Cómo dicen las cosas los finlandeses

La sabiduría es un peine que te llega cuando no te queda ni un pelo. O al menos eso es lo que dicen por ahí y lo que ayer mismo experimenté en mis carnes.

Gracias a Natalia (¡Hola Joni y Natalia!) tuvimos un guía finlandés para visitar Madrid (sí, es bochornoso que viviendo al lado yo no sepa qué enseñar de Madrid, pero las cosas son así) y también ella misma estuvo con nosotros un rato paseando por ahí y tomándonos algo. En un momento dado entre sangrías, patatas bravas, y sidra llegó una revelación acerca de los finlandeses. Algo que un diccionario no te puede enseñar.

Varios finlandeses en una reunión de trabajo.
Reuniones de trabajo o proyecto: donde saber esto es más útil que nunca. Fuente (CC: by-sa)

Entendiendo a un finlandés cuando dice algo

Los finlandeses no suelen ser directos. Sí y no son palabras demasiado fuertes y definitivas, por lo que hay que dar alguna salida cuando quieren decir sí y cuando quieren decir no. Gracias a Joni aprendí que cuando un finlandés dice quizá quiere decir sí, y cuando dice probablemente no quiere decir que definitivamente no.
Yo me puse a pensar en ese momento y me acordé de las charlas con alguien a quien yo le pedía cuentas y quien me pedía cuentas: uno de mis profesores finlandeses con el que tengo un par de trabajos. Y cuando dice “quizá podrías añadir esto” siempre me quemaba la sangre por añadir el quizá y no decirlo a las claras. Ahora sé que era a las claras. Y al contrario cuando yo sugería algo también, pero me lo tomaba por el lado bueno de que no era un no definitivo, aunque ahora sé que no.

¿Y cuando quieren decir de verdad quizá?, pregunté yo. En ese caso dicen “no lo sé”. Y el sería mejor que no es un “definitivamente no lo hagas, porque si lo haces atente a las consecuencias”. O algo así.

Mi vida con finlandeses está pasando ante mis ojos.