummer (o Midsommar)

Mi visita en esta ocasión era festiva más allá del Midsummer. Un buen amigo cumplía 30 años y lo quería celebrar en una cabaña al lado del lago – mar en este caso -, en una isla-península a las afueras de Estocolmo con todos sus amigos. De esta manera, tomé el equipaje y me fui para allá.

Cabaña en junto al mar
Una panorámica del lugar y una de las cabañas. Ver más grande

Los suecos, como los finlandeses, pasan la fiesta del solsticio de verano – el día más largo del año, que es mucho decir en Finlandia y Suecia – en sus cabañas de verano. Las ciudades se quedan casi sin gente y cada uno busca su espacio y a los suyos en estas residencias veraniegas.

Nuestras cabañas – rojas como son las cabañas casi siempre en Escandinavia – tenían capacidad para 32 personas, una sauna y un pequeño muelle para saltar al mar o tomar el sol. Muchas de las personas que estaban allí eran, además, medio o un cuarto finlandesas por parte de sus progenitores, así que también sabían mucho de la cultura finlandesa.

Junto al mar
El mar de la isla-península. Ver más grande

La Sauna: piedra angular de estos días de relajación

Sigo dándome dos saunas semanales, pero la sauna fuera de Finlandia no es lo mismo. Por eso tenía curiosidad de ver cómo lo hacían los suecos, y me alegré de que – aunque los finlandeses decían que era una “sauna fría a 60 grados” – fue una experiencia tal y como debe ser, y como es en Finlandia. El tipo de sauna era eléctrica.

Si sumo todo el tiempo que me pasé en la sauna los 3 días de Midsummer, seguro que suman más de 8 horas. Y es que es un placer darse una sauna como debe ser: con un cubo de agua para regular la temperatura y la humedad al gusto de uno. Esa sauna en la que cuesta respirar en algún momento de lo caliente que está, y que hay que abandonar casi corriendo, pero que sienta tan bien al volver a la temperatura normal del cuerpo. Muchas veces nos reuníamos más gente de la que cabíamos sentados y realmente se convertía todo en una sauna party al estar tomando cervezas dentro.

El saltar al lago (mar) deja a darse una ducha fría como una experiencia menor también. Un chapuzón en agua entre 15 (demasiado fría) y 20 grados (perfecta) es lo que uno necesita tras la sauna y lo que le deja a uno relajado: nada de medias tintas metiéndose poco a poco a la ducha – es un chapuzón como debe ser.

Dos personas a punto de saltar al lago en Midsummer
A punto de saltar al lago en el muelle, sobre las 10 de la noche

Esta vez me enseñaron un truco: al flotar en el agua boca arriba, hay que inclinar aún más la cabeza hasta ver el horizonte totalmente de arriba abajo. Es una sensación impresionante y da un punto de vista diferente y precioso a lo que estamos acostumbrados, sobre todo si el cielo está despejado con pequeñas nubes.

Ahora que estoy de vuelta y recuerdo esta sauna, me va a costar mucho volver a la sauna de mi gimnasio porque me va a parecer demasiado triste. De momento ya la he evitado alguna vez.
Yo, que era antes asiduo.

Al haber mucho que contar sobre este tema, hay una segunda parte de este post sobre Midsummer. En la segunda parte hablamos de las tradiciones suecas del Midsummer, de las bebidas y sus canciones, y finalmente de lo que se come.

¿Qué tal fue tu Juhannus, San Juan, Midsummer o Midsommar? ¿Qué hiciste?