- Big In Finland - http://www.biginfinland.com -

Aviones congelados en aeropuertos de Finlandia

Los aeropuertos me gustan para mirar los aviones despegar y para nada más. El aburrimiento de llevar con uno a todas partes el equipaje de mano es demasiado, los controles para pasar a la zona de embarque son algo que me irrita, la espera es algo que en general detesto… pero luego está el volar, que siempre es un placer.

Antes de despegar las pasadas navidades (-10 grados más o menos), ocurrió algo que nunca se me había pasado antes. Nunca me había parado a pensar en los aviones a bajo cero. Lo normal es que en el aire estén a bajo cero, pero una vez en tierra y sin moverse del sitio la cosa cambia.

Si los coches se quedan helados en seguida y si nos se dejan conectada la batería a algo que la mantenga en marcha toda la noche no se mueven (como este [1], por ejemplo). Y si está completamente helado abrir las puertas también tiene que ser un suplicio. La cosa es… que esto pasa también en los aviones:

Avión helado
Avión congelado en un aeropuerto: así quedan. Fuente (CC: by) [2]

Las alas, al tener dispositivos móviles que hacen que el aparato se eleve gracias al movimiento del aire (los flaps [3]) y para que el avión cambie de rumbo (los alerones [4]), si están congeladas… simplemente el avión se la pega.

Para descongelar las alas de los aviones y estas partes móviles, en el aeropuerto de Helsinki los operarios (ellos también abrigados hasta las cejas) lanzaban con mangueras agua a presión justo antes del despegue. Da un poco de miedo verlo, pero saben lo que hacen.

La verdad es que este post iba a ser un “me voy una vez más”, pero viendo que ya quedaba un poco repetitivo, y que Joensuu ya está nevado y congelado, me pareció más correcto hablar de esto. Además, de lo que me proponía hacer antes de venir hice: quitarme los zapatos al entrar en las casas [5], comprar algo en el Alko [6]para alguna fiesta, me tomé una Lordi Cola [7], fui a la sauna [8] (con Alex), me compré algo en la tienda de segunda mano [9], vi los colores del otoño finlandés [10] y nieve [11]. Y una cosa que no nombré pero seguramente haya hecho es meter la pata en inglés usando algún false friend [12].

Ala del avión

Lo que no pude hacer es ver alguna aurora boreal [13] esta vez tampoco (pero hay tantas cosas que me quedan por hacer en Finlandia que tendré que volver dentro de poco a hacerlas). O sea: hasta pronto, Finlandia.