La casa ovni, un invento finlandés

Casa ovni, un invento finlandés

Este ovni que se ve ahí no es la primera fotografía cerca de uno de los platillos volantes que se haya hecho en la historia, sino más bien el invento de un finlandés aburrido de las casas que por allí se construyen, el señor Matti Suuronen: es la casa ovni.

La historia de la casa ovni

El modelo de esta casa ovni se llama “Futuro”, y fue fabricada por primera ve en Finlandia en 1968. Este modelo de casa “Futuro” nació cuando el doctor Jaakko Hiidenkari pidió al arqutecto Matti Suuronen un diseño para una cabaña de montaña. La empresa Polykem Ltd., también finlandesa, llevó a cabo la fabricación de esta casa, la cual fue finalmente entregada a principios de 1968.

La casa ovni, en el frío de Finlandia
La casa-ovni Futuro, pasando un invierno finlandés
La casa-ovni, cerca de un lago en el verano finlandés
Idem, pero en verano
Los planos de la casa-ovni Futuro
Los planos de Matti Suuronen para el diseño de la casa-ovni Futuro

Tras el éxito inicial de semejante bizarrada, se construyeron otras dos para una exhibición londinense ese mismo año, donde fueron bautizadas como Futuro. Tras su éxito, se fabricaron 20 más, de las cuales 12 fueron vendidas a no-finlandeses. Hubo planes de fabricación en masa de las casas-ovni Futuro, pero la crisis del petróleo de 1973 hizo que el plástico se encareciera, de modo que la producción no resultaba rentable.

Llevándose una de las casas-ovni a su destino
Transportando la casa ovni hacia su destino en el extranjero.
Construyendo la casa-ovni
Todos los materiales que uno necesita para constuir su propia casa ovni

Cómo es la casa ovni por dentro

Las casas reproducen la forma del ovni (con la forma de los objetos voladores no identificados de la época) estupendamente: ventanas, contorno y apoyadas en un trípode, casi les falta volar. Incluso la puerta de las casas es abatible, igual que las de las películas.

Las casas, aunque engañe desde fuera, son de 500 metros cuadrados. Están divididas en una habitación, un baño con ducha, un área de cocina y otro como comedor, y un amplio salón. Usan electricidad y tienen también calefacción. Debido a la fría Finlandia de la que vienen, las ventanas (que no pueden abrirse) tenían paneles térmicos. Finalmente, el acabado exterior es de fibra de vidrio, al igual que los barcos. Por todas estas características, los afortunados compradores tuvieron que pagar a principios de los 70 entre 10.000 y 14.000 dólares, al cambio unos 80.000$ de hoy en día (67.836€, que por 500 metros cuadrados no es nada descabellado).

Una familia muy moderna. Pero mucho mucho.
Esto es una familia moderna y lo demás son tonterías. Invierta en Futuro.

Falta algo Marimekko en esa cocina
Diseño finlandés, como Marimekko.

¿Yo me afeito en una casa-ovni, y tú?
Nunca te has afeitado si no te has afeitado en una casa-ovni

De todas maneras, todas las casas Futuro no fueron destinadas para vivir: “sus usos fueron muy variados: como casa de veraneo u hogar permanente, como banco, café, local de ventas de automóviles, puesto de venta de helados o la cabina del aeropuerto de Suiza. También, como una casa rodante, para una familia nómade y moderna”, explicó Richard Pisani, uno de los actuales poseedores de una de las muchas casa ovni. Y de todo un hito finlandés.

Todas las fotos son cortesía del post de arcspace, y la fuente del texto es univisión.

¿Quedaría bien dentro de la casa ovni otro invento finlandés, la silla-bola?

Una urbanización
La nueva urbanización del barrio: una casa ovni tras otra.