Cosas que echo de menos en el extranjero (1): Mi coche

Mi coche, o el hecho de conducir en general.

Es cierto que soy el primero en criticar el modelo español que se basa en primero tener un coche y luego tener un piso (o alquilarlo) por regla general (casi todos mis amigos y yo tenemos coche), pero es igualmente cierto que para mí conducir es un placer.

Eso sí, y debido a eso, aparcar es un infierno en cualquier parte de España y aunque tenemos la gasolina mucho más barata que en Finlandia (y esa foto es de hace dos años…) el tener todos coche hace que nuestros bolsillos sufran bastante a la hora de ponerle gasolina.

Para paliar esas ganas de estar al volante, en Finlandia hacíamos en ocasiones nos hacíamos excursiones en coche que nos quitaban un poco el mono de conducir, pero que no es tanto como solía hacerlo aquí en España (eso sí, recuerdo alguna vez que con los coches eso parecía el rally de Finlandia del Colin McRae. El “Fucking spanish driver” dicho por una francesa fue muy elocuente en ese momento).

Y no es que lo tenga tuneado y por eso lo eche de menos (aunque es cierto que tengo todos los discos en mp3 y los coches de alquiler normalmente no), que mi coche ya tiene unos añitos. Es que por aquí lo uso a menudo y me da bastante libertad y de vez en cuando hasta me encuentra trabajo. Y si hiciera -30 en España como en Finlandia, seguro que me llevaba aún a más lugares.

El coche de mis amores

Quizá tenga que empezar a buscar coches de ocasión, para que se me quite la morriña de la conducción.

Bonus: Queen – I’m in love with my car.mp3 (cuando os ponga “forbidden”, señalar en la barra de direcciones la URL y darle al enter, así funciona. Y luego guardar es crtl+s)