El huevo de pascua más finlandés: Fazer Mignon

La semana santa en Finlandia tiene diferentes ritos y tradiciones que son únicos de esta parte de los países nórdicos y escandinavos. Hoy hablamos del huevo de pascua más finlandés de todos los que existen en el mundo: el Fazer Mignon.

Un fazer Mignon
Continente y contenido de un Fazer Mignon. Fuente.

Los finlandeses, golosos

Fazer es la marca de chocolate y dulces de Finlandia por antonomasia. Desde que el maestro chocolatero crease su marca, Fazer y Finlandia van unidos de la mano. Tanto, que incluso el chocolate “Fazer Azul” es considerado el objeto más finlandés del mundo (siendo el segundo las bicicletas finlandesas Jopo).

Entre lo dicho, y que los finlandeses consumen unos diez kilos de chucherías al año, no es de extrañar que Fazer sea una de sus marcas favoritas.

Y ahora que llega la Semana Santa, el Fazer Mignon es el icono de esta época en Finlandia.

Huevos Mignon en hueveras
Uno de sus embalajes huevos Fazer Mignon en hueveras. Fuente.

El Fazer Mignon

Una cáscara de un huevo de verdad rellena de chocolate.

Eso es ni más ni menos el Fazer Mignon, el cual es el segundo producto más antiguo de la compañía y creado por el propio Fazer cuando importó su receta desde Alemania. Esto fue en 1896, y desde entonces son un clásico de las semanas santas de Finlandia.

Cada año se venden 2,5 millones de este huevo finlandés de receta alemana y nombre francés (“mignon”, según recuerdo de mi época de estudiante, es “guapo”, “bonito” o “mono” en francés). Los niños lo pelan como un huevo de pascua cualquiera y le dan unos buenos bocados al estar relleno completamente de chocolate con nueces y almendras.

Pelando un fazer mignon
Pelando el huevo de pascua de chocolate. Fuente.

El precio de estos huevos de pascua en Finlandia está entre el 1,6 y 1,99€ el huevo. Son algo caros porque es puro chocolate (no es aire lo que hay en su interior como en muchos otros huevos y chocolates) y están hechos a mano en la fábrica de Vantaa. Este es el proceso de su creación.

¿Has probado algún Fazer Mignon? ¿Qué te parecen?



Palabrotas en finés: una lista

El 9 de Abril, ayer, se dió como cada año el día de la lengua finlandesa. Y qué menos que celebrar este día poniendo algunas palabras en finés. Hoy nos centramos en algo de lo que habíamos hablado tangencialmente: las palabrotas en finés.

Puercoespín que dice palabrotas en finés
Un puercoespín profano: un personaje de tiras cómicas en Finlandia que siempre está diciendo palabrotas en finés. Esta es la web del puercoespín. Fuente (CC: by-sa)

Palabrotas en finés

Decimos palabrotas porque no queremos centrarnos en insultos. Un post sobre insultos se merecería un post aparte, aunque no sé si lo haré porque insultar a otras personas nunca está bien, aunque quizá sí lo haga como curiosidad (¡no los uses!).

En el post sobre “cómo jurar en el extranjero” hablé de esas veces en las que estás en un país del que no hablas el idioma con soltura y de repente pasa algo que te obliga a decir un “me cago en tu …” pero digas lo que digas la otra persona no te entenderá, porque tenderá a salirte en tu propio idioma (como me pasa a mí).

Las tres palabrotas en finés más utilizadas por los finlandeses son las siguientes.

Las tres palabrotas más usadas del finés

Vittu, Saatana, y Perkele son el trío de palabras que se pueden oír seguro cuando alguien siente la necesidad de jurar y perjurar en finlandés.

