Los artistas finlandeses de derechas, marginados

Extraño me pareció leer esto en el Helsinguin Sanomat, pero es lo que parece: el “cordon sanitario” que pregonaba Luppi hace unos meses en España en respuesta a las políticas de la derecha es un hecho en Finlandia. O al menos en cuanto al mundo del arte.

“Sería un suicido por autoinmolación”, dice el asustado autor al otro lado de la línea telefónica. Yo había llamado para preguntar si le gustaría hablar públicamente sobre sus convicciones políticas como un artista de derechas. La respuesta es un rotundo no. De acuerdo con el escritor “salir del armario” como alguien de derechas en la escena artística finlandesa, dominada por la izquierda, signifícaría el final de sus subvenciones (y por tanto llevaría directamente a problemas económicos). Los periódicos y revistas no mirarían con buenos ojos tal movimiento.
En el 2007, con un gobierno de centro-izquierda en el poder, ¿hay artistas de derechas?, y si los hay, ¿qué estan haciendo?

Un artículo un poco raro, la verdad. Por una parte parece bastante derechista, pero en su recta final pone un tema muy interesante encima de la mesa (incluso cuando parecen confundir comunismo con ser de izquierdas y voraz economía con ser de derechas), y es la contradicción en la que viven muchos artístas que, o siendo de derechas tienen que fingir, o siendo de izquierdas viven como majarajás:

“Sin embargo, así es como van las cosas. [Los artistas de izquierdas] se sientan en sus pisos de 120 metros cuadrados en [el distrito de clase media-alta de Helsinki] Lauttasaari mientras descorchan sus vinos de lujo. Tienen que mantener una fachada.”

El desdén dirigido a todo lo comercial fue un gran tema del pensamiento izquierdista de los 70, y esa ctitud pervive en el campo del arte finlandés. La pintora Nanna Susi habla de la noción del arte puro y del contaminado sigue siendo fuerte en Finlandia. “Aún hay una idea enraizada de que el arte verdadero no vende. Los productores de arte puro son buenos, mientras que los que producen arte que vende son charlatanes y mala gente”, dice. Susi, en cambio, se considera a sí misma como de derechas, pero sólo al respecto del voto. No pertenece a ningún partido y sus pinturas no tratan de temas políticos.
[…]Parte del mito del artista, y del populismo izquierdista del mundo del arte dicen que un artista tiene que ser de izquierdas en público.

No sabía yo, la verdad, que el tema político finlandés estuviera tan candente. Y pensaba que las ostias entre derechas e izquierdas por lo más nimio, y la actitud de “the left is right” eran puramente españolas. Pero parece ser que también en Finlandia la política anda empantanándolo todo. Vivir fuera de España da la ventaja de no tener en todos los medios la política siempre presente, lo que para mí, es un gustazo. En fin, si la cosa se dejase de política, tendría que ver más el talento de quien hace la obra más que su orientación política, pero así están las cosas. Manda cojones.

Arte, artistas y política.
Arte y política. Mejor separados, creo yo. A no ser que se use para criticar, claro. Fuente

Y ya que estamos… este test para saber dónde andas tú en cuanto a política. Yo ya hice el mío 😛