A los españoles no nos ven como antes en Europa

Quizá no sea en toda Europa – espero que compartas tus experiencias en la sección de comentarios del post, abajo del todo – sino solo en mi ciudad actual y en Alemania, pero en los últimos meses sí que he notado cierto cambio en la forma en la que somos percibidos los españoles fuera de España. Me explico. (Actualizado 2015 al final de este post)

Mi experiencia de ser español por el mundo, hace unos años

Durante el Erasmus es evidente que no importa de donde se venga, en el fondo . Y mi Erasmus en Finlandia fue de lo mejor, en ese sentido.

Erasmus en Joensuu
Erasmus en Joensuu, Finlandia.

Durante el Erasmus y la mayor parte de los años que he vivido fuera, a la mayoría de la gente le daba igual de donde viene uno, como debe ser, y sobre todo en una ciudad tan internacional como Berlín. Es dificilísimo conocer a alguien que haya vivido toda su vida en Berlín y la mayoría son alemanes que se han mudado aquí o internacionales.

A veces, claro, hay algún encontronazo con algún alemán, pero eso es lo de menos. Como un encontronazo en España por cualquier motivo. No me lo tomo a mal.

Pero últimamente parece que hay que justificar por qué se está aquí, y el decir que vengo de España no tiene asociado luego un cambio de tema (o un “pues yo veraneé en X” y poco más), porque en el fondo es una pregunta educada, no porque a nadie le importe realmente de donde vienen el resto de las personas.

Y esto, que es lo que me parece más curioso a mí, no se dió en el 2008 cuando empezó la crisis en España. Sino este año 2014.

Primavera en Berlín
Días de buen tiempo en Berlín

Algunos ejemplos de cosas que he visto, y que me han hecho replantearme si se nos ve diferente en el extranjero

Hace poco estaba echándole una mano a una amiga con mover cosas de aquí para allá me presentó a sus padres que estaban ayudando también. Luego, más tarde cuando ya me había ido, le preguntaron a ella que si yo era uno de “esos muchos españoles que están viniendo a Alemania estos días”, algo que a mi amiga – que conozco de hace varios años – respondió con algo de sorna que yo vivía aquí antes de que se pusiera de moda. Cuando ella me lo contó unos días después los dos nos sonreímos y poco más, pero la percepción de un par de alemanes de mediana edad sobre los españoles me quedó en la memoria.

Igualmente, este mismo año, y un par de meses antes de lo mencionado arriba, en un garito berlinés empecé a hablar con unos desconocidos y desconocidas en la cola del baño, aparentemente muy majetes, y al preguntarme de dónde era les dije que español. “Ah, entonces seguro que no tienes trabajo, me dijeron”. Ahí acabó todo y pasé de ellos, porque yo no voy por ahí excusándome ni dando explicaciones. Nunca me interesó.

Saliendo por Berlín
Un par de fotos mías de saliendo por garitos en Berlín.

En otro garito, en año nuevo, conocí a una señorita y nos pusimos a hablar. La señorita iba, al igual que todo el garito y el que suscribe, con el apropiado número de copas para ser año nuevo. No recuerdo qué estaríamos hablando y qué le diría, pero empezó a hablar – y muy enfadada – de que su abuelo está muy enfermo y que llevaba toda la vida trabajando y ahora los extranjeros vienen a Alemania y se aprovechan del sistema. Diciendo cosas así con sus veintipocos. Lástima: era guapa.

Pero todas estas cosas que son del 2014, se vuelven experiencias raras y se apoyan unas en otras. El otro día en la sauna había unas señoras mayores que estaban hablando, y yo era la única otra persona en la sauna. Cuando se fueron dos de las tres, la que quedaba se puso a hablar conmigo y rápidamente notó – por mi falta de vocabulario y acento – que no era alemán. Luego ya “¿De dónde eres? ¿Cuántos años llevas aquí?” Esto, desnudos y sin que vea por qué tiene que venir a cuento que una desconocida se interese por ello, me pareció más bien raro.
Tras aprobar el número de años que llevo en el país con la mirada, le pregunté si ella era de Berlín. A ver si ella sí. Pero ella tampoco, era de Dresden. Y luego me dijo que se iba de vacaciones a Madrid en Abril, y poco más. No me apetecía hablar con ella, pero aunque no ella haya dicho nada malo, ya parece que hay un ambiente raro si digo que vengo de España. Es más una sensación. La próxima vez diré que soy de París, a ver si hay algún cambio.

Portada de Marzo 2014 de EXBERLINER
Portada de la revista EXBERLINER de Marzo 2014.

Finalmente, la edición de EXBERLINER de Marzo de 2014 – la revista Expat de Berlín en inglés – ha sacado un artículo en portada sobre los españoles en Berlín. La portada dice “¿Quién tiene miedo a los españoles? La verdad sobre la invasión al sistema de soporte social por los ibéricos.“, mientras que el artículo está titulado “Hilfe!, the Spaniards are coming” (¡Ayuda! ¡Que vienen los españoles!) – con subtítulo que trata sobre si los españoles vienen a abusar del sistema alemán. La conclusión del artículo es que no (puedes leerlo aquí), pero aún así el mero titular ya genera tufillo, y que sea necesario un artículo así – enfin, “necesario”, o interesante – es ya un síntoma en sí mismo.

Actualización 2015: tal como vino esta sensación se fue. No he vuelto a tener otra conversación parecida y el tema se ha ido ya de la cabeza de todo el mundo. Como decía Shopenhaua en Berlunes con los datos en la mano, la revista esa era una don nadie y los datos son abrumadoramente concluyentes de que los españoles somos emigrantes ejemplares (en que no cogemos apenas ayudas como las mencionadas en su post).

¿Cuál es tu experiencia reciente, si llevas muchos años viviendo fuera de España? ¿Crees que se mira ahora diferente a los españoles?