Perkele: palabrotas en finés
Perrrrrrkele, con la “r” arrastrada. Una de las grandes palabrotas en finés. Fuente (CC: by)

Vittu” significa literalmente “coño”. Se usa más o menos como en nuestro idioma, para expresar frustración o para dar fuerza a una frase. Se puede oír mucho como voi vittu (“Oh, coño”, pero quizá usaríamos más “mierda”, nosotros), también. Alguna combinación interesante con vittu es “Vittu, vituttaa niin vitusti” (A la mierda con esto, estoy cabreadísimo), donde podemos ver diferentes declinaciones del finés.

No todo el vittu es malo (guiño, guiño; codazo, codazo) y se pueden decir cosas como “vitun iso” (“jodidamente genial”), pero generalmente se usa así. Una cosa interesante: puede combinarse con otras palabrotas en finés para hacer superpalabrotas: vittusaatana y vittuperkele.

Saatana, que significa literalmente “Satán”, ya que los finlandeses, aparte de usar palabrotas sobre escatología, y partes del cuerpo humano (como todos los idiomas que conozco), son especialmente proclives a traer al diablo en este tema. Y que sea una palabrota. Se usa como otra de las grandes palabrotas en finés (helvetti, el infierno) y puede ser combinada con esta en modo saatanan helvetti.

Perkele quizá es la mi palabrota favorita, porque se usa también como interjección de sorpresa (tipo “¡la ostia!”, o “¡joder!”). Significa más o menos “El diablo”. Esta historia tiene que ver con la mitología finlandesa, ya que era el nombre de uno de los dioses principales del Kalevala, pero al llegar el cristianismo, y para acabar con el paganismo, dieron el nombre de Perkele al diablo en la Biblia. Así, de un dios mítico benigno se pasó al diablo, y Perkele pasó a ser una de las palabrotas en finés más usadas.

En cualquier caso, como podemos ver en esta infografía, el uso de las tres palabrotas en finés principales empequeñece al uso de las otras.

Infografía sobre palabrotas en finés

Si quieres usar esa infografía en tu web, puedes usar este código. Cópialo y pégalo en tu web.

<a href="http://www.biginfinland.com" title="Todo sobre Finlandia en Big in Finland"><img src="http://farm4.staticflickr.com/3816/13285985845_20a9ace496_z.jpg" alt="Infografía sobre palabrotas en finés" /></a>

Otras palabrotas en finés

No de tres palabrotas solo viven los finlandeses (aunque casi). Otras palabrotas en finés menos comunes son algo que se me escapan (salvo quizá paska y heleveti, que menciono a continuación), así que he tomado prestado las que más me gustan de la página de la wikipedia en inglés sobre este tema.

Estas son las que más interesantes me han parecido:

Helvetti, que se traduce como “el infierno”, y sí, es una palabrota en finlandés.

“Hitto” o “hiisi”, aunque palabrota no muy fuerte, también está relacionada con un diablo (aunque no EL diablo), y su uso es parecido a la expresión “la madre que te parió”, pero sin mentar a la madre. Le puedes decir a alguien que “painu hiiteen” (que se vaya al infierno).

Huora: puta. Muy parecido a la palabra inglesa “whore”.

Kulli: una palabra para “pene”, pero no muy fuerte. Como “cipote”, quizá.

Kyrpä, también sobre “pene”, pero más parecido a “polla”, que es quizá la manera más grosera de todas en español, y es altamente ofensiva como palabrota en finés.

Mulkku, es el “capullo” del pene. Directamente sigue significando pene, pero uso es más el mencionado arriba.

Molo, palabra que podría ser inmediatamente incluída en la lista de las 10 palabras malinterpretables del finés y otro sinónimo de pene. Si lo derivamos a “molopää” es como “cabezapolla”.


Paska es otra palabra malsonante finlandesa.

Paska es “mierda”, una palabrota más en finés que en español (aunque aquí tampoco está bien vista). Hablamos de su uso en Oulu con el Paska Kapuni, y también cuando hablamos de la marca de café llamado Paska. Y sabiendo lo bueno que está el café finlandés, no me sorprende.

