El centro de Ice Swimming de Joensuu en la prensa

Hace ya bastante me sorprendí de que el Helsinguin Sanomat sacase un artículo sobre el centro de ice swimming de Joensuu. Aparte de las instrucciones y sensaciones, ya descritas un poco en el post de Big In Finland que hablaba sobre el tema (¡con videos!), tenía alguna información interesante de cómo se lleva día a día y cuanto cuesta construir un lugar de estos.

El ice swimming club conocido como Joensuun Jääkarhut (Osos Polares de Joensuu, en sintonía con la tradición canadiense y americana de los “Club de osos polares” que persiguen el mismo hobby ) tuvo que apañárselas con espartanas e imprácticas premisas en las orillas del Pyhäselkä, de 30 km de largo y 14 km de ancho, siendo una de las áreas de agua abiertas más largas de Finlandia.

El nuevo centro de ice swimming de los Osos Polares abrió el año pasado. Ahora la gente de Joensuu tiene un magnífico punto de reunión para sus zambullidas invernales, y no tienen miedo de decirlo. No hay necesidad de llamar a la puerta en vano: la sauna está encendida desde muy de mañana hasta altas horas de la noche cada día del año. “Los horarios de apertura más libres de finlandia”, dice un tal Maukonen.
“Y el mejor trozo de orilla de Joensuu’s”, dice orgullosamente el jefe del club, Jukka Vuorinen.
El mantenimiento y la venta de tickets se lleva a cabo por parte del conserje.

En el edificio principal hay vestuarios, duchas, una habitación abierta con una hoguera y una cocina. El edificio de la sauna, con un radiador de sauna eléctiro, es mixto. La ruta desde la sauna hasta el hoyo tiene calefacción en el suelo (como las ciudades) y también en el embarcadero. Las asas de la escalera que baja al agua elada también tienen calefacción, y los peldaños están recubiertos con un material que lo previene de la congelación y de la acumulación de hielo.
Para el hoyo en el hielo, hay espacio suficiente para varias personas. El centro de ice swimming está localizado a tres kilómetros del centro de Joensuu, y hay una parada de autobús frente a la puerta.

No es necesario unirse al Polar Bear Club para usarlo, el precio de un ticket es 5 euros y cualquiera puede comprarlo. El abono anual cuesta 70 euros y tras pagar la subscripción, un pase electrónico para la puerta permite usar el centro de ice swimming a media noche si eso es lo que se quiere. Es sorprendente que los miembros del Joensuun Jääkarhut son casi un millar. “Debemos ser uno de los clubs más grandes de Finlandia, sino el mayor” estima un tal Toivo Raassina, que pasaba por allí (no, es broma, es uno de los socios).
Cerca de 140 personas al día acuden al club, lo que hace cerca de 50,000 visitantes al año. Lo que gusta más en el club es el ice swimming: en invierno hay cerca de mil usuarios más cada mes que en el verano.

Construir el centro de ice swimming cuesta cerca de medio millón de euros – una gran cantidad para un club de deportes de una sóla disciplina. “Esto fue un gran atrevimiento, pero el apoyo que hemos recibido de la ciudad fue considerable, y cualquier cosa que podemos hacer como voluntarios, la hacemos “, explica Maukonen. Y eso teniendo en cuenta a los distintos profesionales del club, ha ahorrado a la ciudad 50,000 euros.

Los Osos Polares dibujaron el diseño original, constuyeron el embarcadero, un almacén, la valla alrededor del lugar y también cuidaron de dejar bonito el área. Incluso llevaron un grill cubierto y una barbacoa desde sus propios hogares. “Sólo el edificio principal y la sauna fueron construidos por contrato”, dice Jukka Vuorinen.
El ayuntamiento de Joensuu dragó el fondo del lago enfrente del centro, incluyó la zona en el plan de la ciudad y después lo arrendó al club. Mientras el trabajo en el edificio estaba llevándose a cabo, la ciudad también premió al club con una cantidad de 25,000 euros. Y las finanzas del club se mantienen sanas.

El centro se hubiera ya ido al garete sin la ayuda de la ciudad, pero no sin la ayuda desinteresada de sus miembros. Varias doncenas están activas trabajando para el club, y durante la fase de construcción el número de ayudas por parte de los miembros fue aun mayor. “Este es un gran lugar, pero lo que lo hace mejor es tener al adecuado grupo de gente a tu alrededor”, nos confiesa Toivo Raassina.

Lo malo es que toda esa info no es demasiado adecuada para la gente que quiere probar el ice swimming en su año de erasmus, pero bueno. Algo de perspectiva da. Algun otro dato en inglés sobre el ice swimming.

Y, para revivir la nostalgia, esa foto de Miguel y yo cuando aun no sabíamos qué era eso del ice swimming, pero allí estábamos.

Before practicing ice swimming