- Big In Finland - http://www.biginfinland.com -

La noche blanca

Como decía las semanas pasadas, estuve pasando el midsummer (midsommar) en Suecia [1]. Una de las cosas que todavía me faltaban en los países nórdicos era pasar la noche blanca entera despierto, y esta vez lo hice por partida triple.

La noche blanca
El sol se va y la noche empezará.

Noches con luz

Es difícil dormir en verano en los países nórdicos. Las horas sin sol son muy pocas y el sol ya luce brillante en el horizonte sobre las 3-4 de la mañana.

Los locales no parecen notarlo – y no existen las persianas [2] allí arriba – pero los que estamos acostumbrados a que el día sea día, y la noche sea noche, nos despertamos con más frecuencia y descansamos algo peor.

Pero cuando se está de visita, claro, es una maravilla: el cuerpo tiene mucha más energía y – nubes mediante – estar más horas bajo los rayos del sol para compensar la oscuridad del invierno es una delicia que, a mí, me deja con una sonrisa.

La luz de la media noche en Suecia
Mucha luz para ser media noche.

La Noche Blanca

La noche blanca no es lo mismo que el sol de media noche [3], pero casi.

Ambos fenómenos se dan en el norte de Europa, pero el sol de media noche se da mucho más al norte. Más al norte de la línea del círculo polar ártico [4] se ve el sol de media noche: el sol está visible en el cielo durante las 24 horas al menos durante un día al año.

¿Pero qué pasa bajo la línea del círculo polar? Es allí donde se dan la noche blanca: noches en las que el sol se oculta un rato, pero se puede ver todavía su reflejo rojizo en el horizonte y el cielo no está negro, sino azul. La claridad es tal que se puede ir por el bosque o la calle pudiendo ver lo que hay sin necesidad de luz artificial. Lo contrario de este fenómeno es el Kaamos, la noche polar [5].

Los países nórdicos y la línea del círculo polar
La línea de puntos es la del círculo polar. Sobre ella se da el sol de media noche y bajo ella la noche blanca. Fuente: Wikipedia [6].

Mi experiencia en la noche blanca

No estaba seguro de que en esta visita a los países nórdicos fuera a estar en la zona en la que todavía llegaba a verse la noche blanca.

Estaba al sur de donde estaría Helsinki, más o menos a la misma altura que Tallin, bastante al sur del círculo polar. Por eso me sorprendió más encontrarme este fenómeno, ya que es algo que realmente no tenía planeado.

Sobre las 22h de la noche el sol se ocultaba de la vista de los presentes y tras ello y hasta las 12 o 1 de la madrugada, el punto más oscuro de la noche, se volvía de nuevo todo más claro hasta que el sol volvía a salir sobre las 3-4 de la mañana. Pero la claridad del cielo, y ahí está la cosa, nunca se fue. El cielo estaba azulado y el lugar en el que estaba el sol tras el horizonte era rojizo.

La 1 de la mañana en suecia
La 1 de la mañana: el momento más oscuro.

El efecto que esto tuvo en mi fue muy revigorizante. No estaba cansado ni somnoliento, sino que las tres noches que estuve en ese lugar me quedé toda la “noche” despierto para poder ver un amanecer tan temprano. Luego todo era darse una sauna o ver el sol amarillo en la pradera junto a la cabaña para sentirse aún mejor.

Y así lo hicimos cada noche. Además, aunque los días a veces estaban nublados, los atardeceres y las mañanas estaban casi perfectamente despejados, y eso hizo que la noche blanca fue una de las mejores cosas de este viaje.

¿Tú has visto alguna vez la noche blanca? ¿Qué te pareció?