Perse es “culo” en finés, que es una palabrota más bien floja, pero aquí queda. “Tämä on perseestä” querría decir “¡Esto es una mierda!” (literalmente sería “¡esto sale del culo!”)

Runkata, algo así como “pajearse” en español (no me hagáis hablar de la palabra finlandesa “Autopaja”).

Escuchar las palabrotas en finés

Hay un par de vídeos que he encontrado en Youtube que inmortalizan esto muy bien, pero he elegido este de abajo por la gran interpretación de la persona, además de por algo que los propios finlandeses hacen a menudo: concatenar palabrotas en una gran frase.

Si tienes curiosidad por el otro víeo, en este enlace está: son 21 minutos sobre palabrotas en finés, con explicaciones en inglés.

¿Sabías la mayoría de las palabrotas de la lista? ¿Cuál es tu palabrota en finés favorita?



Estándar de moralidad en Finlandia

De vez en cuando aparece un estudio cualitativo que pregunta a los finlandeses por su opinión en temas muy concretos. En Big In Finland hemos hablado de lo que hace feliz a un finlandés, ejemplo de estudio cualitativo. Algún otro cuantitativo hemos referenciado, como el que nos muestra al finlandés y finlandesa medios o las comparaciones entre España y Finlandia en diversos rankings.

Finlandeses en Helsinki
Un grupo de finlandeses en Helsinki. Fuente (CC: by-sa)

El estudio sobre la moralidad finlandesa

De nuevo en el post de hoy traemos un estudio viene de preguntar directamente a los finlandeses en vez de medir y recoger datos puros. ¿Y qué es lo que intentaba aclarar este estudio? Qué es lo que los finlandeses consideran comportamientos moralmente aceptables o moralmente inaceptables. Esto es lo que hizo el Helsingin Sanomat en este artículo.

El tono general de las preguntas era:

¿Cuál es el acto más inmoral que una persona puede llevar a cabo, si dejamos de lado la violación y el homicidio? ¿Sería fraude fiscal? ¿Ponerle los cuernos a la persona amada? ¿Violencia? De acuerdo con los finlandeses, lo más reprobable moralmente es estar de baja por enfermedad sin estar realmente enfermo, y el 85% de los finlandeses está de acuerdo.

Se les pidió 1.000 finlandeses que pusieran por orden de importancia moral varios temas. La idea nació en un momento, hace un par de años, en el que cuestiones como la ayuda a Grecia por la crisis, matrimonios del mismo sexo y abuso verbal eran temas de debate público.

Las preguntas estaban basadas en lo que está bien y mal, cómo se debía comportar la gente, cómo se debe tratar a los demás y qué valores deberían guiarnos como sociedad. Las preguntas concretas variaban desde cómo de mal estaba robar material de oficina a la pena de muerte.

Lo que los finlandeses consideran como lo peor

Lo que más condenaron los finlandeses era tomarse una baja del en el trabajo sin estar enfermo.

Quedarse en casa durmiendo
Quedarse en casa durmiendo sin estar enfermo no está nada bien visto en Finlandia. Fuente (CC: by-sa)

Igualmente, sobornar a policías, fumar canutos, poner los cuernos (nosotros reflejamos en el blog el tema de cuernos y erasmus) y defraudar al fisco fueron los otros temas más unánimamente condenados por los finlandeses.

La mayoría de ellos también se oponían a abusos verbales, insultos, viajar sin pagar en el transporte público (en Finlandia funciona el sistema de honor en los transportes) y la cría de animales con lucro a escala industrial.

Como puede verse, el tema de la confianza y de la seguridad de que otros se comportarán bien es muy importante para los finlandeses, y que entienden que es lo que mantiene una sociedad unida. El artículo del Helsingin Sanomat dice (pero no linka a) que hay estudio que afirma que los países donde la gente confía en los demás son más ricos que otros países. O eso, o que los habitantes de los países más ricos pueden permitirse confiar en los otros miembros de la sociedad.

