Cosas que echo de menos en el extranjero (9): el vino

Cada año vuelvo a España en varias ocasiones como navidades, cumpleaños de familiares, visitas de trabajo y en verano a tomar el sol. Aparte de todas las otras cosas que echo de menos en el extranjero hay un pequeño placer que espero con especial ilusión: abrir una botella de vino de las que me gustan.

Vino, una de las cosas que echo de menos en el extranjero
Un Coto de Imaz, que no está mal, y pulpo.

Vino, como cerveza, hay en todo el mundo y no es realmente un problema encontrar vino en Finlandia o en Alemania. En Alemania hay buena selección de vinos importados de toda Europa. Al precio de los vinos los españoles, que son los que más o menos me conozco, hay que sumarle sin embargo un recargo de 3€ en cada botella en relación a su precio en la península, lo cual es una pena. Recuerdo que un vino español que tienen en la tienda de la esquina, uno de los vinos de Rioja, el cual cuesta en España poco más de 2€ y que en Alemania llegaba casi a los 6. En España pasa lo mismo con las botellas de cerveza alemanas, claro: se pueden comprar en España a un precio mayor, pero me refiero al poder pagar un vino por lo que vale y no por lo que los intermediarios se decidan a añadir. Está claro que el transporte tiene un precio, pero sabiendo el sobrecargo que hace que el precio en algunas ocasiones se duplique, es más complicado pagar feliz por un vino.

Vino en Finlandia
Un Coto de Imaz reserva, en Finlandia, a 19,95€ y en oferta

En Finlandia el vino se vende en el Alko, las tiendas del estado, y recuerdo que el vino tinto más barato era el “Don Sancho“: un brebaje intragable que costaba 5€ y que se puede ver en la foto de arriba, junto al inefable “El Tiempo”. Cualquier otro vino ligeramente mejor y que en España pudiera estar en el rango de 3-5 euros en Finlandia había que sumar otros 5 euros, haciendo del placer de tomarse una copa de vino de cuando en cuando algo demasiado caro.

Por eso triunfaba el Don Sancho entre los Erasmus.

Vino Don Sancho
Todo el poder en tus manos.

Por eso, cada vez que estoy en alguna comida en España, sea con vino marketeado como “jóven y moderno” (que no son malos, oiga) o bien alguno más clásico, me gusta tomarme una copa con familia o amigos. Mis vinos más consumidos por allí abajo son los vinos de Rioja “Marqués de Cáceres” y “Cune” y los Ribera “Durius” y “Protos”.

¿Vosotros tenéis alguna recomendación de vinos? Aquí encuentro a menudo un Rioja Bordón crianza a 7€, con lo que lo suelo comprar.