El alcohol es la primera causa de muerte entre los hombres finlandeses

Natalia llamaba mi atención sobre un artículo de la edición online del diario El Mundo de igual titular que este post: el alcohol es lo que más mata en Finlandia.

Esto no es un hombre
Una botella abandonada. Fuente.

Según el informe, cerca de 2.000 finlandeses murieron este año por causas relacionadas con el alcohol, 150 más que el año pasado. En porcentaje, el 17% de los hombres murieron por el alcohol. Las enfermedades cardiovasculares mataron al 16,6%, los accidentes al 12,8%, los suicidios al 7,7%, el cáncer de pulmón al 5,3% y los ictus al 3,9%.

Entre las mujeres, el cáncer de mama es la primera causa de muerte (10,7%). Muy de cerca le siguen las afecciones relacionadas con el consumo de alcohol, con un 10,6%. Los accidentes fueron responsables del 7,5% de las muertes, los suicidios del 6,7%, la enfermedad cardiovascular del 5,7% y los ictus del 5,1%.

Además, el alcohol contribuyó a aumentar los casos de suicidio. La intoxicación etílica se considera la responsable de cerca de una de cada cuatro muertes por accidente o violencia.

Por otra parte, las personas pobres tienen más riesgo que los de ingresos altos. Según el informe, ambos beben lo mismo, pero las muertes relacionadas con el consumo son de tres a cuatro veces mayor entre los que tienen menos ingresos. La diferencia se explica por el hecho de que la gente más pudiente tiende a comer más sano, acuden al médico y generalmente tienen respaldo familiar.

El consumo de alcohol ha aumentado en Finlandia de manera constante en los últimos 20 años. En 2005, los finlandeses bebieron una media de 10,5 litros de alcohol puro por persona, comparado con los 6,3 litros en 1980 y los 7,7 litros de 2003.

Alguna vez hemos comentado en el blog de pasada la cantidad de alcohol que consumen los finlandeses, y muchas veces he estado tentado de dedicarle un post entero. Nunca me he atrevido por querer hacer algo así como “el post definitivo” sobre el alcoholismo entre los finlandeses, pero de momento sigo sin tener demasiadas respuestas.

El alcohol está dentro de la cultura finlandesa, pero el autocontrol no. Algunas veces he comentado este tema con otras personas en Finlandia, pero es que tampoco lo encontramos demasiado lógico.

Todos hemos hecho botellón en las calles y nos hemos puesto demasiado mal. Pero a la siguiente vez aprendemos y rara vez pasamos nuestros límites, porque sabemos que las consecuencias son una resaca horrible o estar muy malito durante el día entero. Aquí, eso parece ignorarse y salir por ahí es sinónimo de intentar rebasar el límite para llegar hasta el final.

Andrés me dijo, y ahí le doy toda la razón, que en la cultura finlandesa no existe un “irse a tomar una caña” y luego irse a casa. Si alguien bebe es para ir hasta el final, esté donde esté. Y eso no es exactamente nuestro “saber beber”, es algo dentro de la psicología finlandesa que les empuja a beber hasta sus límites.

Mucha gente comenta que es por el clima y por la cantidad de horas de noche, pero eso simplemente parece un no saber qué hacer con el tiempo. Si sales a la calle a las 6 de la tarde y todos está cerrado o vacío ¿cómo no se va a deprimir uno? El frío no invita ni a ir a la calle ni a moverse, pero eso no es una excusa válida. Si había que coger la bici a -20 para irse a una fiesta lo hacíamos, y fuese el día que fuese. Y los finlandeses hacen cola a -20 en los bares para entrar (cosa que yo sí que veo realmente idiota) los fines de semana.

También se puede preguntar uno, y entre semana ¿dónde está toda esa gente? En el trabajo, viendo la tele o buscándole el fondo a una botella. Los barcos con duty free y estonia se forran con el ansia de alcohol de los finlandeses. Quizá la solución no sea hacer el control del alcohol estatal, sino proponer ocio alternativo, como poner el cine más barato o fomentar la cultura de ir a tomarse algo por ahí, en vez de la de bares.

Entradas relacionadas: