Categoría: Finlandeses

Finlandeses que voy conociendo o la gente de aquí y sus extrañas y bárbaras costumbres.


Quitarse los zapatos para entrar en las casas de Finlandia

Creo que alguna vez ya lo comenté: los fineses se quitan los zapatos al entrar en las casas, como los japoneses. Esto que puede resultar chocante para los que no somos de aquí (y además llegamos al final del verano) tiene toda la lógica del mundo en invierno: todo está nevado, y los recovecos de las botas se llenan siempre de nieve. Nieve que al entrar una casa sin descalzarte…



Conan O’bryan

Viendo blogs aleatoriamente me he encontrado con que Conan O’Bryan, showman estadounidense, vino a Finlandia (el post que ví se escribió ayer, pero no sé cuando vino) por aquello que dijo de que odiaba el país. Según parece en Helsinki se montó una buena con baño de multutitudes incluído y además la gente aprovechó para pasear panchartas sobre lo mucho que odia a Halonen. Como decían en otra página que…



5 de Febrero: el día de Runenberg en Finlandia

Hoy, como cada dos por tres, sacan los finlandeses las banderas a la calle, y en esta ocasión es para honrar al mayor poeta finlandés, Johan Ludvig Runenberg, creador de, entre otras cosas, la letra del himno nacional finlandés (¿?). Ayer María nos invitó a los pastelitos oficiales del día de Runenberg y la verdad es que le quedaron bastante buenos. Gracias, señorita. P.D. Al final ganó Tarja Halonen las…



Joulupukki (Papá Noel) inaugura la Navidad en Finlandia

O, como se llama en nuestro país, Papá Nöel; que, aunque viene del francés quedaría mucho mejor que la traducción española. Cada año en Joensuu hay un día en el que se inaugura oficialmente la temporada de navidad: el 24 de noviembre, un mes antes de la llegada oficial de Joulupukki a todo el mundo. Ese mismo día vine de pescar y comer con mis Finnish Friends y llegué a…



Sin sangre: una anécdota rara en Finlandia

Ayer yendo a la uni, al lado de mi casa me resbalé con el hielo y estuve a punto de caerme. Me reí y miré a la gente que estaba esperando en la parada del bus que, por supuesto, lo habían visto. No se reían y miraban para otro lado. Estas cosas sí que me hacen sentir raro.