Copiar en los estudios

Leo en el Helsinguin Sanomat que un estudiante de la universidad de Helsinki ha sido expulsado por copiar su tesis de graduación.

En la primaverda de 2007, un estudiante dejó su tesis de graduación para su preaprobado, y dicha tesis fue descubierta como plagiada. Todo el trabajo fue copiado desde Internet.
La estudiante de mediana edad había escrito una tesis de graduación para el departamento de Lenguas y Literaturas Bálticas y Eslavas de la Universidad de Helsinki. Previamente, una tesis realizada por otra persona había sido aprobada en una universiad rusa como un trabajo de diploma y publicado en la web de la universidad, desde la cual la estudiante finlandesa la había copiado.

En un caso sin precedentes en la Universidad de Helsinki. El castigo fijado por el Acta Universitaria para un estudiante encontrado culpable de una ofensa relativa a la enseñanza o a actividades de investigación está desde una advertencia a la expulsión por un periodo de hasta 12 meses. Autoridades de la universidad reconocen que el problema del plagio existe en una escala mayor “fuera”, con casos famosos en los que un trabajo académico puede simplemente ser comprado con dinero.

El tema de copiar en Finlandia está bastante llevado a rajatabla. A los programas se les pasan algoritmos para detectar copias. A los trabajos también. En los exámenes, y muy particularmente el día del orientation programme de la universidad de Joensuu, se nos dijo que nada de copiar. Las copias traían acarreadas la expulsión de la universidad, y eso no debe quedar muy bien a la vuelta a casa después del año Erasmus.

Y salvo alguna pequeña comprobación rutinaria en medio de algún examen a baja voz, allí nadie copió. Y la verdad es que ni falta que hace porque, como ya comenté de pasada, en el examen entra exactamente lo visto en clase. Ni más ni menos, a diferencia de este nuestro país.

Copiando en un exámen
Ains, copiar, copiar… Fuente