Tranvía en Helsinki
Está mal visto viajar sin pagar en, por ejemplo, este tranvía en Helsinki. Fuente (CC: by-nd)

¿Pero hacen los finlandeses como predican?

El artículo dice que generalmente, y lo demuestra diciendo que en el estudio se le preguntó a esas 1.000 personas también cuántos actos moralmente cuestionables habían cometido, no dieron muestras de doble estándar.

Incluso, los finlandeses parecen comportarse mejor de lo que esperan que los demás se comporten. Por ejemplo el 29% dijo que sería aceptable viajar sin ticket del transporte público, pero solo el 25% admitió haberlo hecho. Por otro lado, el 25% dijeron que era aceptable ponerle los cuernos a la pareja en algunas situaciones, pero sólo el 22% lo hizo (esto, claro, de media: los mayores de 60 lo habían hecho en un 34%).

Volviendo a lo más condenable, faltar al trabajo sin estar enfermo (resaca es krapula en finés gracioso), el 15% dijo que faltar por resaca es aceptable, y sólo el 6% admitió lo había hecho.

Y es que “admitir” es la palabra clave: no sabemos si se le dirá la verdad a un extraño que nos viene a preguntar.

Calle en Helsinki
Finlandeses caminando por una calle en Helsinki. Fuente (CC: by-sa)

¿Son los finlandeses de toda Finlandia iguales en este sentido?

No, pero casi.

Aunque se tiende a la homogeneidad, la mayoría del país dió respuestas similares en todas las preguntas, con excepciones a las preguntas sobre “robar material de oficina”, “comprar servicios sexuales”, “trabajar en negro” y “pena de muerte” que dieron más respuestas diferentes según dónde se preguntara y más o menos el 50% lo aprobaba y lo desaprobaba.

Igualmente, las respuestas eran similares entre distintas clases sociales.

Sobre género ya hay más discrepancias. El estándar de moralidad es diferente entre hombres – que consideran que rollos de una noche, infidelidad en el matrimonio y comprar servicios sexuales son actividades más aceptables – y mujeres – que creen que los matrimonios entre personas del mismo sexo y divorcio son más aceptables.

Un finlandés mayor
Hay diferencias también entre los más jóvenes y los más mayores, como este señor finlandés. Fuente (CC: by-sa)

En cuanto a la diferencia por edad, las diferencias morales son mayores que entre géneros. Los menores de 25 tienen más tolerancia en cosas como pequeños fraudes de impuestos o faltar al trabajo; mientras que los más mayores se oponen con mucha más firmeza a la cría de animales en espacios pequeños (quizá los mayores hayan estado en mayor contacto con la naturaleza que los jóvenes).

Las respuestas por tramos de edad dan cosas curiosas, sin embargo, como que los menores de 25 son menos tolerantes en rollos de una noche, infidelidad, divorcio, y beber hasta caerse que los del siguiente grupo de edad (hay tantos que promueven la abstinencia de beber entre los menores de 25 como entre 50 y más). Los jóvenes, sin embargo, tienen la visión más positiva de la homosexualidad, y la más negativa sobre la mili en Finlandia.

La mili no les gusta a los jóvenes de Finlandia
El servicio militar no es tampoco apreciado por los jóvenes finlandeses. Fuente (CC: by-sa)

La peor parte de las respuestas sobre moralidad

¿Qué es lo peor? Que consideran bastante aceptable la pena de muerte, el tirarle del pelo a un niño que se porte mal, y el uso el vocablo despectivo para las personas de raza negra (nekkeri, equivalente al inglés nigger) para dirigirse a y sobre ellas.

¿Qué opinas de este estudio? ¿Se confirma con lo que sabes de los finlandeses que conoces? Déjanos tu opinión aquí abajo en los comentarios.



