Los borrachos

No, aún no ha llegado el momento de hablar sobre cuanto beben los finlandeses (que lo habrá, por cierto). No, esta vez voy a hablar de vez no voy a hablar del lugar donde alquilar/reparar bicicletas en Joensuu.

Comenté hace algún tiempo que las bicicletas son el medio de transporte básico para moverse por Joensuu (e ir en bici es algo muy de Finlandia) y todo el mundo tiene una. Aparte de hacerme autopublicidad para ver si alguno de los que viene el año que viene me compraba la mía, también comenté la posibilidad de alquilar una.
Al lugar que nosotros llamamos con cariño los borrachos es donde hay que ir para ello: por un precio no demasiado grande (unos 30€ semestre, si no recuerdo mal) uno tiene bici y seguro: si se te fastidia la llevas de vuelta y te la arreglan gratis. No es mal negocio. La parte mala es que cuando todo el mundo llega a Joensuu la demanda de bicis es tan grande que hay lista de espera de un par de semanas, y un par de semanas sin bici es algo bastante difícil de llevar (2,6 euros cada viaje en bus o andar una hora desde Latolankatu de ida y otra de vuelta, por ejemplo).
Si por el contrario alguien se ha comprado la bici y se le estropea, no hay problema: en los borrachos te la arreglan por un módico precio: un reventón de rueda por 2 euros y algo un pelín más serio alrededor de cinco.

La tienda de los borrachos
Fachada de “los borrachos”, con bicis de alquiler alrededor

La historia del nombre es porque es un centro de rehabilitación de alcohólicos: dentro del lugar puedes encontrarte a gente auténticamente acabada por el alcohol. Alguna vez que he pasado por delante del lugar (Kauppakatu, más allá del Antilla) y tenían alguna reunión. Lo más curioso del lugar en el que están los borrachos es que está justo al lado de una de las tienda Alko (otro post comming soon…), con lo que la gente en rehabilitación tiene la tentación o la solución al lado.

Dependiendo de cual de los portales venga y a cual vaya, claro.