La recesión golpea en Finlandia

De acuerdo con lo que encuentro cuando me pongo con la analítica de las visitistas que llegan al blog desde buscadores, mucha gente se plantea vivir en Finlandia y encontrar un trabajo allí, presumiblemente por la mala situación de la economía española.

La cuestión era que aquí no habíamos tratado nunca cómo estaba la situación de Finlandia en el escenario de crisis mundial, y si lo que se quiere es buscar buenas oportunidades, es algo a tener muy en cuenta.

He encontrado dos artículos sobre esto en el Helsingin Sanomat. El primero se llama “la recesión golpea Finlandia rápidamente y sus bajos niveles alcanzan proporciones históricas

La economía finlandesa experimentó el año pasado un declive mayor que cualquier otro periodo de 12 meses desde la Guerra Civil que siguió a la independencia del país.
De acuerdo con las cifras, la producción total del país decayó un 7.8 por ciento en 2009, aunque el recorte de empleos no ha sido pronunciado.

Otros factores han hecho que el impacto negativo de la recesión en la vida diaria de la gente haya sido menos pronunciado. El estado ha pedido prestado dinero, que ha servido para pagar los beneficios sociales y hacer inversiones que han tenido un efecto estimulante en la economía. Los tipos de interés son ahora más bajos que en las recesiones anteriores. La gente ha podido hacer frente a sus hipotecas y consumir.

De cara al futuro, se ven signos positivos en las inversiones y las exportaciones crecieron al final del año pasado. Entre tanto, el ministro de trabajo espera que el desempleo toque techo a mediados de este año, “ya que si es a finales del año que viene estaremos en problemas”, dijo.

El segundo artículo ahonda en las cifras del paro. Reconoce que el paro está alto (para los estándares nórdicos, que ya sabemos cómo se las gastan los españoles en cuanto a cotas altas de paro), pero no tan alto como se esperaba al principio.

Según los datos de Enero de 2010, el 9,5% de la fuerza laboral de Finlandia que está desempleada. Esto es 2,6 puntos más que un año antes, y 1,6 puntos más que en Diciembre. Statistics Finland calcula que el número de parados en Finlandia es 250.000.

El Ministerio de Trabajo cifra en 297.000 personas a la búsqueda de un trabajo que se registraron en la Oficina Finlandesa de Empleo. El número es 4.000 personas menos que en Diciembre. El mensaje del ministerio es que el desempleo se ha estabilizado.
En general, las previsiones dicen que el desempleo subirá este año hasta el 11%.

“La situación no ha sido tan mala como esperábamos”, dice el portavoz de la Confederación de Industria Jussi Mustonen. Las razones que esgrime son la flexibilidad en las horas de trabajo y despidos temporales, aunque cree que la productividad ha bajado. El futuro cercano prevée crecimiento de empleo negativo, y pone fecha para la recuperación a finales de este año o principios del que viene, dependiendo de la recuperación mundial.

En cuanto al empleo de jóvenes, Mussonen cree que “si la gente jóven no se incorpora al mercado a un ritmo regular, hay posibilidades de que tomen el camino de la marginación laboral.”

Me faltan, tengo que añadir, algunos datos sobre empleo inmigrante (inmigrantes cualificados y no cualificados) para poder dar una imagen más amplia de la situación. El desempleo jóven ha sido también tocado de puntillas por el último artículo, lo que es una pena.

En general se ve que no es tan malo como podría ser, pero por supuesto todas las partes se deben exigir más y preocuparse por los desempleados. Al menos, al finlandés medio parece que no le está afectando demasiado.

¿Habéis oído algo de la crisis, vosotros que estáis en Finlandia?