Los 10 mejores “nombre + apellido” finlandeses (y tu nombre finés)

Uno de mis posts favoritos – y de muchos otros también – es el de las palabras malinterpretables del finés. Dos de ellas eran nombres propios, y en esos comentarios y tras hablar con mucha gente, he llegado por fin a una lista de los 10 nombres + apellido finlandeses que más gracia me hacen.

Si no te los crees – no he querido poner fotos de finlandeses con estos nombres a no ser que sean personajes públicos – busca en Google, Facebook, LinkedIn o Twitter gente con estos nombres. ¡Ya verás como era verdad! He preferido no poner yo los links a estos perfiles por ser igualmente personas privadas.

Si quieres ver cómo es tu nombre en finés (o sueco, el otro idioma oficial de Finlandia) ve al final del post.

1.- Mette Mannonen

Ya la conoces y hablamos de ella (y la admiramos): la presentadora del tiempo favorita de Big in Finland debía ser la número uno de esta lista. Mette Mannonen: te queremos y adoramos tu nombre.

Mette Mannonen

2.- Tuukka Korhonen

“Si querías problemas, acabas de encontrarlos”. Creo que es lo que pone en su tarjeta de visita del señor Tuuka Korhonen. Trabaje en el campo que trabaje, los compañeros de trabajo de Tuukka Korhonen, así como los servicios de atención al cliente de cualquier empresa a la que le compre, deben estar poco contentos con él. Según nos comentaron, estuvo de Erasmus en Sevilla y el descojone pitorreo debió ser antológico. Aquí tenemos un skater de este nombre haciendo lo propio en el mobiliario urbano. También hay finlandeses de nombre “Tuukka Kohonen”.

3.- Raija Kulo

Raija es una dentista finlandesa que encontramos mientras buscábamos en Google la dirección de Kulo, Finlandia (véase el post sobre palabras graciosas del finés II). Es famosa por no usar el gas de la risa en su consulta de Turku para sus pacientes españoles, ya que sencillamente con que nos diga su nombre nos (son)reiremos.

Raija Kulo

4.- Miika Tenkula

Vaya con el bueno de Mika. Guitarrista de la banda finlandesa Sentenced (que no es una de las 10 bandas finlandesas más populares), tiene su lugar en esta lista por motivos propios. Probablemente su nombre vaya más allá de eso mismo: supongo que a sus vecinos, que ya estarían hartos de oírle practicar con la guitarra en el piso de al lado, pensarían que le va al pelo, por aquello de que estaba todo el día dando por c*** con el instumentito.

Por desgracia, como podemos ver en su página de la Wikipedia (ENG), falleció en el 2009.

5.- Mari Ikonen

Ex-cordinadora de los Erasmus de Joensuu, Mari Ikonen llevó a generaciones de Erasmus de la mano para que estuvieran felices y contentos en su estancia en el país, tal y como lo estuvimos nosotros. A día de hoy está graduada y ha seguido su carrera profesional, pero si estáis por el Reino Unido veo en LinkedIn que podrás conocerla en persona.

6.- Aino Aalto

Conocida por sus diseños y por ser la esposa de Alvar Aalto, Aino Aalto debía estar en esta lista por nombre y por popularidad. Su diseño más famoso quizá sea para iittala: el vaso de Aino Aalto. Si estás por primera vez en Finlandia y te dicen “Mira el vaso de Aino Aalto” o bien “Oh, ¡es un Aino Aalto!”, mantén la calma y sigue como si nada.

El vaso de Aino Aalto
Las ondulaciones de un Aino Aalto. Vale, ya paro. Fuente (CC:by)

7.- Teuvo Kohonen

Este afamado profesor, investigador y académico finlandés se atrevió – como su propio nombre indica – a adentrarse en el complicado mundo de hacer modelos matemáticos basados en redes neuronales. Tanto se le conoce que le dedicamos su propio post. Damas y caballeros: todo lo que hay que saber sobre Teuvo Kohonen.

