- Big In Finland - http://www.biginfinland.com -

Mannerheim, el finlandés más grande

Carl Gustaf Emil Mannerheim es el finlandés más importante de la historia. Y no lo digo yo, sino que lo dicen los propios finlandeses al votarle como número 1 de los 10 finlandeses más importantes de la historia [1].

Markku from Finland, el personaje humorístico creado para promocionar Finlandia, decía en uno de sus vídeos [2]: “Soy de Finlandia, como Mannerheim y Renny Harlin [3]. Mannerheim está haciendo una película sobre Renny Harlin. Si has detectado algo raro en esa frase, es que sabes algo de Finlandia”. Y hoy vamos a saber algo más sobre él.

Poner todos los logros de Mannerheim en un solo post es cuanto menos difícil. Él fue soldado de caballería, apostador, espía (cuyos contactos incluían al Dalai Lama), aristócrata, gran cazador (se dice que mató dos tigres en el Nepal), explorador, royalista, político, general, mariscal de campo que dió una lección a Stalin y un padre fundador de la patria. Empezó su vida adulta como oficial del ejército Ruso y la terminó como salvador de una Finlandia independiente. Mannerheim era suecoparlante [4], y aunque aprendió finés, habló toda su vida con un fuerte acento.

La guerra civil finlandesa

Finlandia se independizó de Rusia – país que educó a Mannerheim como militar, y al cual sirvió muchos años como oficial y espía – aprovechando las revueltas comunistas en este país. Bajo el nuevo gobierno ruso, Mannerheim perdió el favor de los mandos y volvió a Finlandia, su patria.

Poco tiempo después – e inspirado por la Revolución Rusa de Octubre – empezaría la guerra civil finlandesa, en la que los trabajadores (los rojos, punaiset) y los terratenientes unidos a la clase media y alta (los blancos, valkoiset) combatieron por el poder.

Los blancos le dieron a Mannerheim el título de Comandante en Jefe del casi inexistente ejército finlandés, al cual reorganizó y lo llevó a la victoria en la guerra. Tras la guerra civil buscó el reconocimiento de Finlandia como país independiente entre los aliados internacionales, y se alejó de la vida pública por varios años después de perder las elecciones a la república. Viajó durante varios años y fue también ganando reconocimiento militar, con lo que fue nombrado Mariscal de campo y le fue prometido el puesto – en caso de guerra – de comandante en jefe de las fuerzas armadas.

Mannerheim, comandante en jefe de los blancos
Comandando a los blancos a caballo. La infantería armada – los dragones – era su especialidad. Fuente [5].

Mannerheim en la guerra de invierno: la línea de Mannerheim

En 1939 Rusia trató de invadir Finlandia, y una de las razones por las que no pudieron fue la Línea de Mannerheim. En el istmo (línea fina de tierra en medio de una masa grande de agua que une dos territorios, en este caso Rusia y Finlandia) de Carelia, y en construcción desde los años 20 de una posible invasión rusa, Mannerheim diseñó una línea de bunkers y fortificaciones que mantendrían a raya a los posibles ataques de los rusos.

Y de hecho así fue. Al comenzar la guerra el ya comandante en jefe de las fuerzas armadas – con 72 años – montó su cuartel general en Mikkeli, donde estuvo la mayor parte del tiempo salvo sus muchas visitas al frente. Con una inteligente organización de tropas y recursos, el frío de su lado, y con gran sisu [6] los finlandeses resistieron hasta que se firmó un tratado de paz.

Esta línea y el finlandés Simo Häyhä, considerado el mejor francotirador del mundo [7], fueron dos de las razones más famosas por la que los rusos no pudieron con Finlandia. No obstante, el istmo se perdió para los finlandeses por los tratados de paz de la guerra de invierno, y confirmados por los tratados de paz de la guerra de continuación.

Mannerheim mantuvo relaciones con la Alemania de Hitler – ya en guerra mundial y tratando de invadir Rusia – , pero rechazó una amplia alianza con los alemanes para no depender de ellos. De no haberlo hecho, los finlandeses podrían haber participado en el sitio de Estalingrado. Hitler visitó a Mannerheim en Finlandia en su 75 cumpleaños, pero tampoco pudo formalizar una alianza. Las relaciones entre los dos países – ambos opuestos a la Unión Soviética – se mantuvieron lo más formal posible. Ese día, también, Mannerheim recibió el título de Mariscal de Finlandia y es la única persona en la historia que ha recibido este título.

Mannerheim reunido con Hitler

Presidencia de Finlandia

Tras la firma, finalmente, de un pacto Alemán-Finlandés por el presidente de Finlandia Risto Ryti que le obligó a dimitir, Mannerheim se convirtió en presidente de Finlandia. Este repudió el tratado y firmó la paz con la URSS.

Su presidencia fue difícil: no fue elegido democráticamente pero el parlamento pasó un tratado que mencionaba las circunstancias especiales en las que esto pasaba. Finlandia, tras la guerra, tuvo que llevar a cabo las reparaciones de guerra y desmilitarizarse a la vez que empezaba la Guerra de Laponia (donde lucharon contra los nazis que quedaron aislados por el tratado en el norte de Finlandia). Después de llevar todo esto a cabo, dimitió de su cargo. Mannerheim se encontraba casi en sus 80 años, su salud sufría y se retiró de la vida pública hasta su muerte poco después.

En Helsinki puedes visitar su tumba en el cementerio de Hietaniemi [8], el lugar donde se hacen los funerales de estado finlandeses. Su tumba suele encontrarse en muchas ocasiones cubierta de flores.

Él fue, desde luego, el finlandés más importante de la historia y una estatua suya le mantiene vigilante en Helsinki para la eternidad. Si quieres saber más sobre su vida, la wikipedia en inglés es muy completa [9].

Estatua de Mannerheim en Helsinki
Estatua del finlandés más importante de la historia en Helsinki. Fuente. [10]