Cuando la percepción sobre la nieve cambia

— ¡Me cago en la leche! Esta nevando.
— Joder, vaya mierda.

Y diez segundos después nos dimos cuenta de lo que habíamos dicho.

Hemos pasado del “qué bien, qué bonito, está nevando” a “oh, no, está nevando otra vez” en menos de un mes. Igual que el de la carta del Erasmus en Helsinki.

Del