Teuvo Kohonen

8.- Kari Mikkola

Si Kari era uno de nuestros nombres finlandeses de hombre graciosos favoritos, si le añadimos el apellido Mikkola ya nos vamos totalmente a otro nivel. Dar cariño a un apéndice tan querido para muchos está bien y puede ser hasta sano, pero incluso llevarlo en el nombre es quizá pasarse.

9.- Max Pohjonen

Un apellido como Pohjonen nos da cientos de combinaciones interesantes (con Mette, con Mira, con Tuukka…), pero ha sido con Max el que más nos ha gustado. Quizá Unto, que también es un gran nombre, hubiese quedado bien (Unto Pohjonen) pero creo que presentarse por la vida como Max Pohjonen es como aquel capítulo de los Simpson en el que Homer se cambia su nombre por el de Max Power: todo te va rodado seguro. Si lo de Pohjonen no estás seguro cómo se pronuncia, la “J” se pronuncia como una “Y”.

Exacto.

10.- Mira Kulonen

Mirando en Facebook por los apellidos finlandeses más “curiosos” para españoles – “putonen” y “kulonen” – me he encontrado por ejemplo con esta señorita, Mira Kulonen. Un nombre así puede ser o muy bueno – si se puede respaldar con hechos – o muy malo en caso contrario. De todas maneras tenerla como amiga o compañera de trabajo – sobre todo en España – será más de una vez confuso. ¿Es una órden o es un nombre?

Mira que Kulonen
Una foto de una señorita de espaldas. Fuente (CC: by-sa)

Tu nombre en finés

Y la segunda parte de este post, ya que hemos visto tantos nombres + apellidos finlandeses, termina con tu nombre en el idioma de Finlandia: esta es la herramienta que convierte cualquier nombre en finés. Elige tu sexo, pon nombre y appellido, y listo.

Mi nombre en finés sería Santeri Hartikainen.

Y este otro en sueco, ya que el que quería poner yo, del periódico finlandés Helsingin Sanomat por la celebración del día de lo sueco ya no está disponible. El mío sería Sebastian Hermansson.

Me gusta más la versión en finés.

¿Cuál es tu nombre + apellido finlandés favorito de la lista? ¿Y cómo es tu nombre en finés o sueco?



A los españoles no nos ven como antes en Europa

Quizá no sea en toda Europa – espero que compartas tus experiencias en la sección de comentarios del post, abajo del todo – sino solo en mi ciudad actual y en Alemania, pero en los últimos meses sí que he notado cierto cambio en la forma en la que somos percibidos los españoles fuera de España. Me explico.

Mi experiencia de ser español por el mundo, hace unos años

Durante el Erasmus es evidente que no importa de donde se venga, en el fondo . Y mi Erasmus en Finlandia fue de lo mejor, en ese sentido.

Erasmus en Joensuu
Erasmus en Joensuu, Finlandia.

Durante el Erasmus y la mayor parte de los años que he vivido fuera, a la mayoría de la gente le daba igual de donde viene uno, como debe ser, y sobre todo en una ciudad tan internacional como Berlín. Es dificilísimo conocer a alguien que haya vivido toda su vida en Berlín y la mayoría son alemanes que se han mudado aquí o internacionales.

A veces, claro, hay algún encontronazo con algún alemán, pero eso es lo de menos. Como un encontronazo en España por cualquier motivo. No me lo tomo a mal.

Pero últimamente parece que hay que justificar por qué se está aquí, y el decir que vengo de España no tiene asociado luego un cambio de tema (o un “pues yo veraneé en X” y poco más), porque en el fondo es una pregunta educada, no porque a nadie le importe realmente de donde vienen el resto de las personas.

Y esto, que es lo que me parece más curioso a mí, no se dió en el 2008 cuando empezó la crisis en España. Sino este año 2014.

Primavera en Berlín
Días de buen tiempo en Berlín

Algunos ejemplos de cosas que he visto, y que me han hecho replantearme si se nos ve diferente en el extranjero

Hace poco estaba echándole una mano a una amiga con mover cosas de aquí para allá me presentó a sus padres que estaban ayudando también. Luego, más tarde cuando ya me había ido, le preguntaron a ella que si yo era uno de “esos muchos españoles que están viniendo a Alemania estos días”, algo que a mi amiga – que conozco de hace varios años – respondió con algo de sorna que yo vivía aquí antes de que se pusiera de moda. Cuando ella me lo contó unos días después los dos nos sonreímos y poco más, pero la percepción de un par de alemanes de mediana edad sobre los españoles me quedó en la memoria.

Igualmente, este mismo año, y un par de meses antes de lo mencionado arriba, en un garito berlinés empecé a hablar con unos desconocidos y desconocidas en la cola del baño, aparentemente muy majetes, y al preguntarme de dónde era les dije que español. “Ah, entonces seguro que no tienes trabajo, me dijeron”. Ahí acabó todo y pasé de ellos, porque yo no voy por ahí excusándome ni dando explicaciones. Nunca me interesó.

Saliendo por Berlín
Un par de fotos mías de saliendo por garitos en Berlín.

En otro garito, en año nuevo, conocí a una señorita y nos pusimos a hablar. La señorita iba, al igual que todo el garito y el que suscribe, con el apropiado número de copas para ser año nuevo. No recuerdo qué estaríamos hablando y qué le diría, pero empezó a hablar – y muy enfadada – de que su abuelo está muy enfermo y que llevaba toda la vida trabajando y ahora los extranjeros vienen a Alemania y se aprovechan del sistema. Diciendo cosas así con sus veintipocos. Lástima: era guapa.

Pero todas estas cosas que son del 2014, se vuelven experiencias raras y se apoyan unas en otras. El otro día en la sauna había unas señoras mayores que estaban hablando, y yo era la única otra persona en la sauna. Cuando se fueron dos de las tres, la que quedaba se puso a hablar conmigo y rápidamente notó – por mi falta de vocabulario y acento – que no era alemán. Luego ya “¿De dónde eres? ¿Cuántos años llevas aquí?” Esto, desnudos y sin que vea por qué tiene que venir a cuento que una desconocida se interese por ello, me pareció más bien raro.
Tras aprobar el número de años que llevo en el país con la mirada, le pregunté si ella era de Berlín. A ver si ella sí. Pero ella tampoco, era de Dresden. Y luego me dijo que se iba de vacaciones a Madrid en Abril, y poco más. No me apetecía hablar con ella, pero aunque no ella haya dicho nada malo, ya parece que hay un ambiente raro si digo que vengo de España. Es más una sensación. La próxima vez diré que soy de París, a ver si hay algún cambio.

Portada de Marzo 2014 de EXBERLINER
Portada de la revista EXBERLINER de Marzo 2014.

Finalmente, la edición de EXBERLINER de Marzo de 2014 – la revista Expat de Berlín en inglés – ha sacado un artículo en portada sobre los españoles en Berlín. La portada dice “¿Quién tiene miedo a los españoles? La verdad sobre la invasión al sistema de soporte social por los ibéricos.“, mientras que el artículo está titulado “Hilfe!, the Spaniards are coming” (¡Ayuda! ¡Que vienen los españoles!) – con subtítulo que trata sobre si los españoles vienen a abusar del sistema alemán. La conclusión del artículo es que no (puedes leerlo aquí), pero aún así el mero titular ya genera tufillo, y que sea necesario un artículo así – enfin, “necesario”, o interesante – es ya un síntoma en sí mismo.

¿Cuál es tu experiencia reciente, si llevas muchos años viviendo fuera de España? ¿Crees que se mira ahora diferente a los españoles?



Página 1 de 26812345...102030...Última »